3. Profesorado y su relación con las TIC

En este bloque explicaré la relación del profesorado y las TICs, así como todo lo referente a la formación continúa del profesorado. 

Es por este último apecto por donde empezaré a redactar este bloque.

Formación permanente del profesorado

Formación permanente del profesorado

Haciendo referencia a este documento me gustaría hablar en esta entrada de la importancia de la formación permanente del profesorado.

La educación debe responder a las necesidades de la sociedad, esto está claro, la educación prepara a los individuos para su vida profesional y social.  Pero las sociedades no son estáticas, por lo que van cambiando su estilo de vida, costumbres, medios, etc.

Por lo tanto la educación sufre el mismo proceso de cambio que la sociedad, es aquí donde encontramos la importancia de la formación continua e inicial del profesorado.

Es decir, si la educación se va renovando para dar respuesta a las necesidades de una sociedad  cambiante, los elementos que configuran la educación se deben renovar o actualizar también. Estos elementos son tanto los elementos materiales como humanos.

Nadie pone en duda la necesidad de actualizar los recursos materiales de las escuelas para que la educación prospere. Por consiguiente también es necesario actualizar a los docentes en todo lo referente a la educación, ya bien sean recursos, medios, metodologías…. Porque si no actualizamos a los conductores de la educación de nada nos sirve actualizar sus “vehículos” y sus “carreteras”.

En otras palabras de nada nos vale potenciar el uso de metodologías innovadoras en educación, el uso de las tecnologías…. Si las personas responsables de la educación no saben utilizarlas o aplicarlas adecuadamente.

Añadido a este saber aplicar o utilizar encontramos también el desconocimiento y la inseguridad del docente a la hora de cambiar su metodología.  Si el docente no conoce o no sabe utilizar estas nuevas formas de educar, no las utilizará, obviando su existencia.

Pero si por el contrario formamos continuamente a los profesionales para que estén actualizados y conozcan y sepan utilizar todas las novedades aparecidas en su profesión, estos tendrán más posibilidades de éxito en su aplicación, además de que el conocimiento que les es proporcionado les proporcionará más seguridad y consecuentemente, menos miedo al cambio, lo que propiciará un mayor acercamiento a una mejor educación.

Si habamos de formación permanente merece un punto especial la formación del profesorado en las TICs puesto que estas son básicas en la formación de cualquier profesional de la educación.

Profesorado y TICs

Para hablar de la formación del profesorado en las TICs me gustaría primero referenciar este link, en el que se puede ver un blog en el cual un docente da su visión acerca de este tema.

Una cosa está clara, las tecnologías de información y de la comunicación (TIC) están muy presentes en nuestra sociedad, y consecuentemente la escuela debe introducirlos, y de hecho lo está haciendo.

Esta introducción de las TIC en la educación conlleva, por un lado, un coste económico de renovación y actualización de recursos materiales, y por otro una inversión en la formación, tanto de los alumnos como de los propios docentes.

Es en este último aspecto donde me gustaría incidir, puesto que, es uno de los aspectos, a mi parecer, mas importantes de la educación en las TIC,  puesto que formar a los alumnos en ellas es relativamente fácil, estos  nacen rodeados de ellas y consecuentemente su formación en ellas ya viene implícita en el desarrollo de su día a día desde su nacimiento, por lo que el aprendizaje relacionado con este tema les resulta, además de llamativo, sencillo.

Sin embargo, no sucede lo mismo con los docentes, puestos que,  ellos fueron formados sin el acompañamiento de este tipo de “herramientas”.  La aparición de estas fue progresiva y en la mayoría de los casos vista en tercera persona, por lo que, su adaptación y aprendizaje en y para las TICs requiere de una atención y esfuerzo mayor.

Es por estos motivos que cuando hablamos, como en entradas anteriores hice, de formación continua del profesorado es necesario hacer mención aparte de la formación en  TICs. Como se puede ver en el artículo del blog  referenciado líneas arriba, estamos hablando de un tipo de formación voluntaria y, generalmente, fuera del horario laboral, cosa que sino dificulta, complica, la correcta y homogénea formación de todos los docentes.

Es por ello que, en mi opinión, puesto que vivimos en la sociedad de la información debemos educar en y para ella, y los educadores que en ella trabajan no pueden estar ajenos a la misma; puesto que la escuela nace para responder las necesidades de la sociedad.

Para finalizar me gustaría mencionar que los docentes deben tener la voluntad moral para formarse en las TIC, pero si esto no ocurre en su totalidad, que es lo que pasa actualmente, debe ser el sistema quien además de facilitar la formación, “obligue” a que todos los docentes se formen continuamente, ya sea en TIC, en métodos pedagógicos o en nuevas disciplinas que surjan. Solo de este modo, podremos educar en y para la sociedad de la información. Porque si los docentes la desconocen, difícilmente realizarán bien su trabajo en lo que a ella se refiere.

Todo esto conlleva una nueva concepción del docente que mas que un sabio se convierte en un mediador-conductor entre el alumno y el conocimiento.

El docente como mediador

Me gustaria profundizar mas en la concepción del profesor como mediador. Para ello me gustaria exponer un archivo que subi sobre este tema.

El docente como mediador

EL PROFESOR COMO MEDIADOR

Es importante reflexionar sobre este nuevo tipo de docente que se nos presenta en este documento, y dicho de otra forma, en la sociedad actual.

La sociedad es un elemento cambiante y los individuos tienen que tener la capacidad de adaptarse a ella, y consecuentemente los órganos que conforman esta sociedad también, y viceversa.

Actualmente, vivimos en la sociedad de la información y esto ha propiciado un cambio social con respecto a hace unas décadas, y la educación debe adaptarse a este nuevo cambio. Es aquí donde nace la figura del profesor como mediador de la información, en vez del profesor como dador de la información.

Ante este hecho es muy importante reflexionar el por qué y el como. Por su parte el porque es muy fácil de explicar, puesto que con la llegada de las nuevas tecnologías al alumno, y al ciudadano, le resulta tremendamente fácil el acceso a la información de cualquier tipo, prácticamente al instante de cuando lo desee saber. Por eso la importancia de la educación no recae, ya, en el  memorizar información, sino en el saber buscar y analizar esa información; de ahí la importancia de la figura del profesor-mediador. Es decir, ya no estamos hablando de ese profesor tradicional que imparte (o expone) una materia, unos conocimientos y se va; sino que, tenemos que ir mucho mas allá y el profesor debe guiar a los alumnos para que estos sepan buscar esa información y la conozcan e incluso, en ocasiones, la memoricen, pero la esencia no es solo la información en si. Es como esa información ha llegado a ese alumno y que es lo que el alumno aprendió en ese proceso de búsqueda.

Todo este proceso de cambio viene dado, como dije anteriormente, por el cambio de la sociedad, y en este cambio entra la importancia de la concepción del maestro y consecuentemente, de la formación de este. Es decir, si pretendemos que el docente forme, eduque, en y para las nuevas tecnologías y la sociedad en que vivimos es necesario que enseñemos a estos maestros el como se hace y la importancia de hacerlo.

En otras palabras, no podemos pretender que el maestro cambie su forma de actuación, que esta pautada, se podría decir que desde hace siglos, con solo decirlo. Tenemos que ir más allá y formar a esos docentes para que se “sumen al cambio”, para que se den cuenta de la importancia de este cambio de metodología docente, y por supuesto, para que sepan como llevarla acabo.

En definitiva, la sociedad cambia y con ello las formas de la educación, y esto se merece un cambio en todos los aspectos, pero un cambio que es muy importante hacerlo bien, y esto pasa por formar a todos, pero sobre todo, a los docentes más veteranos, puesto que, ellos son los que van a sufrir mas este período de adaptación ya que son los que más años llevan ejerciendo de la misma manera, y en esta parcela el cambio es difícil.

Un ejemplo de todo esto, para finalizar, es lo que está sucediendo ahora con los profesores de las universidades, después de “nose cuantos” años dando clases de la misma manera, ahora con la implantación del plan Bolonia tienen que cambiar gran parte de su metodología. Este es un proceso que llevará, posiblemente años, y en el cual se debería tener muy en cuenta la formación continua de estos docentes; puesto que al igual, o incluso en mayor medida, que los alumnos, para ellos supone un cambio y un esfuerzo “tremendo”.