2. Profesorado del siglo XXI

2. Profesorado del siglo XXI

Última actualización de en Alba

Durante el transcurso de esta asignatura, hemos centrado el foco de atención en la realidad del profesorado y en su desarrollo profesional en la sociedad actual. Asi que me gustaría desarrollar en este apartado los aspectos que este colectivo padece desde los últimos años.

El primer "golpe" que los profesores y profesoras de nuestro sistema educativo han tenido que sufrir es el de los recortes.  Se han perdido 61.700 profesores mientras que el número de alumnos sigue aumentando (según CCOO) además de perder desdobles (clases más reducidas algunos días a la semana), refuerzos y apoyos para repetidores, las actividades extraescolares, las horas de biblioteca y tutoría...

Es evidente que el profesorado no está pasando por su mejor momento, ni económico ni social, pues desde el gobierno se empeñan en desprestigiar a este colectivo con acciones como las que expondré a continuación:

Futuros maestros/as.

En esta entrada me gustaría hacer referencia a una noticia ocurrida hace pocos días. Se trata de los  resultados nefastos obtenidos de las oposiciones a maestro de primaria, y desde aquí pretendo analizar detalladamente este acontecimiento que, sin duda, es sorprendente.

El dato más relevante es que el 86% de los aspirantes a docentes en la comunidad de Madrid no supero la prueba de conocimientos que incluía preguntas del nivel de un alumno de 12 años. Entre ellas nos podemos encontrar preguntas como cuál es el equivalente en gramos de dos kilogramos y 30 gramos;o respuestas disparatadas clasificar a las gallinas como mamíferos.

El interés de todo esto reside en saber el por qué un porcentaje de alumnos tan alto no ha sido capaz de superar la prueba y cómo repercute esto en el prestigio social de los docentes.

Con respecto a la primera cuestión, decir que la "excusa" principal que se puede observar tanto en los periódicos como en otros medios de comunicación es que el temario del examen fue facilitado a los alumnos y alumnas sólo cinco meses antes de la fecha oficial del examen. Desde luego, el tiempo es un factor de gran importancia cuando se trata de preparar un examen pero, sin embargo, es cierto que muchas de las preguntas que se fallaron corresponden a un nivel tan básico que sorprende que una persona con estudios desconozca la respuesta. Por otro lado, es una realidad que cierto tipo de contenidos no se imparten durante su formación inicial como futuros maestros y maestras y, por ende, muchos contenidos estudiados durante la etapa escola son olvidados, como probablemente le suceda a la mayoría de la gente. También es conveniente saber porqué se han sacado estos resultados a la luz en estos momentos, y cual es la finalidad de quien lo hay hecho. En mi opinión, me resulta muy difícil creer que todos los opositores hayan vagueado o no le hayan dado la importancia necesaria a este exemen, puesto que aunque mucha gente lo olvida, lo que se juegan estas personas es su fututo.

En cuanto al prestigio social de los maestros/as, al hacerse público los resultados de esta prueba, no cabe duda de que la opinión pública va a "sancionar" este hecho desprestigiando la profesión de maestro, ya que a todo el mundo nos llama la atención que las personas que se suponen con un nivel cultural medio-alto desconozcan conocimientos tan básico  como los citados anteriormente. Ante todo esto, mi duda sigue residiendo en averiguar cual es el interés de buscar este desprestigio hacia el profesorado de la educación pública. Intento realizar un análisi crítico sobre este tema, pero no puedo dejar de relacionar los conceptos recortes con desprestigio...

protestas del profesorado

 

El prestigio docente

Hoy, 25 de marzo, se ha celebrazo una manifestación en Alicante en protesta de la polémica decisión que favorece la nota de oposición frente la experiencia docente en lo que se refiere al orden de entrada de los interinos.Por otra parte, los sindicatos educativos estudian una huelga el 23, 24 y 25 de abril por las nuevas oposiciones.

http://profesorprecario.wordpress.com/2013/03/21/eutanasia-a-los-interinos/

http://www.rtve.es/noticias/20130321/sindicatos-educativos-estudian-huelga-23-24-25-abril-nuevas-oposiciones/621681.shtml

Estos sólo son ejemplos de la multitud de protestas que se están realizando en materia educativa a lo largo de todo el Estado. Pero en esta entrada me gustaría centrarme en el tema de la filtración de la resolución de las oposiciones (conmentado en la entrada anterior) y, más concretamente, en el impacto social que esta noticia ha tenido en la comunidad del profesorado.

El foco de interés, a mi entender, reside en saber cuál es la razón de que estos datos acerca de la resolución de las oposiciones hayan salido a la luz, y por qué se está centrando toda la atención en este tema.

Para defender este nuevo sistema, se suele argumentar que, un factor determinante en la calidad educativa es el profesorado y, por tanto, lo que se pretende poniendo en marcha el nuevo decreto es seleccionar "a los mejores", para optar a una mayor calidad en materia de enseñanza.

Pero hay que tener en cuenta que la calidad educativa no depende exclusivamente del profesorado, sino de muchos más factores a los que no se le está prestando mucha atención por parte de las autoridades comepentes. Para conseguir la calidad educativa, es necesario que, entre otras cosas, se deje de aumentar la ratio profesor-alumno, se cese en la reducción del numero de profesores, se siga apostando por los programas de refuerzo educativo y por las becas...

Sin embargo, ya son muchos quienes han protestado por esta nueva medida, argumentando que con ésta lo único que se consigue es desprestigiar aún más a los profesores, ya que "además de vagos y maleantes los profesores interinos son ignorantes".

En mi opinión, lo que se pretende por parte de "los filtradores" es buscar una excusa que les exima de responsabilidad sobre la calidad educativa y, desde luego, centrar la atención de la sociedad en este aspecto para poder pasar desapercibidos en otras muchas cuestiones relevantes.

 

Ante todo este alarde de negatividad, me gustaría incluír en esta entrada un vídeo en defensa del profesorado de la educación pública, pues son muchos quienes defienden a este colectivo al igual que a la educación pública.

Homenaje al profesorado de la educación pública.

Os dejo aquí este link donde podreis ver un pequeño vídeo dedicado a los profesores y profesoras de la enseñanza pública. Una forma más de apoyo a esta profesión.

 

Con todo, la problemática actual que está viviendo el profesorado puede hacernos olvidar ciertas amenazas que este colectivo presenta desde hace ya muchos años. La docencia es una profesión que está ligada con enfermedades de estrés debido a la  gran cantidad de conflictos de toda índole que asume:

melestar docente

En esta entrada me gustaría tratar el malestar docente que actualemente afecta a un gran número de profesores y profesoras de nuestro sistema educativo. Este ha sido un tema comentado durante las sesiones de la materia y pretendeo realizar un bereve resumen que ayude a clarificar el concepto de malestar docente.

En primer lugar, creo conveniente hablar sobre el síndrome de "burn-out" o  también conocido como el síndrome de "estar quemado". Se trata de un estrés interpersonal crónico en el ejercicio laboral.  Éste puede configurarse a través de tres grandes dimensiones: agotamiento (referido a las sensaciones de sobresfuerzo físico y cansancio emocional como consecuencia de las continuas interacciones que los trabajadores deben mantener entre ellos, así como con los clientes); despersonalización (que supone el desarrollo de sentimientos, actitudes y respuestas negativas y distantes hacia compañeros de trabajo, superiores, clientes, etc.); y baja realización (que conlleva la pérdida de confianza en la realización personal y la presencia de un negativo autoconcepto como resultado de situaciones problemáticas en el ámbito laboral). En este sentido, los profesionales más afectados, aunque no los únicos, son los que trabajan en profesiones de ayuda, siendo especialmente vulnerables los ámbitos sanitarios y educativos.

El estrés, la ansiedad y la depresión ocupan los primeros puestos en la lista enfermedades que causan baja laboral entre los docentes.

Por otra parte, son varias las causas que originan el estrés entre los docentes y, de paso, abren el camino sin retorno hacia el efecto “burnout”. Los doctores Maslach y J. Jackson destacan:

  •  La falta y premura de tiempo para terminar el trabajo relacionado con las clases (preparación de las mismas, corrección de exámenes, programación de actividades, etc.),
  •  Las altas ratios que padecen las clases
  •  La falta de disciplina por parte de los alumnos, con reiteradas faltas de respeto hacia los profesores.
  •  La mala organización que padecen algunos centros.
  •  La excesiva burocracia a la que se ven sometidos los docentes por parte de la Administración.
  •  Las respuestas y soluciones ineficaces dadas en el entorno educativo.
  •  El excesivo número de horas lectivas que soportan algunos profesionales a lo largo de la jornada escolar.
  •  La falta de apoyo.
  •  La baja consideración social que actualmente la profesión de la enseñanza.

 Algunas de las consecuencias del desgaste profesional de los docentes son las que aparecen a continuación:

  •  Consecuencias psicosomáticas: fatiga, dolores de cabeza, trastornos del sueño, trastornos gastrointestinales, hipertensión, dolores musculares y desórdenes menstruales.
  •  Manifestaciones emocionales: el distanciamiento afectivo, la impaciencia y la irritabilidad, los recelos de llegar a convertirse en una persona poco estimada y que pueden degenerar en desconfianza y actitudes defensivas.
  •  Consecuencias conductuales: absentismo laboral, aumento de la conducta violenta y de los comportamientos de alto riesgo (juegos de azar peligrosos, conductas suicidas, abuso de fármacos y alcohol), conflictos familiares y matrimoniales.
  •  La actitud defensiva se manifiesta en la incapacidad de estos individuos para aceptar sus sentimientos. La negación de sus emociones es un mecanismo con el que el sujeto trata de defenderse contra una realidad que le es desagradable.

     Las dimensiones que contribuyen a delimitar dicho síndrome son:

  •  El cansancio emocional (CE): Se caracteriza por la pérdida progresiva de energía, el desgaste, el agotamiento, la fatiga, etc.
  •  La despersonalización (DP): Se deriva del "tedioso e insistente contacto diario con la fuente del conflicto, unido al esfuerzo desarrollado para vencerlo, sin recibir recompensa alguna. Todo esto desarrolla un sentimiento de distanciamiento o despersonalización con respecto a los alumnos por el que poco les importa ya que aprendan o no, que estén interesados o no".
  • Se manifiesta por irritabilidad, actitudes negativas y respuestas frías e impersonales hacia las personas, en este caso, hacia compañeros, alumnado…
  •  La falta de realización personal (RP): con respuestas negativas hacia sí mismo y el trabajo. En el ambiente laboral, cuando la Administración, el equipo directivo, la Inspección, etc. no favorecen el necesario ajuste entre los docentes y los objetivos a conseguir, aparecen aspectos tales como falta de energías, descenso en el interés por los alumnos, percepción de éstos como frustrantes y desmotivados, alto absentismo y deseo de abandonar la profesión. Como consecuencia de este proceso se produce un descenso de la calidad de la enseñanza, que no es más que la expresión de una pérdida de ilusiones. Este panorama difícilmente puede remitir por sí sólo si no se introducen cambios en el contexto laboral.

 

Fuente: http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=55925

           http://www.eumed.net/rev/ced/02/cam6.htm

 

la aventura de ser docente

 

 

 Como ya venimos viendo desde hace unos años, el mundo educativo está cambiando, o mejor dicho, está empezando a cambiar. Parece que existen dos mundos paralelos reflejados en el, el de los resultados y el de los procesos, el de la competitividad y el de la cooperación. Desde la incorporación de las TICs a nuestra sociedad se han modificado las formas de relaciones entre personas eliminando barreras y acercándonos la información de una manera casi inmmediata, sin movernos del sitio. La sociedad está cambiando y, por tanto, el sistema educativo también debería hacerlo, sintonizándose con ésta, formando personas capaces de afrontar  nuevos cambios y de ampliar horizontes.

Como ya sabemos, el profesorado es una pieza fundamental en este cambio, y por tanto, debería disponer de los recursos necesarios para realizarlo. No me refiero solamente a recursos económicos, aunque también, sino más bien me gustaría destacar la importancia de la educación permanente en este sector. El profesorado debe estar actualizado, debe conocer la realidad social así como los nuevos paradigmas educativos que vayan surgiendo. Para ello, el profesorado debe ser motivado, pues todos podemos pecar de acomodarnos en un mismo puesto y no querer salir de ahí. En mi opinión, las políticas educativas deberían hacer hincapié en esta cuestión, animando y fomentando la formación del profesorado, de tal forma que les sirva de apoyo a la hora de ejercer su docencia. Además, esta formación no sólo deberá ser cognitiva, sino que también debería existir una educación emocional, que les ayude a superar malestares típicos de esta profesión y a gestionar mejor los  posibles conflictos que se pudieran dar en un aula.

 

Docente del siglo XXI

  Vivimos en la sociedad del conocimiento y del cambio y, por tanto, la escuela debe representar la realidad actual. Para conseguir este gran reto, se deben modificar muchos factores que hoy en día persisten en las instituciones educativas.

  Cabe decir que existen algunos factores determinantes en este tipo de instituciones como, por ejemplo, el liderazgo de dirección, el clima escolar, el papel fundamental del profesorado...

que son claves a la hora de contribuir a generar un clima sostenido de impulso a la innovación y al cambio, inculcando valores democráticos y espíritu crítico en el alumnado.

  Con ello, cabe destacar el importante papel que presenta la dirección en los centros educativos que debe ser capaz de motivar y animar a los profesores y profesoras a que se desarrollen profesionalmente a través de una estimulación intelectual que proporciones recursos, medios económicos y formación del profesorado que les ayude a mantener al día sus competencias docentes.

  En definitiva, lo que se pretende es que los centros educativos consigan, a través de un cambio metodológico, hacer realidad la demanda educativa que se viene dando en la sociedad.

 Centrándonos en el contenido de la asignatura, me gustaría adentrarme en el significado que tiene el papel del profesorado en las escuelas de hoy en día. Para ello, se muestra a continuación las principales diferencias, según Fernández Muñoz, de las características entre el docente clásico al docente del siglo XXI.

 

DOCENTE CLÁSICO:

  • El profesor/a como instructor/a.
  • Se pone énfasis en la enseñanza.
  • Profesor aislado.
  • Suele aplicar los recursos sin diseñarlos.
  • Didáctica basada en la exposición y con carácter unidireccional.
  • Solo la verdad y el acierto proporcionan aprendizaje.
  • Restringe la autonomía del alumnado.
  • El uso de las nuevas tecnologías están al margen de la programación.

 

DOCENTE DEL SIGLO XXI:

  • El profesor/a como mediador/a.
  • Se pone énfasis en el aprendizaje.
  • El profesor/a colabora con el equipo docente.
  • Diseña y gestiona sus propios recursos.
  • Didáctica basada en la investigación con carácter bidireccional.
  • Utiliza el error como fuente de aprendizaje.
  • Fomenta la autonomía del alumnado.
  • El uso de las nuevas tecnologías está integrado en el currículo. El profesor/a tiene competencias básicas en TICs.

 

Para poder hacer realidad este nuevo papel del profesorado, será necesario desarrollar políticas educativas que incentiven la formación de los docentes para que puedan mantener sus competencias actualizadas y responder así a las demandas de la sociedad. Esta formación no debe estar únicamente centrada en contenidos actuales ( como es el caso de las TICs), sino que debe pretender una renovación pedagógica en los métodos de enseñanza, consiguiendo una transformación en el modelo educativo.

Sin embargo, aunque la formación sea un pilar fundamental que motiva el cambio, estas medidas no podrán surgir efecto si no se elabora una legislación que promueva este modelo de forma real.

 

 Fuente: Fernández Muñoz, R.:“Competencias profesionales del docente en la sociedad del siglo XXI”