Raquel Souto López

Soy una persona que actualmente se está formando para llegar a ser una futura psicopedagoga y que con anterioridad estuvo en la titulación de Educación Infantil puesto que me gustaría dedicarme al ámbito de la educación.

Páxina 2.

Páxina 2.

Última actualización de en Raquel Souto López

INTRODUCCIÓN

A continuación mostraranse as diversas entradas e análises realizadas na materia de Asesoramento Curricular a centros e profesores, a través da utilización da ferramenta do portafolios.

Este instrumento ofreceunos a oportunidade de amosar as nosas ideas e opinións a cerca do asesoramento á vez que nos proporcionou axuda ó poder manter contacto e contrastar información con outros compañeiros da materia en relación ás diversas temáticas abordadas en dita materia.

 

TAREFA GRUPAL: QUÉ ENTENDEMOS POR ASESORAR?

Centrándonos en la actividad realizada en el aula en la última sesión, en la que se buscó construir una identidad común como asesores/as bajo un posicionamiento de identidades múltiples y contándose con los distintos bagajes del alumnado (distintas procedencias profesionales, como el magisterio, la educación social, la pedagogía y la psicología), en este documento tratamos de comparar las respuestas dadas por el resto de los grupos con las nuestras, tratando de identificar los aspectos que aportamos como novedosos, los que no incluimos o aquellos en los que mostramos una postura diferente.

En la primera de las cuestiones se nos proponía identificar escenarios en donde se pudiesen desarrollar tareas de asesoramiento. La mayor parte de los grupos enumeraron una serie de ámbitos, estableciendo escenarios dentro de los mismos en donde se reconocían funciones relacionadas con la actividad de asesorar; predominando, por lo tanto, lo común a lo distinto. En nuestro caso, a pesar de que realizamos una pequeña introducción indicando la existencia de diferentes campos donde se podía identificar el asesoramiento, decidimos centrarnos en el ámbito educativo, por considerar que era el más próximo a nuestra labor y a la materia.

Por otra parte, comentar que realizamos la matización de diferenciar un asesoramiento más espontáneo y natural, que no requeriría de profesionalización, a otro más sistemático y profesional, algo que sólo contemplaba otro de los grupos.

Por último añadir que, no nombramos la red como una fuente de asesoramiento, aglutinadora, además, de todos los demás ámbitos o campos clásicos de esta tarea.

En la segunda cuestión debíamos describir las tareas realizadas por un/a asesor/a. Aquí se reflejaron diferencias entre los distintos grupos a la hora de entender las funciones del mismo/a, surgiendo puntos de vista diversos en torno a consideraciones relacionadas con el carácter terapéutico del asesoramiento, del cual se llegó a la conclusión de que un/a asesor/a no hace terapias, pero puede estar ligado a un proceso terapéutico, pues siempre consiste en apoyar a personas, por lo tanto, es psicológico, por ejemplo, o la falta de mención, por parte de algunos grupos, al proceso de toma de decisiones, haciendo referencia simplemente a la aportación de información y no incidiendo en la importancia del sujeto activo. Si bien, se puede afirmar que se demostraron puntos de vista convergentes en relación con el carácter horizontal de la función del asesor o asesora, el asesor/a como figura de apoyo, como persona que presta ayuda, …

En cuanto al tratamiento de la horizontalidad en este apartado, nosotras entendemos que no se trataría de un aspecto relacionado con las funciones del asesor/a, sino con el modo en que el propio/a profesional entiende su relación con los demás agentes con los que se relaciona, formando parte de la metodología profesional y no de los papeles que lleva a cabo un asesor/a. Es, por tanto, una peculiaridad, una forma de hacer o de enfocar el asesoramiento que conviene tenerlo muy en cuenta, en tanto que es una característica fundamental, pues asesorar no es otra cosa que un juego interactivo entre iguales, implicando ello, necesariamente, el diálogo.

También se habló de la confidencialidad de la tarea asesora, algo que tampoco podría englobarse dentro de un apartado de funciones o roles del o de la agente asesor, sino que se puede considerar como un elemento integrante de la profesionalidad demostrada por cualquier persona, independientemente del cargo o lugar en donde se desarrolle su trabajo, siendo, por tanto, un elemento no particular del asesoramiento, sino común a cualquier trabajo.

Destacar que en nuestro grupo se mencionó la función de educar como una de las propias del asesor/a, tarea que relacionamos directamente con la finalidad de lograr un grado de autonomía creciente, ayudando a que la persona se capacite, y de mejora personal por parte del sujeto asesorado, algo que se comentó en la puesta en común, llegando a la conclusión de que “un buen asesor o asesora acaba desapareciendo”.

Comentar también que, a pesar de que no mencionamos explícitamente el acompañamiento, sí recogemos una alusión al mismo cuando decimos que el asesor/a ha de “valorar la situación de la que parte el sujeto asesorado para poder enfocar la intervención, así como el proceso que constituye dicha intervención, de tal forma que exista una continuidad, no convirtiéndose en un hecho aislado”, como vemos estamos hablando de la necesidad de continuidad, de seguimiento y, por tanto, de acompañamiento.

Finalmente, mencionar que la mayor parte de los grupos encasillan la labor de asesorar dentro de un modelo de consulta, algo que nosotras no compartimos, puesto que la labor puede desarrollarse bajo la creación de programas preventivos como, por ejemplo, para fomentar la autoestima y no necesariamente bajo la prevalencia exclusiva del counseling (aunque sabemos que éste no tiene por qué ser sólo individual ni en un despacho)

A modo de conclusión decir que resulta enriquecedor conocer las opiniones del resto de grupos para engrandecer la propia, para corregir errores y para aumentar el conocimiento sobre el asesoramiento y lo que el mismo supone.