B-¿Por qué un paracaídas?

      Después de estar pensando mucho sobre con que podría identificar mi proceso de aprendizaje, el camino que he recorrido en la asignatura de Tecnología Educativa, creo que la mejor metáfora que he podido encontrar es compararlo con un paracaídas, pero ¿Por qué?

      Creo que es importante explicar, a modo de introducción porqué la elección de un paracaídas. Lo primero es la frase que lleva el título: "la mente es como un paracaídas solo funciona si se abre". Pues bien, creo que las fases de aprendizaje que he descrito en una de mis entradas al blog siguen lo que podría ser el paracaidismo.

      Por una parte, tenemos la tensión, el miedo de lanzarse al vacío, con la intriga de que va a pasar, con la esperanza de que el paracaidas (tu mente) se abra en el proceso y que sientas nuevas emociones y sentimientos durante todo el camino. Por esto, cuando empezamos nuestra andaina por la red social Stellae, nos tiramos al vacío, sin saber muy bien lo que decíamos hacer, como lo debíamos hacer, que recursos utilizar, como utilizarlos, etc, estabamos inundamos de dudas, pero...¡NOS TIRAMOS! nos tiramos con el paracaídas cerrado, con nuestra mente también,ya que estabamos llenos de dudas.

      Después, una vez en el vacío, empezamos a sentir estímulos, la profesora nos iba guiando de forma que nos estaba diciendo de una forma implícita como debíamos de abrir nuestro paracaídas, como debíamos hacer para que nuestro proceso de aprendizaje tuviera los resultados deseados y acadara los objetivos marcados. Así, nos estaba dando confort en el aire, confianza, pero que en un momento dado y cuando fueramos capaces abriéramos nuestro paracaídas (nuestra mente).

      Una vez que el paracaídas estaba abierto, una vez que sentimos todos los miedos, la adrenalina del momento, las dudas de no saber que camino seguir o como conseguirlo, nos estabilizamos. En este momento, con el paracaídas abierto es cuando empezamos a disfrutar del paisaje (de todas las entradas de nuestros compañeros y a alimentarnos de ellas para guardarlas en nuestra memoria), comenzamos a dibujar nuestro camino y a realmente disfrutar de el. A saber manejarnos dentro de un ambiente nuevo para nosotros, que nos aporta nuevos sentimientos y emociones, nuevas formas de ver la vida y nuevos caminos de aprendizaje.

      El último paso de todos, es el momento en el que estamos a punto de tocar el suelo, sabemos que se acerca el final, tenemos que pensar en como ha sido nuestra experiencia, que sentimientos hemos tenido mientras estabamos en el aire, mientras viviamos esas emociones nuevas para nosotros. Tenemos que pensar cual ha sido nuestro proceso y de que forma nos ha hecho llegar hasta aquí. ¿Lo hemos hecho bien, mal? Por lo menos hemos aterrizado, aquí estamos dispuestos a vivir de nuevo una sensación como esta.

     Por esto, quiero dar las gracias a las nuevas formas de aprendizaje, que en un principio dan miedo, no las conoces, no son algo habitual pero al final, te hacen reflexionar, aprendes cosas nuevas y de una manera diferente. ¡Gracias por darnos la oportunidad de tirarnos en paracaídas y aprender de ello!