D.B. SEGUNDA CAPA INTERNA DEL E-PORTAFOLIOS: EL MANTO

Ahora toca centrarme en la segunda capa interna del Stellae: el MANTO. Que es el grosor del portafolios, el compendio de ideas y el desenvolvimiento del núcleo inicial.

Para poder hacer esta síntesis y valoración final de todo lo que supuso para mí, he tenido que echar la mirada atrás, y releer todas las entradas y todos los archivos. Al hacerlo he tenido que volver a premeditar, profundizar y cavilar en cada uno de los aspectos depositados en el blog, para tener más claro lo que pretendo recalcar.

A medida que iba leyendo todo lo apresado en el portafolios, me di cuenta del balance de toda la labor realizada en el soporte del Stellae. Como he tenido que buscarme la vida para hacer cada una de las entradas, reviviendo las dificultades que se fueron presentando y tratando de mejorar los resultados.

Así, al ir avanzando en las entradas y archivos fui viendo cómo ha ido cambiando mi manera de expresarme, la forma en la que incorporaba los asuntos, la manera de reflejar mis críticas y mis opiniones. He vislumbrado como me he ido soltando y abriéndome cada vez más. Y esto, debo decir, que ha sido debido al apoyo que he ido recibiendo de mis compañeros, gracias a sus comentarios tanto dentro de la plataforma como fuera.

He podido observar todo lo que he hecho y como lo he logrado, y como ha sido el comienzo y el final del portafolios. He pasado de un principio desconcertante y lleno de dudas al no saber si lo que estaba haciendo era lo que se pretendía con esta metodología, si me estaba centrando mucho en unas cosas y dejando de lado otras, en definitiva, si lo estaba haciendo bien o mal. A un final de seguridad, en el que ya no importaba tanto si era esto lo que quería la profesora o no, o si iba a quitar un sobresaliente o un cinco. Me importaba mucho más aquello que estaba aprendiendo, aquello que estaba adquiriendo por mi propia cuenta y con lo que me sentía a gusto a la hora de ponerlo.

En esta recapitulación, se nos ha pedido que elijamos aquellas entradas o archivos con los que nos sentíamos más identificados o de los que estamos más orgullosos por haberlos hecho. Para mí esto es una cosa realmente difícil, pues todo lo que he escrito me llena de satisfacción. Aún así he puesto todo el empeño por seleccionar lo que considero más significativo y relevante a mi modo de ver.

Dicho esto, a continuación procuraré hacer la mejor metareflexión posible, mencionando con que cosas me quedo y cuales las valoro más. Para esto voy a seguir el hilo temporal en el que he subido las ideas, ya que me resulta más fácil poder tratar cada una sin olvidarme de nada. Quizás sería más fácil agruparlas por temáticas, pero como he ido diciendo a lo largo de toda la valoración, para mí todo gira en torno a tres núcleos principales de los cuales se mueve todo lo restante.

Obsolescencia Programada: ¿Comprar para tirar?

Esta entrada ha sido una de las cuales le he quitado más provecho. Por un lado, porque no tenía conciencia de que era ese término y que englobaba exactamente. Y, por otro lado, por el debate que hemos ocasionado una compañera y yo, la cual me hecho ver que estaba equivocada en uno de los puntos que había tratado, pues además de la obsolescencia programa estaba la obsolescencia percibida. Dando lugar al aprendizaje colaborativo, pues gracias a ella adquirí un concepto nuevo para mí mente.

Me parece una de las entradas más interesantes, pues la sociedad de hoy en día consumimos de manera exagerada, sin poner en juego la racionalización de lo que conlleva ese consumo. No somos realmente conscientes de tales alcances, y esto supone un gran problema para la ciudadanía.

Al hablar de este término incluyo una cita Mahatma Gandhi, la cual al volver a leerla remite en mi el total acuerdo. La cita era la siguiente:

 “El mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos, pero siempre será demasiado pequeño para satisfacer la avaricia de algunos”

Si antes estaba a favor de la misma, ahora aún más. Pues he visto como la tecnología además de poder subsanar muchas de nuestras necesidades las crea, y hace que se acelere la desigualdad entre unos y otros.

Continuando mi recorrido, me encuentro con los conceptos de inmigrante digital y nativo digital, e íntimamente relacionado con este último la competencia digital.

¿ "Nativo digital" o "Inmigrante digital"?

Debo decir que ha sido todo un descubrimiento para mí, pues nunca había oído hablar del inmigrante y nativo digital. Y debo salientar también, que las dudas que se me posicionaron en clase las solvente por mi cuenta.  Pues ahora sé que no se trata de si sabes más o menos sino que se achaca más a un cambio generacional. Que si se me permite decirlo, me parece una completa “tontería”, pues desde mi punto de vista no tiene que ver que hayas nacido en una época con que sepas manejar con eficacia y efectividad las nuevas tecnologías. Todo en esta vida se puede aprender, y para eso es necesario que se cuente con profesionales que estén dedicados a tal cosa.

Competencia digital.¿Realemente la tenemos?

Lo mismo ocurre con la competencia digital. Habíamos hablado continuamente de ella en las sesiones de clase, de ahí mi curiosidad por incluirla en el blog.

Al principio no tenía una idea clara de la misma ni que era lo que abarcara, ahora ese campo ha aumentado y considero que mi competencia digital también ha crecido. Ya que durante este tiempo he ido seleccionando distintas fuentes de información atendiendo a criterios que me parecían lógicos, como la crebilidad, autenticidad, disponibilidad y utilidad. Además esa información la he analizado de forma crítica potenciando el trabajo autónomo y el trabajo colaborativo. Que son unas de las premisas que el decreto sobre enseñanzas mínimas en la Educación Primaria y Secundaria (BOE, de diciembre de 2006 y BOE de enero de 2007), ha propuesto para definir la competencia digital. Así, todos hemos hecho gala de nuestra competencia digital, resolviendo los problemas que en el blog se nos presentaban, para subir fotos, añadir vídeos, o cualquier otra cosa.

Unida a la competencia digital, mostré una breve reflexión de las brechas, específicamente, la brecha digital de acceso. La razón de interponer esta noción ha sido porque todo está ligado, pues difícilmente vas a poder tener o mantener la competencia digital sino posees la posibilidad de acceder al mundo tecnológico.

Brecha Digital de Acceso.Relación competencia digital y nativo/inmigrante digital.

En constante conexión se encuentra la Alfabetización Informacional (ALFIN).  Ya que estimo que para “atrapar” la competencia digital tenemos que convertir la información que buscamos, que evaluamos o que utilizamos en conocimiento, que daría lugar a la ALFIN. Y esto, desgraciadamente, sólo lo hemos podido ir labrando y ejecutando en la materia de Tecnología Educativa. Sin embargo, en las restantes materias de nuestra titulación no hemos apenas buscado información, los profesores nos la daban sin tener que hacer nosotros “nada”. En cambio en Tecnología Educativa hemos ido creando conocimiento a través de la información que ojeamos e inspeccionamos.

Alfabetización informacional: Cuestiones Básicas.

Posteriormente, he tratado el papel del alumnado y el profesorado en torno a las tecnologías educativas integradas en la escuela. Así, estos asuntos se corresponden con las siguientes entradas:

LOS JÓVENES, LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y LA ESCUELA

La integración de los medios en los procesos de enseñanza-aprendizaje: ventajas e inconvenientes.

En la primera de ellas, he tratado la Tecnología Educativa como problemática. El sentido “malo” que se le asigna de manera continúa como responsable de todos los males existentes. Y es algo que me incomoda y disgusta, pues si que posee desventajas y ventajas, pero no por eso es la causante del fracaso escolar, por ejemplo. Nos puede brindar grandes descubrimientos, éxitos y logros que la enseñanza tradicional no nos puede ofrecer. Por eso he aludido, de manera progresiva y paulatina, a la necesidad de una complementación entre las nuevas tecnologías y el modo de enseñar más antiguo.

Igualmente, es lo que enfoco en la entrada dedicada a la integración de los medios a la enseñanza. Su utilidad didáctica y pedagógica, la posibilidad de un aprender haciendo combatiendo el verbalismo que viene imperando en las aulas de los colegios y universidades. Destacando por encima de todo, el poder mágico que se le atribuye como solución de todos los males de la educación, cuando simplemente es algo que nos ayuda a mejorar pero no que no tiene de su mano la posibilidad de curar todas las injusticias o esos males.

Prosiguiendo con el docente, he destinado una entrada básica en consonancia con un archivo:

Los medios y las nuevas tecnologías para la formación del profesorado.

"No le deas un pez, enseñales a pescar"

En unión con las limitaciones de las nuevas tecnologías, nos encontramos con la escasa formación que el profesorado tiene sobre este ámbito. Lo he insertado porque es algo que siempre ha llamado mi atención sumado al deseo de algún día poder ser un profesional de la educación.

Siempre me ha parecido algo curioso que se le recrimine al profesorado la baja formación que tienen sobre las nuevas tecnologías y las pocas veces que se ha mencionado que para ello es necesario una ayuda que no posen, y que si la poseen es poca. Como bien apunto en la entrada, “las instituciones educativas no pueden iniciar procesos de cambio sin contar con el profesora ni tampoco tendrán éxito aquellas experiencias promovidas por el profesorado sin el apoyo de las instituciones”. Insinúo la falta y la carencia de la responsabilidad compartida.

Aunque me esté colocando al lado del perfil del profesorado, no estoy afirmando con certeza, ni mucho menos, que poseen formación, porque  no es así. Muchos de los docentes no tiene constancia del mundo tecnológico, o bien por su insistencia a apartarse de ellas al no tener claro lo que puede aportar a la educación o bien porque no han tenido una oportunidad clara y sencilla de formarse. De ahí mi archivo “no le des un pez, señales a pescar. No se puede dar por asumido que tanto los alumnos como los profesores, en particular, o la comunidad educativa en general lo “sabemos todo”, no somos “superman” para poseer todos los conocimientos y destrezas. Si podemos intentar mejorar día a día y eso es a lo que me remito. No demos por sabido nada, enseñémoslo todo.

 

Así, para que los alumnos sepan buscar información o moverse con soltura en el ámbito de la tecnología, los docentes deben estar preparados previamente para ayudarnos a hacerlo.

En lo tocante a esto, me gustaría resaltarlo con mi experiencia académica. Muchos de los profesores que han pasado por mi vida académica no han hecho alusión “nunca” a cómo debemos de información, cuales son los criterios a seguir en su búsqueda. Esto lo he encontrado en mi vida universitaria, comenzando por materia de Documentación, pero sobre todo con esta materia. La cual nos ha dado la posibilidad de indagar un poco sobre ello, e indagarlo por nosotros mismos para después hacer una síntesis entre todos. Pienso que esta es la manera de que aprendamos, pues sé con exactitud y certeza, que lo que he aprendido entorno a ello no se me va olvidar jamás.

¿Qué buscadores podemos utilizar para buscar información? ¿Qué criterios debemos seguir?

 

CONTINÚA EN LA SIGUIENTE SUBPÁGINA....