D.C. TERCERA CAPA INTERNA DEL STELLAE: LA CORTEZA

En esta subpágina trataré la tercera y última capa interna del stellae, que como bien he dicho es la CORTEZA. Más concretamente, está se compone de los elementos que se reflejan en el blog de manera implícita. Es decir, las habilidades y capacidades que he puesto en juego para conseguir el trabajo final.

Después de echar un vistazo a todo lo que he elaborado, puedo decir que me he desenvuelto como una persona activa, comprometida y responsable en el procesamiento de la información, en la construcción del conocimiento y en su proceso de formación.

He evaluado permanentemente mi aprendizaje, haciéndolo flexible y abierto a los cuestionamientos que pueda haber tenido. Así he cooperado con los demás compañeros, preocupándome del proceso de socialización e individualización.

Por tanto, he sido el artífice de todo mi proceso, puesto que he mantenido la voluntad de indagar en busca de la información y de poder ir conociéndola. La he contrastado y verificado con otras fuentes, comunicando libremente mis puntos de vista y opiniones.

Esto ha hecho que haya puesto en juego diferentes habilidades cognitivas, comenzado por la observación, ya que fue crucial para poder prestar atención a lo que hacía, para sentir lo que estaba leyendo, para percibirlo y para reflexionar sobre ello. También la comparación, pues en todo momento he tenido que ir comparando aquella información que era válida de la inválida, aquello que era lo que buscaba o aquello que carecía de contenido, según lo que estaba plasmando.

De la misma manera, la relación. Es decir, la necesidad de establecer la conexión entre los elementos que iba poniendo en las entradas o en los archivos, buscando su conexión o la semejanza. Intentaba ver qué era lo que conectaba a unos con otros, o si eran cosas totalmente diferentes.

Esto ha hecho que pusiera todo mi empeño, para desenvolver tres tipos de pensamientos:

    Pensamientos.

 

El pensamiento crítico, para poder destacar aquello con lo que estaba acuerdo o en desacuerdo. Esto me posibilitó habilidades para poder reorganizar mis conocimientos, organizar mis esfuerzos y para reflejar las opiniones que sentía en cada momento contribuyendo al debate cuando alguno de mis compañeros afirmaba que no era como yo pensaba.

El pensamiento creativo, pues como bien he dicho, el portafolios nos ha dado la posibilidad de crear un entorno en el que se refleja nuestra personalidad, nuestro modo de ver las cosas, el modo de cómo las estructuramos o como hemos hecho nuestro portafolios; incluyendo solo vídeos, solo archivos o solo imágenes, o poniendo solo las imágenes en los archivos dejando lo “gordo” para las entradas… Esto muestra como es nuestro aprendizaje y como lo hemos indo formando.

Y el pensamiento lógico, mostrando un conocimiento transparente sin tapujos ni ataduras, lleno de simbolismo y comunicable. Además de verificable, pues todo lo que está en la red se puede contrastar mediante las fuentes que hemos visitado y utilizado.

Así mismo, lógico porque siempre ha imperado la lógica en todo lo que hemos diciendo, aunque a veces hayamos estado movidos por nuestros sentimientos y vivencias.

He hecho gala de capacidades destinadas a la resolución de problemas. Y no solo la resolución, sino también poder identificarlos, resolverlos y analizar las soluciones. Es difícil ver, que por más que te esfuerzas porque las cosas salgan bien aparezcan trabas que te dificultan seguir con tu progreso de manera adecuada, esto te produce desilusión y frustración. Pero es importante tener esta capacidad para tomar las decisiones convenientes en cada momento.

Todos hemos elegido cuándo, cómo y porque subir aspectos al blog, cuando sólo visitarlos para ver que ha introducido nuestros compañeros, para ver cómo está el nuestro o simplemente para publicar un tweet o agregar un favorito que hemos conocido en ese momento.

Esto ha favorecido a la capacitación del trabajo autónomo pero también a la capacidad colaborativo. Todos buscamos por nuestro lado y por nuestra cuenta aquello que subíamos, pero cuanto un compañero hacia una entrada sobre un tema que nos interesaba lo leíamos y le comentábamos.

Provocaba e impulsaba nuestra motivación de estar haciendo algo útil, algo que en verdad valía, mostrando nuestro empeño y entusiasmo por avanzar cada día más, por aumentar nuestra responsabilidad con nosotros mismos pero también con los demás. Y aquí es donde se ve el tipo de relaciones que imperaron, desde el compañerismo hasta la amistad, y respaldo entre nosotros.

El aprendizaje colaborativo del Stellae.

Todo ha respaldado el saber a aprender y el saber a pensar. Tomando sentido de nuestros logros, mostrando nuestra autogestión y aumentando nuestra autoestima.

Lo que ha sido posible gracias a la continuidad de mis actos, a la meditación que he desenvuelto en cada uno de los instantes y a la autoevaluación. Pero sobre toda a la importancia de la metacognición.

He controlado mi proceso de aprendizaje, ya sea de una manera u otra, pero lo he hecho y lo he logrado. Mediante estrategias de esfuerzo, del aprendizaje significativo, de nuevas estrategias para aprender y para desarrollar mi autoconsciencia.

Poco a poco fui subiendo escalón a escalón, controlando el producto para conseguir un verdadero resultado final, que ha sido el esperado y el oportuno.

 

Subiendo escalones.

Esta imagen muestra mi evolución, lo que he puesto de mi parte para poder llegar a la cima.