B1 ~ Huevo

HuevoBien, desde mi punto de vista, este es el apartado que representa mi primera etapa en el desarrollo del portafolios. Como bien podemos leer en el título, he denominado a esta etapa como "Huevo". Con este nombre quiero ilustrar las primeras sensaciones que me invadieron al comenzar mi camino por este espacio, diferente a todos los espacios de aprendizaje que había empleado anteriormente. Equivalente a la indefensión que nos muestra el huevo en el estado de metamorfosis, en lo referente al comienzo de mi proceso de aprendizaje, se ve reflejado en mis primeras entradas el miedo con el que comencé su realización. El escepticismo que me invadía en todo lo referente a la tecnología en la educación era enorme. Ni siquiera sabía por dónde empezar. Pienso que esto se ha visto fundamentado por la escasa presencia por no decir nula, hasta el momento, de la tecnología en nuestra experiencia académica, o por lo menos su escasa presencia de una manera didáctica, y satisfactoria. 

Como relato, me sentía como un huevo que acaba de nacer en un mundo nuevo, ignorante de lo que ocurre a su alrededor, y es por estas razones por las que comencé mi actividad en este espacio con la entrada:

¿Hay límites? 

En esta entrada, muestro mi escepticismo frente a los aspectos positivos de una tecnología masiva, el miedo que me proporcionaba el pensar que la tecnología podría dominar la sociedad, sino es que lo estaba haciendo ya. Pocas razones positivas veía para demostrarme que la presencia de las TIC en las aulas era tan buena como pintaban. ¿Qué pasaba con la distracción, el olvido por el que tenemos al lado? Poco a poco me he ido dando cuenta de que todo tiene su lado negativo, pero sin embargo lo positivo que la tecnología puede aportar a la educación es muy grande, sobre todo si lo comprendemos correctamente y aprendemos a gestionarlo.

Aunque la siguiente no ha sido la entrada que cronológicamente ha proseguido a la anterior, pienso que es la que mejor se adapta para continuarla:

La magia de la tecnología

Ya que en ella intento mostrar la otra cara de la moneda. Las ansias por conoUno más en clasecer de qué manera la tecnología aportaba tantísimas cosas a la educación me mueve a indagar sobre el tema. Encuentro diversos vídeos, noticias, blogs al respecto y observo como realmente la tecnología forma parte de nuestras vidas y favorece en muchos aspectos de manera positiva en ella, ¿no podría ser menos en la educación no?  

Siguiendo el orden que le he otorgado personalmente a mi e-portafolios, en una de las clases expositivas una duda rondaba mi mente: ¿Información significa conocimiento, y viceversa? Así nació la siguiente entrada de esta etapa de huevo:

Información, Conocimiento, y viceversa.

En ella reflexiono sobre la circulación de la información y el conocimiento en la red, y el papel de la escuela al respecto. ¿Es buena tanta información? Como educadores deberemos enseñar que el acceso a la información no garantiza la adquisición de un verdadero conocimiento, y en nuestra mano está que educadores y educandos logren enriquecerse al máximo de lo que la tecnología nos ofrece cada día.

De este modo comencé a romper mi cascarón, aquí surgieron mis ganas de seguir indagando sobre cómo integrar las TIC en la escuela, sobre cómo lograríamos este cambio tan ansiado. Pienso que este paso, no hubiera sido tal sin la indefensión y miedo previos. Lo que en un comienzo creí un obstáculo fue lo que en realidad me motivó a avanzar.

~~~~

Como vemos, mi actividad en el e-portafolios durante esta etapa de Huevo, se caracteriza por mi fuerte interés en el empleo de la tecnología como un medio y no como un fin en sí mismo. Me aterraba el hecho de pensar que podríamos dejar de lado todo aquello que nos conforma como humanos sometiéndonos a las garras de esa tecnología tan perversa y negativa para la educación que yo tenía en mente. Fue así como poco a poco fui abriendo mi mente, dejando entrar nuevas realidades, que siempre habían estado ahí, pero que nunca me había propuesto descubrir. Las nuevas posibilidades que la tecnología nos brinda en el campo de la educación son muy amplias y variadas, y todas ellas cuentan con altas dosis de didáctica, motivación, diversión, conocimientos, crítica... diferentes variables que sólo este tipo de recursos puede aportar al ámbito educativo, y que como pedagogos debemos saber comprender y gestionar.

Es dándome cuenta de esto, cómo comienzo a romper mi cascarón de huevo, del cual comienza a salir una oruga dispuesta a comerse el mundo y la información que éste trae consigo.