2. Consideraciones previas sobre el asesoramiento.

¿Qué es el asesoramiento?

El asesoramiento es un término que siempre he utilizado aún sin saber su definición exacta. A lo largo de mi vida han surgido momentos en los que no sabía cómo desarrollar cualquier actividad o cómo resolver algún conflicto y he necesitado asesoramiento para finalizar eficazmente cualquier tarea o situación. En muchas ocasiones he utilizado el término asemejándolo a consejo. Desde el principio de la educación, cuando no he sabido cómo resolver una tarea escolar he pedido consejo o asesoramiento a mis profesores. Cuando no he sabido cómo afrontar una experiencia de la vida lo he hecho en mis familiares o amigos, etc.

Por otro lado, en casos de asesoramiento “oficial”, a lo largo de mi vida he recibido asesoramiento por parte de un orientador escolar para elegir mi camino educacional. Al finalizar la carrera recibí asesoramiento por parte de un técnico de la oficina de empleo para enseñarme pautas que me ayudaran a encontrar trabajo.

En general el asesoramiento está presente en toda nuestra vida, ya sea formal o informal. Continuo o en un momento determinado.

Desde otro punto de vista, hay materias que me han enseñado algunas pautas de asesoramiento, en lugar de recibirlo, he aprendido a realizarlo.

Durante mis estudios en magisterio, la primera asignatura que nos enseñó la importancia del asesoramiento fue “psicopatología de la audición y el lenguaje”. En ella, nuestra profesora nos dio pautas para asesorar a maestros de aula sobre qué actividades podían desarrollar con sus alumnos de educación especial y cuáles no. Además nos enseñó cómo asesorar a familiares de estos niños. Este tipo de asesoramiento también lo vi en un Experto Universitario en Atención Temprana que cursé en la misma universidad. Nos enseñaban cómo hablar con los padres, qué decir, qué omitir, qué ofrecerles como apoyo y guía (libros, grupos de ayuda…), los pasos que deben seguir con sus hijos, etc.

Posteriormente, he encontrado más asignaturas en las que está más presente el asesoramiento durante mis estudios de psicopedagogía. En psicología evolutiva, pude ver algunas pautas de asesoramiento de adolescentes. También en psicología social encontré algunas formas de asesorar a grupos e individuos. En las materias en las que encontré más ejemplos, fueron Orientación Profesional y Malestar Docente. En ambas, encontré muchos tipos de orientación y consulta. Además de puntos problemáticos y pautas de asesoramiento.

En malestar docente, estudiamos los puntos problemáticos de la profesión de maestros para poder ofrecer una mayor comprensión y ajustarnos a las necesidades de los docentes. Estudiamos también cómo afrontar esos puntos problemáticos y cómo evitarlos en la medida de lo posible. Debo destacar, que el profesor hizo más hincapié en que aprendiéramos los problemas que presentan los docentes que en las intervenciones qué podíamos realizar para asesorarlos y que se enfrentaran a dichas problemáticas. Ni siquiera calló en el examen ésta segunda parte, aunque desde mi punto de vista era la más importante.

En Orientación Profesional sí vimos mucha más información para asesorar. Nos enseñaron a buscar toda una rama profesional cualquiera para poder asesorar a una persona sobre sus salidas académicas y profesionales. Además de las fases que debemos seguir para que sea efectivo: exploración, adaptación. Qué herramientas y recursos pueden utilizar. Tipos de asesoramiento. Así como técnicas como el modelo de consulta, el counseling o el modelo de programas.

En conclusión, el asesoramiento de cualquier tipo es algo que está muy presente a lo largo de nuestra vida. Algunas veces nos colocaremos en un lado u otro, pero siempre lo llevaremos a cabo desde los dos bandos. Aunque cuando nombramos el asesoramiento se nos viene a la cabeza algo más estructurado, llevado a cabo por profesionales de cada materia. Especialistas sobre un tema: finanzas, psicología, etc. Siempre debemos tener en cuenta que, en mayor o menor medida, podemos convertirnos en asesores o asesorados.