Primera parada: Autores

Primera parada: Autores

Última actualización de en Ana

AUTORES

La primera parada tenía guardados para mi una serie de contenidos que me ayudarían a entender mejor como ha ido evolucionando la formación docente a lo largo de los años. Diferentes personalidades de merecido reconocimiento en la actualidad han sido los protagonistas de mi aprendizaje en esta estación.

Trayectoria histórica de la formación docente

TRAYECTORIA HISTÓRICA DE LA FORMACIÓN DOCENTE

francisco-imbernon.jpg

Después de pasar un tiempo pensando cual sería el hilo conductor de mi página, creo que el que más se adapta al trabajo que pretendo elaborar, es usar como marco de trabajo el título de la materia: "Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado

Así, creo que antes de proseguir subiendo entradas relacionadas con temas tratados en clase, he creído conveniente hacer una breve presentación de los orígenes de la formación de nuestros docentes actuales ya que para analizar cualquier tema siempre es imprescindible conocer la trayectoria de su formación.

De esta manera, buscando datos relevantes sobre dicha historia, encontré un libro muy interesante en el cual, Francisco Imbernón nos da “10 ideas clave: la formación permanente del profesorado. Nuevas ideas para formar en la innovación y el cambio.”

La primera idea que defiende Imbernón en este libro es “la necesidad de conocer los elementos de la herencia formativa que nos permitan seguir construyendo y aportar alternativa de innovación y cambio a las políticas y prácticas de formación. Nadie puede negar que la realidad social, la enseñanza, la institución educativa y las finalidades del sistema educativo han ido evolucionando, y que, en consecuencia, el profesorado debe sufrir un cambio radical en su modo de ejercer la profesión y en su proceso de incorporación y formación.”

Así, siguiendo dicha idea, divide esta herencia formativa en varios períodos históricos que recorren la trayectoria que la formación de nuestro profesorado ha ido teniendo. Desde el año 1970, hasta el 2000 describiendo, también lo que sería deseable que se produjera en el futuro.

 

  • En 1970:

En esta época, el autor, lleva a cabo una serie de investigaciones acerca de los comportamientos que poseen los profesores en relación a los diferentes programas de formación permanente.

Además, explica la enorme importancia que tuvo el hecho de que los docentes se formasen e instruyesen en más cuestiones de las promocionadas desde las propias administraciones y universidades. Ya que, gracias a esto, empezaron a cuestionarse nuevos aspectos educativos.

Fue en estos años cuando la formación docente fue constituida por un modelo individual, caracterizado por que eran los mismos profesores y profesoras quienes se planificaban y siguiendo las actividades de formación que creían que podían facilitarles algún aprendizaje.

 

  • Años 1980:

Fue a principios de estos años cuando, por fin, alcanzó la escolarización total de su población lo que lleva a plantearse que la escuela necesite cambios inmediatos debido al hecho de que las aulas se llenan y los docentes se convierten poco a poco en los nuevos protagonistas.

Las universidades, por supuesto, también se ven afectadas por estos cambios y, debido a ello,  comienzan a generar programas de formación permanente del profesorado que podríamos incorporar en un marco en modalidades de entrenamiento y de prácticas propias del modelo de observación / evaluación.

Podría decirse, sin duda alguna, que esta época ha marcado un antes y un después para la formación docente.

  • Años 90:

Entramos en una época donde la formación permanente es institucionalizada con la clara intención de adaptarse a los tiempos que corren permitiendo, de esta manera, una incesante perfección de las prácticas llevadas a cabo acordes a las necesidades presentes y futuras de la formación.

Esta institucionalización tuvo una parte negativa muy marcada ya que gracias a ella empezó a llevarse a cabo un modelo de aprendizaje basado básicamente en cursos estándar o, lo que sería lo mismo, cursos de formación permanente.

Esto llevó, inevitablemente a desarrollar algunos aspectos positivos como la preocupación por las universidades, donde los docentes solicitaban una formación más donde estos estuvieran más implicados.

  • Año 2000:

La sociedad condiciona la formación de manera que empiezan a surgir una crisis en la profesión de nuestros docentes. Crisis que aparece porque se considera que el Sistema Educativo del siglo pasado se ha quedado obsoleto, necesitándose una manera totalmente novedosa de ver y pensar la educación, la formación y el propio papel tanto del profesor como del alumno.

 

Como conclusión, vemos como, poco a poco, la formación de estos profesionales ha ido variando muy acorde con la sociedad en la que se ve inmerso. De manera que, ha oscilado notablemente desde una educación donde el profesor gestionaba su propio aprendizaje de manera autónoma hasta el surgimiento de una crisis que se cuestiona todos los aspectos del Sistema Educativo.

Sin ninguna duda, la educación del profesorado ha pasado por muchas situaciones y los profesionales de ésta cada vez se preocupan más por mejorarla y perfeccionarla para conseguir así que tanto su propia formación como la que ellos mismos imparten se adecue en todo momento a los tiempos.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ

FUENTE: "10 IDEAS CLAVE: LA FORMACIÓN PERMANENTE DEL PROFESORADO. NUEVAS IDEAS PARA FORMAR EN LA INNOVACIÓN Y EL CAMBIO" F. Imbernón


Hannah Arendt (Crisis en la educación)

HANNAH ARENDT

HANNA ARENDT.jpg

La socióloga y filósofa Hannah Arendt es una de las más grandes pensadoras del siglo XX. Judía, nacida en Hannover en el año 1906, vivió en Alemania hasta el 1933 y, tras la ocupación alemana de Francia en 1941 se mudó a Nueva York donde se inició como profesora universitaria.

Es difícil encasillarla en un ámbito concreto, ya que su obra se divide constantemente entre la filosofía y la teoría política, traspasando las fronteras del saber para abordar los principales problemas del mundo contemporáneo. Así, en su trabajo encontraremos, por una parte, el totalitarismo y su vínculo con el mundo moderno y el sentido de lo político, más allá de la administración y organización moderna de la política y, por otra parte, las relaciones que se establecen entre lo público y lo privado como dos órdenes diferentes de la vida práctica.

Es una pensandora con una obra filosófica propia en la cual elabora y crea una síntesis reflexiva de algunas de las más destacadas tradiciones de la filosofía y de la política occidental y, al mismo tiempo, ella misma genera de manera totalmente autónoma un punto de vista original y contemporáneo lo que acaba convirtiendo en una filósofa difícil de seguir e imposible de clasificar pero que, desde su manera de pensar, suministra algunas de las principales claves para formular y repensar los problemas, conceptos y posiciones que interrogan de los acontecimientos políticos e intelectuales más cruciales de nuestro tiempo.

 

CONCEPTOS FUNDAMENTALES DE SU FILOSOFÍA

  • Totalitarismo: Podría decirse que es la experiencia del horror nazi, la experiencia que Arendt ha querido pensar a lo largo de toda su filosofía, fundamentalmente, poner en cuestión las condiciones políticas sociales e incluso morales que han hecho esa experiencia posible. Arendt considera que el nazismo no solo ha creado el terror sino que ha originado una nueva forma de administrarlo y, a esto lo llama totalitarismo.

  • Banalidad del mal: Hannah Arendt solo encuentra una explicación al terror nazi. Las mentes de aquellos hombres que la hicieron posible o que, sencillamente, permitieron que ocurriera, carecen totalmente cualquier tipo de juicio, poseen una grave insensatez radical que afecta a su capacidad para emitir juicios sobre lo que pasa a su alrededor.

  • Natalidad: Es uno de los puntos claves de la condición humana para esta pensadora, el hecho de que los hombres no son solamente seres mortales sino también seres nacientes. El nacimiento no sería para ella algo meramente biológico sino un inicio, el comienzo de del fenómeno de la existencia, el comienzo de un proceso nuevo.

  • Vida activa: Para Arendt, el quehacer de un hombre se divide en tres cosas: la acción, la labor y el trabajo.

  • La acción: Es el poder que posee el hombre para iniciar algo nuevo, distinto, original.
  • La labor: Mantiene una estrecha relación con aquello que conserva nuestro ser material a los procesos de consumo y producción que serían los que realmente estarían detrás del mantenimiento de la vida.
  • El trabajo: Constituye las actividades a partir de las cuelas producimos objetos que dan un carácter perdurable al mundo.

  • Pluralidad: El hombre está unido a los demás desde el principio y hasta el final y comparte con ellos las interrelaciones que forman la vida humana.

  • Poder: Se trata de la posibilidad de contar con otros a la hora de iniciar una acción que produzca algo nuevo

 

Pero, sin ninguna  su mayor aportación en el ámbito educativo se reduce a un único escrito llamado “La crisis en la educación” de una extensión de veinte páginas que se incluye dentro del libro “Entre el pasado y el futuro” (1954). En él, Arendt se da cuenta de que la educación norteamericana está atravesando un bache y necesita una solución.

  • Se pone de moda la idea de que es posible enseñar sin hacer referencia a lo que se está enseñando y, es precisamente por ese motivo, que la formación de los docentes comienza a subestimarse quitándole poco a poco autoridad a la figura del profesor debido, principalmente, a su falta de conocimientos.
  • El fin principal de la educación es conseguir la autonomía del niño y esto, supone un error para Arendt puesto que los niños, no son oprimidos cuando se les educa sino que, en su lugar, se les está enseñando todo aquello que pueden llegar a necesitar en su vida adulta. Al mismo tiempo y, como ya dije antes, se le resta autoridad a los profesores, ofreciéndole demasiada a los propios alumnos de manera que puedan ejercerla sobre sus compañeros.
  • Por último, para Arendt existe una teoría sobre el aprendizaje que afirma que, solo puedes aprender lo que has manipulado tú mismo, por lo tanto, el aprendizaje teórico pasa automáticamente a ser algo más práctico. Una vez aceptada la realidad de que lo que mejor saben hacer los niños es jugar, desaparece la barrera entre el esfuerzo, el trabajo y el juego puesto que los niños deben aprender jugando para que el conocimiento adquirido sea procesado correctamente.

De todo esto, Hannah Arendt extrae la conclusión de que los niños tienen como principal labor la de mantener, adaptar y mejorar el mundo en el que nacen y, para eso, deben adquirir los conocimientos ya existentes, es decir, los niños deberían aprovechar el conocimiento que van adquiriendo a lo largo de su vida y utilizarlo para mejorar el mundo en el que viven.

Para ello, lo primero que deben hacer las familias nada más ver nacer a sus hijos no solo es hacerse responsables de su correcta inserción en la sociedad sino también de hacer de mediadores entre ellos y el mundo al que en algún punto de su vida tendrán que enfrentarse solos.

Lo más importante para Arendt es que, es esa mediación llevada a cabo por los padres, los niños puedan aprender a amar el mundo en el que viven y así, una vez se hayan hecho adultos y responsables puedan criticar lo que hay a su alrededor con el único objetivo de mejorar.

Para concluir diré que, en mi opinión, estoy totalmente de acuerdo con las ideas que Arendt mantiene en relación a la educación. Lo primero que tenemos que hacer para conseguir una buena educación es que desde que nacen, los niños amen el mundo en el que viven y que, poco a poco, desarrollen ante él un gran espíritu crítico que les ayude a mejorarlo. No se puede utilizar a los niños como simples esponjas que absorben el conocimiento que nosotros mismos les transmitimos desde pequeños, porque, en realidad, son las nuevas personas que tendrán en su mano la oportunidad de adaptarse al mundo conservándolo y mejorándolo.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ

FUENTES:

http://hannaharendt.cl/index.html

http://www.institutoarendt.com.ar/

http://www.epdlp.com/escritor.php?id=2504

http://crisiseducativa.files.wordpress.com/2010/04/hannah-arendt-y-la-filosofia-de-la-educacion.pdf

 

Rosa Sensat

ROSA SENSAT

rosa sensat2.jpg  Rosa Sensat nace en Masnou (Barcelona) el 17 de junio del 1873 y con tan solo quince años ya ejercería de maestra en su pueblo natal. Más tarde, en 1914, es nombrada directora de la Escola del Bosc, la que sería la primera escuela al aire libre de Barcelona donde se podía poner en práctica su ideario pedagógico. Así, en 1931 sería nombrada directora del Grup Escolar Milá i Fontanals.

Destacando por su labor de divulgación de los principios de la escuela activa, escribe artículos y libros dando cursos y conferencias y participa en diversos congresos.

Finalmente muere en Barcelona el 1 de octubre de 1961 y, en su honor, cuatro años más tarde, se inician actividades de la asociación de enseñantes que lleva su nombre, entre sus fundadores destaca la figura de Marta Mata.

Aunque su mayor interés se centra tanto en la didáctica como en las ciencias, Sensat tenía una férrea idea acerca de la educación femenina, basada sobre todo en la preparación doméstica lo que, sin duda, puede parecer contradictorio si tenemos en cuenta la educación actual.

Aportó una serie de propuestas innovadoras a la manera de enseñar ciencias, una propuesta donde predominaba la práctica frente a la teoría, puesto que en ellas, Sensat enseñaba a sus alumnas a realizar “sus labores”, es decir, las instruía excluyendo del proceso de enseñanza – aprendizaje cualquier tipo de metodología experimental y/o salidas escolares.

El hecho de conocer diferentes realidades educativas le permitió educar en pro de una formación doméstica de base científica, una didáctica de las ciencias aplicada a todo tipo de tareas domésticas y, todo ello, usando una metodología experimental, beneficiando en gran medida esto al interés, motivación y, en consecuencia, participación de sus alumnas.

Debido a su dedicación al mundo de la enseñanza, Rosa Sensat fue honrada después de su muerte con la creación de una escuela que llevaba por nombre “Escuela de maestros Rosa Sensat”. Impulsada por Marta y Mata, comenzaba su andadura el 4 de octubre de 1965 en Barcelona, tratándose de una escuela clandestina en la que aproximadamente doce alumnos / maestros estudiaba sentados alrededor de una mesa.

Para comprender mejor la historia de Rosa Sensat debemos hacer una breve referencia a la maestra Marta Mata, quien convirtió una pequeña acción en el elemento clave de un profundo cambio en el terreno educativo, resumiendo su pensamiento sobre este en los siguientes puntos:

  • Defensora incondicional de la Educación Pública en toda su amplitud y profundidad
  • Impulsora de la renovación pedagógica en todas y cada una de las etapas del Sistema Educativo.
  • Creía en la necesidad de escuchar y contar con la participación de todos los implicados en la educación.
  • Apoyar la idea de para avanzar es necesario creer en la utopía de la educación

 

Según mi opinión, el trabajo de Rosa Sensat es muy interesante y, sin duda, me ha parecido una autora de referencia a tener en cuenta. Su enseñanza se basaba en enseñar a las alumnas las labores domésticas y, para ello, indago en diferentes métodos que había ido adquiriendo a través del conocimiento de otras realidades educativas. A pesar de que sus enseñanzas no se comprenderían en la actualidad, la escuela de maestros fundada en su honor, recoge algunas de las ideas que se deberían aplicar al Sistema Educativo de cualquier país.

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ PÉREZ

FUENTES:

- http://www.martamata.cat/unescocastella.pdf

- http://www.mecd.gob.es/revista-cee/pdf/esp-mm-balaguer-felip.pdf

- Marta Mata y Garriga: Una vida para la educación (PDF). Ministerio de Educación

 

La enseñanza: una profesión paradógica

LA ENSEÑANZA: UNA PROFESIÓN PARADÓGICA

ANDY HARGREAVES.jpg

“La enseñanza es una profesión paradójica. De todos los trabajos que son o que aspiran a ser una profesión, sólo de la enseñanza se espera que cree las habilidades y capacidades humanas que deben permitir a individuos y organizaciones sobrevivir y tener éxito en la sociedad del conocimiento actual. Al mismo tiempo se espera de los docentes que mitiguen y contrarresten  muchos de los inmensos problemas que crean las sociedades del conocimiento, tales como un consumismo excesivo, una pérdida del sentido de comunidad y la ampliación de las brechas entre ricos y pobres.”

Con esta idea empieza el primer capítulo de su libro “Enseñar en la sociedad del conocimiento” Andy Hargreaves.

Desarrolla este argumento diciendo que, hoy en día, la enseñanza, a pesar de ser una de las profesiones más importantes para la sociedad, es también la más desvalorizada de todas y la más atacad.

Además, por si esto no fuera poco, se carga a los docentes con la responsabilidad de construir un tipo especial de profesionalismo que no puede coincidir con el ya existente, es decir, en la sociedad de la información en la que vivimos inmersos, el profesor no puede enseñar lo que quiera, sino que debe basar su forma de enseñar en una serie de elementos clave tales como:

  • Promover el aprendizaje cognitivo profundo.
  • Aprender a enseñar de modos que no les fueron enseñados.
  • Comprometerse con el aprendizaje profesional continuo.
  • Trabajar y aprender en grupos colegiales.
  • Tratar a los familiares como socios en el aprendizaje.
  • Desarrollar y partir de la inteligencia colectiva.
  • Construir una capacidad para el cambio y el riesgo.
  • Promover la confianza en los procesos.

De todos ellos, deducimos que, lo principal en este tipo de profesionalismo es que los estudiantes sean capaces de alcanzar ciertos niveles de aprendizaje cognitivo, que creen conocimiento por ellos mismos y que sean capaces de aplicar dicho conocimiento y no solo memorizarlo y repetirlo.

Por supuesto, esto no es tarea sencilla para los docentes que tienen que, ahora más que nunca, llevar a cabo un aprendizaje permanente comprometiéndose e implicándose de manera continua para actualizar, controlar y revisar su propio proceso de aprendizaje.

Por lo tanto, sería aquí, donde incidiríamos de mayor manera en la formación del profesorado, ya que este no puede seguir basando su trabajo simplemente en sus carrera pre-profesional, es decir,  que una vez que hayan obtenido con éxito una titulación que les permite enseñar, deben seguir formándose de manera constante y durante toda su vida para mejorar en su tarea laboral aumentando así, la calidad de la educación tanto de sus alumnos como de él mismo.

Por supuesto, todo esto podría resumirse en la idea de que enseñar en y para la sociedad del conocimiento está íntimamente relacionado con un aprendizaje enmarcado dentro un repertorio cambiante donde la enseñanza se basa en la investigación, la formación y la autoevaluación continua de la profesión de modo que los docentes estén en permanente revisión de su metodología de trabajo y formación.

Personalmente considero que, Hargreaves tiene razón. Ponemos encima de los profesores mucha responsabilidad, ya que pretendemos que eduquen a nuestros niños para que aprendan a vivir en una sociedad del conocimiento donde sean libres y responsables pero, al mismo tiempo, estos profesionales se ven limitados por su propia formación y por los continuos ataques que le atesta la propia sociedad en la que se encuentran. Por lo tanto, como ya expliqué en mi entrada “Long life learning” los docentes, al igual que cualquier otro profesional, deben actualizarse de manera constante y permanente, para poder renovar sus conocimientos y aportarlos a la enseñanza aumentando inevitablemente la calidad de ésta.

 

FUENTE: “Enseñar en la sociedad del conocimiento” (Andy Hargreaves)

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ PÉREZ

 

Michael Fullan

                                                                MICHAEL FULLAN

MICHAEL FULLAN.jpg

 El canadiense Michael Fullan es visto como una eminencia a nivel mundial en el terreno de la reforma y el cambio educativo. Autor de varios libros, asesor de gobiernos y participante en importantes iniciativas de aprendizaje profesional docente es, además, decano del Ontario Institute for Studies in Education de la Universidad de Toronto.

Su tarea no se reduce solamente a su país de origen, ya que Fullan ha trabajo en países tales como Estados Unidos, Inglaterra, Holanda, Malasia, Tailandia, África del Sur y Chile.

Para Michael Fullan, la escuela es una comunidad de aprendizaje en la que la participación es un elemento clave para poder llevar a cabo el cambio, resaltando, a su vez, el empoderamiento que los profesores deberían tener dentro de dichas comunidades. Para que este poder se hiciera más real sería conveniente poner en marcha la “reculturización” interna de las escuelas, es decir, darle una vuelta a las prácticas docentes, remarcando la importancia que tienen tanto la innovación como la colaboración entre profesores y directivos.

En palabras del propio Fullan, los docentes "deben darse cuenta de la relevancia que tienen sobre el aprendizaje de sus alumnos y tomar sus necesidades antes de enseñar. Para ello, pueden reforzar las habilidades que están débiles, hacer autoevaluaciones a fin de mantenerse actualizados con lo que sus alumnos requieren... Tienen que sentir la motivación de ser buenos profesores".

Teniendo esto en cuenta entendemos que para Fullan sea tan importante que entre los profesores exista un “propósito moral” gracias al cual se hagan responsables del aprendizaje de cada uno de sus alumnos. Tan importante como implantar en las escuelas unas capacidades que tengan por principal objetivo desarrollar el conocimiento y las competencias necesarias para mejorar los resultados en particular y, por consiguiente, el Sistema Educativo en general.

Para él, luchar en pro de la escuela significa luchar para que los profesores sean capaces de trabajar juntos a favor de una mejora en su trabajo y puedan ver, de esta manera, como son capaces de lograr grandes resultados como el éxito de sus estudiantes o el cambio educativo.

Como ya dije antes, Michael Fullan es el autor de varios libros en los que el Sistema Educativo es el principal protagonista. En uno de ellos, concretamente en “La escuela que queremos”, comparte autoría junto con otro gran autor destacado dentro del terreno en el que nos movemos, Andy Hargreaves. Ambos analizan en el escrito la responsabilidad individual que tanto docentes como directivos poseen en la reforma educativa y, al mismo tiempo, le dan mucha importancia a la construcción de una cultura de trabajo donde la valoración y la apreciación del quehacer educativo de los docentes se haga realidad.

El libro estudia todos los problemas que tenemos que superar para poder alcanzar la escuela que queremos, una escuela por desgracia, muy diferente de la actual. Del mismo modo intenta llegar a una buena comprensión del mundo docente desde los puntos de vista profesional y personal. Observa con lupa, también, la diferencia entre el individualismo y el trabajo en equipo, poniendo en contraposición las ventajas y desventajas de cada uno.

En resumen, y bajo mi punto de vista, uno de los aspectos que más destacaría yo de Michael Fullan es, sin duda, la importancia que le da a la motivación que los docentes deberían tener para llevar a cabo su trabajo. Pienso que este factor es clave a la hora de realizar cualquier tipo de trabajo, pero más si el profesional en cuestión trabaja cara a cara con personas a las que ha de transmitir la pasión y el gusto por lo que hace.

Considero que Michael Fullan es un autor de referencia si nos movemos dentro del terreno educativo puesto que su trabajo es prácticamente inagotable en pro de una reforma educativa que logre que nuestra educación sea lo mejor posible.


FIRMADO: ANA MARTÍNEZ

FUENTES:

- http://www.educarchile.cl/Portal.Base/Web/VerContenido.aspx?GUID=3621dd77-3003-4abb-a110-dc8307f4da6d&ID=142936

- http://www.seraporlibros.net/152520/La-escuela-que-queremos

 

"La escuela que queremos"

"LA ESCUELA QUE QUEREMOS"

 

Como ya adelanté en mi anterior entrada, Michael Fullan y Andy Hargreaves plasmaron en una monografía todas sus ideas sobre cómo debería estar formado nuestro Sistema Educativo, bajo el título “La escuela que queremos”. Editada en el año 1996 por Amorrortu y reeditada en el 2000, es el resultado de un compendio de numerosos planteamientos acerca de la práctica educativa con el propósito de mejorar nuestra escuela a través del análisis de las condiciones en que se lleva a cabo el trabajo docente.

En este estudio se abordan distintos temas que son el resultado de diferentes investigaciones llevadas a cabo durante una etapa de veinte años en el terreno educativo. El libro se divide en varios capítulos que comprenden temas como la problemática educativa, los educadores totales, las escuelas totales, el profesionalismo interactivo y los lineamientos generales para la acción docente.

Como es evidente, este estudio exhaustivo del Sistema Educativo no se basa únicamente en el análisis de investigaciones y exploraciones de distintas referencias, también se fundamenta en la experiencia educativa vivida en escuelas de Canadá, Estados Unidos e Inglaterra, es decir, países con una realidad educativa muy distinta a la nuestra. A pesar de esto existen, por supuesto, una serie de principios comunes.

Por todo esto, Fullan y Hargreaves elaboran una lista de problemas a paliar en el ámbito educativo.

  • La sobrecarga: Existen infinidad de problemas en la sociedad que, inevitablemente, acaban viéndose reflejados en las aulas puesto que el grupo de alumnos que forma cada una de ellas supone una mini sociedad. Estos problemas deben ser paliados y/o tratados antes de enseñar cualquier otra cosa, puesto que si no es así, el aprendizaje no habrá tenido sentido alguno.

Este problema es tremendamente importante puesto que si no se hace frente a esa situación inicial con éxito, se puede caer en el agotamiento prematuro, algo que, sin duda alguna, empobrecería notablemente la calidad de la educación.

  • El aislamiento: Es decir, una escasa relación con los compañeros de trabajo, o lo que es lo mismo, con los demás profesores. Esto, acarrearía una notable limitación al acceso de nuevas ideas y, por tanto, soluciones ya que se estaría interponiendo un muro a la hora de intercambiar tanto críticas como recursos pedagógicos.
  • El “mito colectivo”: Los maestros poseen un lenguaje común para referirse a su tarea profesional tanto juntos como de manera individual. El problema surge cuando se impone el trabajo de equipo por encima del otro, sin tener en cuenta lo valioso que puede resultar trabajar en solitario en ocasiones.
  • La capacidad desaprovechada: Para reconocer este problema habría que recurrir a abrir las aulas a los demás, arriesgándonos, evidentemente, a que estos encuentren la excelencia o más prácticas. Es decir, estaríamos exponiéndonos a las críticas de una sociedad que pretende alcanzar una educación de calidad.

Una vez dicho esto, creo que otro de los capítulos más destacables del libro, teniendo en cuenta el tema que nos ocupa en esta materia, sería el referido a los educadores totales.

En este terreno Fullan y Hargreaves tienen claro que, para ambos, todo educador posee los siguientes aspectos:

  • La intención del docente: La docencia es una profesión tan técnica como moral, ya que, en ella, tienen la misma importancia las acciones como los juicios que deben tomar en cada momento los profesores. Pero, además, debemos tener muy presente el hecho de que los docentes forman una parte fundamental en el desarrollo de muchos niños y niñas debido a lo que su liderazgo y su desarrollo profesional debe ser muy cuidado.
  • El docente como persona: Antes que profesor, son personas, por lo tanto, hay que establecer una conexión entre su labor profesional y su vida.
  • El contexto de la enseñanza: La enseñanza es un mundo en constante movimiento y cambio que cuenta con tres aspectos fundamentales. El primero, a existencia de estrategias que ayuden a superar las distintas situaciones; segundo, el realismo y la practicidad son dos valores muy importantes en el maestro; tercero, características a las que cualquier docente debe enfrentarse en mayor o menor medida como serían, el tamaño de la clase, el tiempo, el currículum, etc.

Como conclusión y, a modo de opinión personal, considero que esta monografía es de notable relevancia a la hora de entender nuestro Sistema Educativo. Aunque, evidentemente, el profesor también es defendido y analizado y, para la materia de Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado, este dato es muy importante.

  LA ESCUELA QUE QUEREMOS 2.jpg

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ PÉREZ

FUENTE:

- http://www.mejorascontinuas.cl/pdf/material_de_apoyo/mejor_gestion_escolar/la_escuela_que_queremos_fullan_y_hargreaves.pdf#page=29

- http://www.textale.com/component/option,com_textupload/Itemid,128/id,17827/task,view_text/

 

Me vuelvo a montar en el tren para dirigirme a la segunda parada

viajar_en_tren_med.jpg