Última parada: Medios de comunicación

Última parada: Medios de comunicación

Última actualización de en Ana

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

En la última parada, antes de llegar a mi destino, me asaltaron los diferentes medios de comunicación, a través de los cuales pude entender cual era la situación real de los docentes y si esta debía o no ser mejorada. También aprendí que para que un Sistema Educativo funcione bien es necesario educar con una base sólida y firme.

La desmotivación de los docentes

LA DESMOTIVACIÓN DE LOS DOCENTES

Para continuar con el portafolios he optado por comenzar a analizar la realidad con la que se encuentran los docentes a día de hoy en nuestro país a través de la prensa y cualquier otro medio de comunicación.

La primera noticia relevante que he encontrado es del año 2012, concretamente del pasado 28 de noviembre y está extraída del periódico La voz de Galicia. A pesar de que ya han pasado más de cinco meses desde su publicación, considero que la situación docente continua siendo la misma, por ello me pareció muy interesante comentarla.

El titular de dicha suceso es claro y breve “Los profesores españoles se sienten desmotivados y poco valorados”. Posteriormente, en el cuerpo de la noticia nos explican con mayor detenimiento el motivo de esto.

Los profesores/as españoles se encuentran totalmente desmotivados y poco valorados en su labor profesional debido a los recortes que tanto Gobierno como comunidades autónomas están aplicando en todo el país. Recortes cuyas consecuencias más negativas para esta profesión son el cese de la contratación de docentes interinos y la reducción del sueldo, que, a su vez, tienen sus respectivas consecuencias tales como un significativo perjuicio en la calidad de la enseñanza, perjudicial tanto para profesores como para alumnos.

Si ya antes era un hecho en los centro escolares que los profesores/as impartieran clases que no pertenecían a su especialidad, ahora ese problema se agrava llevando inevitablemente a una pérdida de la calidad para los estudiantes.

Pero, como ya podíamos suponer, estos no han sido los únicos cambios, también debemos destacar el aumento de alumnos/as por aula en un 24,86% en más de cinco estudiantes y en un 25,20% entre tres y cinco. Esto, tal y como prometía el gobierno, no perjudicaría bajo ningún caso a al calidad de la enseñanza, pero el colectivo docente dista mucho de esta opinión, puesto que a mayor número de alumno/as por aula, menos nivel de atención individualizada para cada uno de ellos.

Para comenzar a exponer mi opinión sobre esta noticia, considero notablemente importante recalcar el propio titular: “Los profesores españoles se sienten desmotivados y poco valorados”. Como futura pedagoga, considero la educación como uno de los terrenos más importantes con los que puede contar una sociedad, puesto que una sociedad sin educación sería completamente maleable. Desde el principio, los recortes en este sector me parecieron una locura, puesto que, a pesar de ser evidente que ante una crisis como la que tenemos sobre nosotros es absolutamente necesario actuar de inmediato, considero que la educación debería ser una de los sectores menos castigados.

El hecho de que el equipo docente de nuestro país se sienta poco valorado y, en consecuencia, desmotivado, es una pelea que debemos tener muy en cuenta. Ningún profesional, sea del campo que sea, debería llegar a verse desmotivado en su labor bajo ningún concepto, pero, si hablamos de una persona cuyo trabajo consiste en enseñar a otros y, en cierto modo, motivarles para el éxito, estamos ante un problema. Un docente poco motivado puede ser la causa directa del fracaso de sus alumnos/as, mientras que uno motivado puede tener las ganas y optimismo suficiente como para enfrentarse a cualquier reto y ayudar a sus alumnos/as a encontrar la motivación.

En resumen, opino que los recortes están afectando gravemente a nuestro Sistema Educativo y poniendo a los docentes en un lugar de desprestigio social enorme que en absoluto se merecen y el hecho de que esta noticia sea de finales del pasado año pero todavía a día de hoy se pueda considerar como actual, es una señal de que estamos perdiendo la batalla planteada anteriormente.


FIRMADO: ANA MARTÍNEZ PÉREZ

FUENTE: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/11/28/profesores-espanoles-sienten-desmotivados-poco-valorados/00031354129596916246446.htm?utm_source=buscavoz&utm_medium=buscavoz


El Defensor del profesor recibe más de 4000 denuncias en España

EL TELÉFONO DEL DEFENSOR DEL PROFESOR RECIBE MÁS DE 4000 DENUNCIAS EN ESPAÑA 

En esta ocasión voy a comentar una noticia que me ha parecido cuanto menos alarmante desde que la vi. La frase que lo encabeza dice lo siguiente “El teléfono del defensor del profesor recibe más de 4000 denuncias en España” y el cuerpo es casi más alarmante que el propio titular.

A pesar de la antigüedad de la noticia, consideré importante incluirla en mi portafolio desde un primer momento, puesto que de esta manera podemos darnos cuenta de la gravedad del asunto que en ella se trata ya que, este titular tiene como fecha el veintinueve de noviembre del dos mil siete, y, como podremos comprobar posteriormente en una de mis siguientes entradas, este problema sigue presente en nuestras escuelas. Por lo tanto, los docentes llevan un mínimo de seis años sufriendo situaciones de conflictividad como las explicadas a continuación.

La memoria 2007 del Defensor del Profesor (DF), órgano creado tan solo dos años antes como impulsado por el Sindicato ANPE, deja patente el deterioro de nuestro Sistema Educativa en lo que a la autoridad docente se refiere, registrando hasta 4603 llamadas de docentes que padecen en mayor o menor medida una situación de conflicto originada tanto por sus propios alumnos/as como por los padres y madres de los mismos.

El Defensor del Profesor es, como ya mencioné en el párrafo anterior, un órgano de ámbito naciones que brinda apoyo social, psicológico, jurídico o de intermediación entre los docentes y cualquier persona con la que puedan tener problemas en el terreno laboral. Entre todas las denuncias recibidas, el mayor porcentaje – un 70% - viene dado por la dificultad ante la que se encuentran por no poder impartir clase debido a un grupo de alumnos/as alborotadores.

Para Inmaculada Suárez, la coordinadora del Defensor del Profesor a nivel estatal, la situación es muy grave y lo peor de todo es el motivo principal de las denuncias de los docentes. No se puede permitir que un grupo reducido de alumnos/as no solo sean capaces de prohibir al docente impartir su clase con normalidad sino además que lo insulten y/o amenacen. Ante esta situación límite la mayoría del equipo docente con el que contamos en las escuelas públicas de nuestro país opinan con resignación que esta coyuntura no cambiará.

Por este motivo, Suárez no solo reclama más protección por parte de la Administración sino también más apoyo de los padres, ya que el contexto en el que estaban viviendo en estos momentos muchos docentes de nuestro país puede provocar depresión, ansiedad y constantes bajas laboral por lo tanto, y teniendo siempre en cuenta que, a pesar de que la gran mayoría de las denuncias se refieren a centro educativos de secundario también existe un reducido porcentaje de primaria, habría que empezar de cero y darles más autoridad a los profesores/as desde un principio para no dar pie a ningún tipo de comportamiento inadecuado por parte de los alumnos.

Aunque por supuesto la situación de los padres ante este conflicto tiene dos facetas bien deferencias. Por un lado, están aquellos padres que apoyan a los docentes y marcan a sus hijos unos límites y, por otro lado, tenemos a aquellos progenitores para los que sus hijos dicen la verdad más absoluta y no puede existir otra versión, incluso llegan a ponerse violentos con el docente delante de los menores dando así un pésimo ejemplo de comportamiento. Otro tanto e lo mismo ocurre con los directivos de los centro que bien pueden posicionarse a favor de los padres como de los docentes.

Todo esto me lleva a una reflexión muy crítica sobre dicho asunto. En mi opinión el respeto a las personas es lo primero, ya sea un alumno/a, un docente, un padre o un directivo, lo primordial en cualquier tipo de relación es, repito, el respeto. Si esto se cumpliera, tendríamos la mayor parte del problema ante el que nos encontramos, resuelto. No considero que haya que enseñar los valores en los centro públicos porque bajo mi opinión estos ya están incluidos en el currículum oculto de cualquier etapa educativa, sería suficiente con llevar a cabo dinámicas entre los niños/as que favorezcan y fortalezcan el respeto entre las personas.

Por supuesto no podemos obviar el hecho de que esta no es la única solución a tener en cuenta, sin duda, la Administración debería poner más de su parte y ofrecer a los docentes todo el apoyo que sea necesario para conseguir acatar esta difícil situación con la mayor brevedad posible. Los padres tampoco son ajenos a este tipo de medidas, a pesar de que nadie les niega la creencia en sus hijos deben entender que los profesores/as usan toda su profesionalidad para tratar con esta situación.

En resumen, esta funesta situación podría resolverse si todas las partes pusieran de su parte, sobre todo docentes, padres y Administración, teniendo en cuenta que ellos son los adultos y por tanto los que deben tomar las riendas de la situación e imponerse.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ PÉREZ

FUENTE: http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2007/11/29/00031196359930595176738.htm?utm_source=buscavoz&utm_medium=buscavoz

 

 

El respeto a la autoridad del profesor

 EL RESPETO A LA AUTORIDAD DEL PROFESOR

Como ya he comentado en una de mis estradas anteriores, los docentes se enfrentan día a día a situaciones conflictivas provocadas tanto por sus propios alumnos, como por los padres y madres de estos. Seis años, como mínimo, son los que nuestros profesores llevan luchando contra esta realidad cada vez más difícil de subsanar.

En esta noticia, extraída de la página web "El día.es" , se nos vuelve a mencionar, al ya conocido Defensor del Profesor, el cual mientras en el año 2007 recibía un total de 4000 denuncias por parte de docentes por casos de conflictividad, durante el curso 2011-2012, recibía un total de 3352, elevando la cifra desde el año 2005 hasta la actualidad a un total de 21564 denuncias. Esto es, sin duda, alarmante y muy grave.

Los profesores y profesoras de nuestras escuelas se sienten enormemente desprotegidos y débilmente apoyados desde la Adminitración hasta la propia dirección del centro. Su descontento se afianza a causa de los alumnos conflictivos que estudian en los diferentes centros educativos y que hacen casi imposible que los trabajadores de la educación lleven a cabo su labor. Esto se traduce inevitablemente y, tal y como dice la noticia en un "constante desafío entre los profesores que sufren los maltratos y los alumnos que se sienten demasiado protegidos o respaldados por sus padres y algunos compañeros".

Para lograr que los docentes sean capaces de preservar su autoridad y de terminar con estas situaciones, el autor de esta noticia, José M. Clar Fernández, propone una solución tajante. La implantación de una ley que apoyara al tiempo que respaldara la autoridad que los docentes están perdiendo poco a poco y que, por derecho, es pertenece.

Una ley que agrupara los diferentes tipos de agresiones que se pueden dar a docentes, tanto por parte de los alumnos como por parte de los progenitores de estos y que las penara como un atentado a la autoridad considerando como castigos desde multas hasta, incluso, penas de cárcel.

Como yo misma apunté en mi entrada anterior, Clar Fernández asume que el respeto es la base fundamental y prioritaria que se debe afianzar para que este tipo de situaciones no ocurran, puesto que un alumno/a que no tenga una casa donde se le haya inculcado como principal valor el respeto por los demás, sean estes quien sean, estará perdido y será un, en palabras del autor, "delincuente de la ciudadanía".

Ante esto, debo decir que estoy plenamente de acuerdo con este artículo, tal vez el establecimiento de una ley que proteja a nuestros docentes sea la solución más eficaz y efectiva para asegurar la desaparación de este tipo de situaciones conflictivas puesto que, por lo que estamos viento, la enseñanza del respeto desde el hogar esta fallando estrepitosamente.

Lo más importante es, sin duda, que los docentes recuperen esa autoridad perdida y que se sientan tan apoyados como valorados en su puesto de trabajo y eso solo hay una manera de conseguirlo. Por supuesto, no podemos olvidar que, a pesar de recurrir a leyes para paliar estas problemáticas, siempre existirán los alumnos/as rebeldes y sin respeto alguno para con los demás que desafiarán toda autoridad que les venga por delante pero, si en ese momento hay un buen sistema de poder que respalde a los profesores/as que se encuentran cara a cara con este alumno/a, y se castigue y penalice al estudiante seremos capaces de acabar con las miles de denuncias que recibe el Defensor del Profesor.

Obviamente, no podemos olvidar el papel tan importante que asumen con respecto a este tema las familias de los niños/as, por lo tanto, propongo fomentar la transmisión de valores como este mediante dinámicas o charlas que sirvan para concienciar a todos los implicados.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ 

FUENTE: 

http://eldia.es/2013-01-31/OBSERVADOR/14-respeto-autoridad-profesor.htm

 

Un fallo docente desde la base

UN FALLO DOCENTE DESDE LA BASE

Continuo analizando las actualidad que recogen los periódicos online. En esta ocasión, estudiaré detenidamente una noticia alarmante que debería preocupar a todo el Sistema Educativo de nuestro país.

El titular lo recoge fielmente el título de esta entrada “Un fallo docente desde la base”. Y, según mi punto de vista, este título tiene una doble connotación que explicaré más adelante. (Oposiciones / formación docentes)

Pilar Álvarez, autora de dicho artículo, comienza exponiendo lo que ocurrió en las oposiciones para docentes que Madrid llevó a cabo en el año 2011, en las que el 86% de los examinados suspendió una prueba en la que se recogían preguntas sobre conocimientos que debe poseer un alumno/a de sexto de primaria. Esta realidad es, cuanto menos, preocupante.

Para ofrecernos más datos sobre este hecho, la autora nos menciona algunos de los errores cometidos como, por ejemplo, la mayoría de los aspirantes al puesto no fueron capaces de responder a preguntas tales como que tipo de animal es una serpiente, cuál es la longitud de una circunferencia con un centímetro de radio o cuál es el significado de escrúpulo.

Hechos como este dejan de manifiesto que España tiene una asignatura pendiente en al formación de sus docentes pero además es necesario preguntarse si nuestros profesores y profesoras reciben la mejor preparación para el cargo que van a desempeñar. Si son correctamente elegidos o si reciben el apoyo necesario por parte de las Administraciones.

Álvarez recoge la declaración de Rosalía Aranda, decana de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que afirma que “la preparación de los maestros comienza en las facultades, pero la de los ciudadanos arranca mucho antes. Es fácil echar la culpa al último, pero arrastramos déficits previos.”

Los resultados extraídos de este examen, no se limitan únicamente a la falta de conocimiento sino también a las de ortografía. Ante este hecho Francisco Imbernón, autor ya mencionado anteriormente en mi portafolios, confiesa que la formación docente es realmente superable, criticando al mismo tiempo que los planes de estudio se diferencien tan notablemente de una facultad a otra y también la impartición de una formación demasiado teórica y general, en lugar de práctica.

La solución propuesta por Imbernón pasa por la implantación de un equivalente al MIR en laprofesión docente que se lleve a cabo una vez realizadas las oposiciones para que los docentes sean capaces de terminar correctamente su formación. Al mismo tiempo reclama un reconocimiento social y económico para los docentes, ya que la situación dista mucho de lo que se pide, es decir, más horas trabajados con salarios más bajos.

Por supuesto, los docentes también alzan la voz ante esta situación, por ejemplo, Nievez Díaz, profesora interina de educación especial en Madrid que se presentó a las oposiciones del año 2011 en esta misma provincia, defiende que los docentes deben recibir formación tanto antes de acceder a su puesto laboral como durante el desarrollo de este. El problema de todo esta situación es que los fondos públicos para la formación continua de los maestros ha sufrido recortes considerables durante la crisis, unos 2000 millones en sueldos en el año 2010.

Como dije antes, el titular “Un fallo docente desde la base” tiene una doble connotación. Pues bien, por un lado considero que el fallo se encuentra en dos pasos importantes a lo largo del proceso formativo de los docentes.

Por un lado, los docentes son, en primer lugar, ciudadanos y el hecho de que cualquier persona que se presente a unas oposiciones, sean para maestro o no, no hayan adquirido las competencias requeridas en los niveles básicos es realmente preocupante. Esto implica que el Sistema Educativo en general esta fallando, consiguiendo que los alumnos/as no interioricen los conocimientos sino solo los memorice para las pruebas correspondientes. Con esto quiero decir que las preguntas en las que estos docentes fallaron, deberían haber sido respondidas correctamente si la educación no fallara en los niveles más bajos. El problema no se resume simplemente en un fallo en la formación docente sino en un fallo en la educación en general.

Por otro lado, hay un problema grave en la formación docente. Toda persona que vaya a enfrentarse a la educación de nuevas generaciones debería poseer los conocimientos básicos para poder transmitirlos adecuadamente. Como resaltaba Imbernón, la formación docente esta basada en una teoría general, es decir, que es posible que se den por sentado cosas básicas como en las que han fallado los docentes de esta noticia.

La educación es, según mi punto de vista, una de las profesional más importantes que tiene un país, puesto que esta en las manos de nuestros docentes la educación de las nuevas generaciones, al igual que su preparación y formación. No podemos permitirnos que una persona cuya responsabilidad es transmitir conocimientos a los más jóvenes no posean las competencias básicas.

La solución es sencilla: Es necesario ponerle una mayor atención a la situación actual de nuestra educación desde los niveles inferiores a los más altos. No podemos dejar al azar ninguna etapa educativa, debemos luchar por conseguir y mantener la calidad educativa.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ

FUENTE: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/03/14/actualidad/1363297944_043059.html


Nos disponemos a bajar del tren y reflexionar sobre nuestro aprendizaje.

reflexion.jpg