4.2...que lleves tu falda y también mis pantalones

Esta frase hace referencia al posicionamiento de cada uno en la relación y al "rol" que adopta en la misma. El configurarlo bajo la misma es un guiño en cierta forma a la rotura de estereotipos existentes en cuanto al rol mujer-hombre o macho-mujer antigüamente existente.

Todo lo establecido hasta el momento, va a marcar en cierta medida como somos/seamos puesto que dichas decisiones parten de nosotros mismos. Indudablemente por otra parte, nuestra forma de ser puede verse influida por el mismo proceso y contextos en los que nos vayamos situando; por lo tanto podemos ir cambiando poco a poco, no me veo de la misma forma que era cuando tenía 18 o 21 años y dudo que dentro de 10 siga siendo igual, es un proceso de maduración personal y profesional que hace que todo el entramado descrito cambie.

 

Dime como actúas y te diré como eres

He hablado ya de los diferentes modelos que pueden dirigir nuestra práctica educativa y orientadora en las aulas puesto que, como hemos dicho previamente, son guías para la práctica, mapas de ruta que nos encaminan; por ello considero que el seguir unos u otros marca también cómo somos como profesionales. Por ello me gustaría dedicar este pequeño espacio para reflexionar sobre los distintos tipos de profesionales que podemos encontrar según las características del proceder práctico de los mismos, proceder que a su vez marca muchas otras cosas (estrategias, relaciones, comunicación etc.)

Empezaré dicha clasificación teniendo en cuenta las aportaciones de Moreno Olmedilla (2004):

  • Burocrático: Cumple estrictamente aquello marcado por la lei, sin la existencia de espontaneidad ni apoyo real sino que únicamente se actúa para realizar las obligaciones marcadas.
  • Experto consultor: El asesor es visto como un "ente cualificado", o de status superior, para la resolución de problemas por lo que es en estos momentos cuando se acude a él.
  • Dinamizador: El asesor promueve espacios y acciones que favorezcan la interacción en la institución y en la comunidad en la que están enmarcados con la finalidad de mejorar la educación. Las relaciones, por lo tanto, no tienen el matiz forzoso o de distancia marcada por las categorías anteriores sino que son más cercanas.
  • "Amigo crítico": la relación deja de lado los status para pasar a una horizontalidad en la que el asesor apoya y ayuda a los docentes de forma continua, para ello las relaciones y el contacto son muy importantes.

Siguiendo a Fernández Sierra (1995) puedos distinguir los siguientes papeles:

  • Técnico operario/reparador: Como su propio nombre indica el asesor actúa "corrigiendo" las dificultades individuales que pueden surgir en el centro. Las relaciones con el profesorado pasarían a un segundo plano puesto que actúaria fundamentalmente "diagnosticando" al alumnado.
  • Colaborador animador: El asesor coopera de forma activa con los docentes y fomenta la participación, además, de las familias.
  • Trasnformador, investigador: En este caso, su labor pasa a ser la de implicar a todos los agentes educativos y comunitarios para reflexionar sobre la práctica, mejorando de esta forma la misma. Supone la apertura de los centros a toda la comunidad.

Según Imbernón (2004) podemos encontrarnos con:

  • Expertos infalibles: La labor del asesor es fundamentanlmente reactiva, la relación es unidireccional puesto que el profesorado acude a él considerándolo una "fuente de conocimientos" para que solvente los problemas.
  • Prácticos reflexivos: La relación establecida con los docentes es bidireccional, trabajando de forma colaborativa y proactiva. Por ello, la comunicación y la empatía ocupan un lugar muy importante.

De esta forma se marcan los lazos entre la práctica y la teoría (los modelos), como se puede observar las clasificaciones tienen aspectos en común (apertura o no, colaboración o colegialidad, espontaneidad y burocracia etc.). Sin duda alguna no debemos olvidarnos nunca de que debemos "trabajar con" y no "intervenir sobre", aunque por otra parte considero que, al igual que con los modelos, no podemos tachar nunca ninguno de estos "papeles" por que nunca sabemos en que escenario nos puede tocar "actúar" y a que tipo de obra tendremos que hacer frente, debemos buscar siempre anclajes que nos permitan dirigirnos hacia la colaboración y la dinamización de las personas que rodean para crear un buen angranaje que facilite el desarrollo de uno de los derechos más preciados con los que contamos, pero sin olvidarnos que muchas veces contaremos con situaciones en las que será necesario caminar despacio y sin desesperarse por que es de esta forma como lograremos ser reconocidos y demandados por la comunidad.

Construcción del rol de Asesor/a

Siguiendo con lo tratado en los blogs anteriores, he encontrado un documento muy interesante sobre la construcción del rol de asesor/a, para ello adjunto el siguiente documento en el que he intentado reflejar y reflexionar los más importante.

Toda la información contenida en dicho documento deriva de la siguiente página: http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/89/cd/m1/4.2.htm

Rol del asesor