4.6...alcanzar "tu jardín con enanitos"

El tiempo ha pasado y si algo hemos dejado de ser es esos niños de 17 años tonteando, la cosa se ha ido poniendo seria y como cualquier pareja tenemos una serie de aspiraciones en mente. De momento una de ellas está a la vuelta de la esquina: Irnos a vivir juntos! (DESEADNOS SUERTE POR FAVOR!a quién se le ocurre en estos tiempos de crisis!Money Mouth)

 

En el futuro inmediato del asesoramiento tenemos también unos planes o metas que cumplir:

Centro, profesorado y aula

Afrontar la mejora de la educación desde el asesoramiento es, siguiendo a Moreno Olmedilla (2004), "trabajar juntos a lo largo de un costoso y fascinante proceso de autorrevisión de las diferentes dimensiones organizativas y curriculares del centro". Pues de esto es de lo que pretendo hablar hoy....

Al fin y al cabo mejorar la educación es hacer educación por lo que el núcleo duro de la acción asesora en el centro educativo se situaría en torno a los aspectos curriculares que, hoy en día, son además guías de acción, elementos para la atención a la diversidad y la adaptación a las características contextuales.

De esta forma la labor del asesor en el centro está encaminada a provocar la colaboración y acompañar durante el proceso de la autorrevisión citada por Moreno Olmedilla, por lo que legislativamente se ha instaurado la orientación en los centros a tres niveles: centro, profesorado y aula. 

Para trabajar en cada uno de estos debemos antes conocer el modelo organizativo de la Orientación que poseemos, este, se rige por cuatro documentos fundamentales:

    - Decreto 120/1998 del 23 de abril, por el que se regula la orientación educativa y profesional de Galicia.

    - Orden del 24 de julio de 1998, que especifica la organización y funcionamiento del servicio mencionado.

    - Decreto 374/1996 del 17 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento orgánico de las escuelas de educación infantil y de los colegios de educación primaria.

 

    - Decreto 324/1996 del 26 de julio, por el que se aprueba el Reglamento orgánico de los institutos de educación secundaria.

Los dos primeros documentos hacen referencia a la normagtiva vigente sobre los servicios de orientación a nivel de centro (Departamentos de Orientación) y de los servicios externos (Equipos de Orientación Específicos) miestras que, en los dos siguientes se regula el nivel de aula, la orientación realizada en la tutoría en Educación Infantil y Primaria y en Secundaria.

Tutoría y Departamento de Orientación serán pues servicios internos al centro, es decir, formados con personal de la propia institución educativa, conocedores de la realidad, limitaciones y potencialidades de la misma. Los Equipos de Orientación Específicos son servicios externos, localizados fuera de la institución y formados por personal especializado en cada una de las áreas específicas de intervención.

1. A nivel centro, las relaciones se llevarán a cabo fundamentalmente con el Equipo Directivo, con los que se deberá reflexionar acerca de las siguientes cuestiones:

         a. Evaluación de las necesidades educativas del entorno.

         b. Elaboración de  documentación  institucional:  Finalidades,  Proyecto  Curricular, Plan Anual de Centro, Memoria Anual, etc.

         c. Programas  y  planes  de  Atención  a  la  Diversidad:  Refuerzo  Educativo  Adaptación Curricular, Evaluación Psicopedagógica, etc.

Para llevar a cabo dichas funciones el asesor debe promover un clima de colaboración y de comunidad de aprendizaje mediante actividades formativas, siempre teniendo en cuenta que no se debe llegar a un centro y “revolucionarlo” ya que el efecto con el que nos vamos a encontrar va a ser una negación total hacia la figura del asesor, por lo que poco a poco deberá ir creando un clima de confianza, mediante el diálogo y la escucha activa, acercándose a la realidad del centro y debatiendo sobre la misma con el equipo directivo, anclándonos en pequeños avances y caminando hacia la realización de intervenciones sistémicas con las que se encuentren comódos, favoreciendo la conexión entre centros para la difusión de prácticas con resultados óptimos y el acompañamiento en el proceso de realización de los documentos del centro apoyando la reflexión y  adecuación de los mismos.

En torno a los documentos del centro, se deberá clarificar, consensuar y tomar decisiones acerca de  la concepción de enseñanza con la que se identifique el centro educativo en concreto, las intenciones educativas que guían su acción, los contenidos y metodología que la orientan, el sentido de la evaluación…

2. Equipos docentes y Departamentos Didácticos, a los que debemos asesorar y apoyar, con la finalidad de aglutinar las actividades del centro y fomentar el trabajo en equipo y la lucha por objetivos comunes, en las siguientes cuestiones:

             a. Evaluación de  las  necesidades  educativas  de  los  alumnos,  con  el fin de  ajustar las programaciones docentes.

             b. Procesos  de enseñanza-aprendizaje:  significatividad,  funcionalidad,  interactividad, etc.

             c. Procesos de evaluación del aprendizaje (inicial, continua y final) y de la enseñanza.

             d. Acción Tutorial y orientación vocacional.

En este ámbito de actuación es importante acercarse a los docentes de forma paulatina, estableciendo vínculos de conexión y dinamizando la convivencia en el centro hasta crear un clima de confianza en el que los profesores lo vean como un igual dado que muchas de las problemáticas en cuanto a las relaciones profesores y asesores depende (además de la personalidad de cada profesional en sí) de la visión que unos sobre otros, especialmente de la visión que los docentes tengan de la llegada del asesor al centro.

Una vez logrado un clima de confianza es muy importante que el asesor busque integrar las voces de los docentes y sus esfuerzos en torno a la mejora de las practicas educativas.

Un aspecto interesante podría ser comenzar a trabajar en el PAT o en el Proyecto de Convivencia ya que, además de mejorar procesos de enseñanza-aprendizaje, son elementos que llevan a los profesores a mayores reflexiones sobre el centro, alumnado, necesidades y problemáticas, y la búsqueda de formas para atajar las mismas.

3. El nivel aula consideramos que es el foco fundamental, pero a su vez es en el que con mayor precaución se debe acceder dado que el profesorado comunmente se siente amenazado en dicho espacio, como si fuese una intromisión en algo privado, además de considerarse experto en su labor. En este ámbito la labor principal debiera ser colaborar con el profesorado/tutores  para que este "ejecute las propuestas del departamento" y prevea las ayudas pedagógicas pertinentes para cada grupo de alumnos y en cada tipología de tarea, las aplique de forma pertinente y las modifique cuando sea preciso (responder al principio de individualización y heterogeneización de la enseñanza).

Se trata de un proceso de capacitación o empoderamiento del profesorado basado en el análisis de la propia práctica docente, en la investigación en el aula y en la reflexión compartida y consensuada en y sobre la acción educativa, de acuerdo con la realidad del centro.

 Como podemos observar, en la legislación y realidad, orientación y asesoramiento son prácticas que en un centro educativo prácticamente se solapan puesto que, como acabamos de ver, las tareas a realizar no son sencillas ni rápidas por lo que han sido prácticas emparentadas poco a poco lo que considero que ofrece una mayor riqueza a la hora de trabajar y ayuda a entroncar un poco todas las actuaciones y conocimientos haciéndolos mucho más ricos y ofreciendo diferentes perspectivas.

Lo anteriormente descrito son tan sólo algunas de las funciones y/o actuaciones a las que nos debemos enfrentar, describir cada una de ellas en profundidad podía convertirse en otro portafolios por lo que considero que esta muestra debe servir para reflexionar como cada nivel está construído sobre el otro y, por lo tanto la importancia de unos buenos cimientos para que "no se vengan abajo todos los pisos". Es evidente que la relación e implicación con los tutores/profesores en la creación del Plan de Acción Tutorial va a afectar al desarrollo del mismo en el aula y, a su vez, los acuerdos en cuanto a la concepción de la enseñanza a nivel centro afectarán a los restastes niveles.

La unión hace la fuerza y, hoy más que nunca debemos estar unidos y trabajar codo con codo para que nuestras escuelas sean lo mejor que puedan ser, visto lo visto, nadie "de arriba" nos va a ayudar a esto asique sólo quedamos nosotros mismos y nuestro "buenhacer"!!

image

 Por otra parte, si hace 6 años nadie diría que nos iríamos a vivir juntos, después de los pasitos que hemos ido dando...quien sabe... quizá lleguemos a:

Casarnos...

image

...Al Jardín con enanitos

image

 

 

 

 

 

 

 

Y hasta quizás consigamos entre todos nosotros:

Comprender y redireccionar las prácticas de asesoría

Las reformas educativas acometidas en nuestro país, de forma acelerada y desarraigada, se traducen en políticas estructurales y educativas que cada nuevo gobierno va cambiando a su antojo en ausencia de un consenso y un pacto educativo que posibilite el arraigo de las mejoras. Además considero que tal y como Domingo Segovia expone debemos "repensar qué hacemos y hacia donde vamos", es decir, debe existir una mayor reflexión (a todos los niveles) para que todo lo que se lleve a cabo sea significativo y tenga posibilidades reales de reconstrucción y adaptación de la realidad que nos rodea. Por otro lado también es necesario eliminar la jerarquización de las prácticas de asesoría que "tanto daño" han supuesto a esta nuestra profesión para construir opciones más cercanas que verdaderamente permitan el Liderazgo, el apoyo y la asesoría.   

  Por lo tanto, es necesario redireccionar las prácticas que se están acometiendo en nuestros centros educativos para perseguir la calidad y el cambio en educación, y esto sólo es posible si se trabaja el asesoramiento desde una visión democrática y colaborativa-cooperativa puesto que esto permitirá una mayor adaptación a las características y necesidades particulares de cada centro, siendo importante en esta tarea un sistema de apoyo sólido e integrado.

Para ello, Domingo Segovia hace un repaso por los diferentes modelos que pueden emplear los profesionales que conforman dicho sistema de apoyo, clarificados en el siguiente mapa conceptual e indicados en rojo los que considera más productivos pero no debemos olvidar nunca que cada uno de ellos puede tener una pertinencia y posibilidades en función de las variables situacionales por lo que nunca debemos cerrar la puerta a ninguno de ellos, adaptándonos a la situación e intentando virar desde ella a una asesoría crítica, colaborativa, constructivista y de procesos para de esta forma actuar siempre dentro de la Zona de Desarrollo Próxima de la institución o equipo.

modelos Domingo Segovia

 

Para resituar la labor del asesor/a en nuevos escenarios  más dialécticos -de colaboración y negociación estos deberán deberán trabajar en el aula y con el profesorado, yendo más allá de la labor de terapeuta especialista y cumpliendo un rol de generalista que actuando desde enfoques proactivos y curriculares vaya actuando en la anteriormente citada ZDP de la institución o equipo, es decir, actuando siempre cerca de la realidad (con los pies en la tierra) en la que está inmerso y evitar dejarse llevar por "aspiraciones imposibles".

Existen una serie de niveles de actuación en cualquier institución, cuyas actuaciones marcan el rol y funciones del asesor en cada institución y, por lo tanto, su cambio permite la redirección del mismo.

- Dimensión institucional: Se trata de promover un clima de colaboración y comunidad de aprendizaje, apoyando y estimulando dinámicas de trabajo para el desarrollo del proyecto intercultural colectivo. Esto supone una oportunidad para estar y asesorar en los procesos de planificación, desarrollo, evaluación e innovación del currículo y mediar en la apropiación y comprensión de propuestas por parte de los profesores.

-Dimensión estratégica para conjuntar la acción del profesorado en torno a campos de mejoras, desde el rediseño de la organización: Será el trabajo en torno a programas específicos, proyectos de trabajo particularres o tareas globalizadoras para integrar así las voces, inquietudes, esfuerzos y perspectivas. Trabajar en esta dimensión supone acercase a las aulas, a los miembros de toda la comunidad educativa, al proceso de enseñanza-aprendizaje etc.

- Gestión de la instrucción y la interacción educativa en el aula o en los contextos formales e informales: Potenciando la capacidad de los docentes para que ellos mismos puedan resolver cuestiones cotidianas que puedan ir presentándose. Desde este nivel de actuación podemos incidir en los superiores y "más globales" puesto que se aboga por la multiplicación y optimización de recursos y situaciones interactivas, ayudando a que estos descubran qué hacen bien y cómo podrían hacerlo mejor. Es decir, infundiendo confianza en los docentes y en su trabajo.

De esta forma considero que se asientan de forma clara los elementos necesarios para mejorar nuestro trabajo, tan sólo tenemos que tener todo lo anterior en cuenta, es decir, no tenemos que buscar lámparas o recetas mágicas ni inventar nada... ¿por qué entonces en muchos aspectos estamos como estamos?