Pablo Rivas Díaz

En tres palabras me definiría como una persona sociable, paciente y tenaz

Navegación

4. La partida

4. La partida

Última actualización de en Pablo Rivas Díaz

Se encuentran todos emocionados y ansiosos por elevar anclas, sin embargo, considero importante e imprescindible hacerlos poseedores de una pedagogía muy poco utilizada en la actualidad ya que lo hacemos todo con prisas y sin pararnos a observar lo que sucede a nuestro alrededor. Estoy hablando de la Pedagogía del Caracol definida por Martinelli (2007) como “algo muy parecido al scholé de Platón en Timeo: scholé es el tiempo que transcurre sin preocupación, no sujeto a las angustias de la necesidad, lleva en sí la idea de retraso, de ocio, de lentitud. La palabra es sinónimo de aplicación, de estudio y, por consiguiente, de escuela, aunque el término escolástico tenga en griego una acepción negativa, como para indicar que pierde el tiempo”.

La Pedagogía de Caracol nos ofrece una serie de estrategias que sería conveniente trabajar con nuestro alumnado para que sea capaz de disfrutar de los pequeños detalles que nos depara la realidad. Algunas de estas estrategias son:

  • Hacer un huerto en la escuela: Se trata de una actividad que se rige por una serie de ritmos naturales.
  • Escribir cartas y postales de verdad: En la actualidad todo se hace a través de la red, despersonalizando todo tipo de felicitación y congratulación. Por ejemplo, en las felicitaciones de Navidad o Año Nuevo se envía un correo a multitud de gente, normalmente a todos los usuarios que tienes en el correo, sin variar el contenido. Esto se hace por comodidad y rapidez pero, se debería potenciar la lentitud a través de la carta y de esta forma personalizar el contenido y promover sentimiento de ternura en la persona receptora. Además, a los niños les podemos enseñar a hacer collages para motivarlos y animarlos en la creación de cartas para sus familiares.
  • Tener a los niños en contacto directo con la naturaleza, por ejemplo, proponerles  mirar las nubes para que imaginen diferentes formas y movimientos.
  • Pasar de la fotocopia al dibujo: Dejar avanzar la creatividad del niño, proporcionarles una serie de pautas pero que sean ellos los que realicen sus propios esquemas, organigramas…, dado que así será más óptimo el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Llevarlos de ruta para que estén en contacto con el medio paseando y caminando, haciéndolo todo el alumnado en grupo, para que de esta manera vivan diferentes tipos de emociones, sentir los olores, probar sensaciones que creen vínculos entre ellos… Hacerles ver lo importante de ir a los sitios caminando y no en automóviles, que, además de contaminar el medio, provocan cierto malestar a causa del estrés por los atascos, los semáforos…
  • “Perder el tiempo para hablar”, es decir, dejar a los niños hablar y expresar sus sentimientos, emociones, ideas… Es el tiempo del descubrimiento, el conocimiento de sus características y necesidades…

 

Y con todo esto explicado, comienza nuestra aventura. ¡Allá vamosssss!

 

image