E.2. Segunda pieza del rompecabezas: actividades “impuestas”.

 De la misma manera Segunda pieza del rompecabezasque ha habido un trabajo promovido por las inquietudes y  los desvelos, también ha estado presente un trabajo menos autónomo. Es decir, un quehacer impulsado por nuestra profesora, Lourdes Montero. Ella nos sentaba las bases sobre las que trabajar, en este caso varios documentos de diversos autores, sobre los que nosotros teníamos que reflexionar, descodificar e interpretar. Aunque no podemos decir que sea propiamente un cometido autónomo, si que considero que juegan en el muchos aspectos personales y propios, pues hemos tratado una gran diversidad de asuntos en las distintas sesiones, pero no todos hemos subido a la plataforma todos estos asuntos, sino que cada uno, en la medida que lo consideraba necesario, iba plasmando los elementos que le atraían o estimulaban. Y esto ha ido conformando la segunda pieza del rompecabezas.

 

Mismamente, las entradas que he hecho entorno a este paraje han sido las siguientes:

  

Nuestro sistema educativo no es un desastre

  

Aprender ser maestra: perplejidades y paradojas.

 

Formación inicial: entre la teoría y la práctica.

 

La docencia, una experencia compartida.

  

El profesor, hoy. António Nóvoa.

  

Elección de ser docente.

 

 

Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE (2013).

 

Las identidades en proceso de formación.

 

¿De dónde viene la crisis de la profesión docente? Gimeno Sacristán.

 

 

  Cien años más tarde, el regreso de los profesores.

 

Todos han sido documentos que nos proporcionó la profesora, pero personalmente he ido mostrando en ellos un cariz personal y de creatividad propio, pues he ido atrayendo esos conocimientos a mi “terreno” y a mi mundo, para lo que he tenido que buscar información, contrarrestar  o averiguar otra.

En esta dirección, es primordial destacar la metodología utilizada, pues una posibilidad podría ser darnos los distintos textos y trabajarlos por cuenta ajena, pero no ha sido así. Lourdes, creyó conveniente ofrecernos los documentos, pero al mismo tiempo tratarlos en las clases “expositivas”. Y no examinarlos y consultarlos de manera individual precisamente, si no que siempre empleaba alguna estrategia o técnica grupal, lo que hacía que el trabajo fuese mucho más entretenido, llamando continuamente nuestra atención. En este sentido, debo felicitarla pues no siempre se utiliza un método didáctico y pedagógico para hacer transcurrir las clases, y mucho menos debido a la complejidad que nos ofrece el mobiliario de nuestra facultad, lo cual atenta contra la idea de la pedagogía. Consiguió hacer del aula un espacio vital para la construcción del conocimiento a través de la interacción de todos nosotros.

Centrándome en los contenidos de las entradas nombradas antes, creo que han seguido una muy buena elección, puesto que por un lado nos han ofrecido distintas miradas de lo que acontece en nuestro sistema educativo, y por otro, nos han permitido conjugarlas con las otras entradas que íbamos realizando. Esto pienso que es muy importante, porque si los documentos estuviesen desligados acerca de lo que hacíamos, no permitirían conseguir una unión entre todas las publicaciones, no me permitirían seguir el hilo conductor que en principio había marcado. Además nos ha ofrecido una base práctica, en cuanto a ver la utilidad que podemos quitar de cada uno de los archivos, posibilitándonos conocer diferentes experiencias y testimonios. Dándonos como referente la imagen que los diferentes colectivos de la sociedad tienen ante la realidad educativa.

Cada una de estas publicaciones ha significado un punto a parte en mi proceso de aprendizaje, cada una me ha aportado un granito de arena, lo que me ido ayudando a conformar esta segunda pieza de mi rompecabezas. Ahora ya son dos las piezas importantes que están en mi aprendizaje, ya tienen una conexión e unión entre ellas, pues muchos de los documentos mencionados en esta subpágina están compaginados con las entradas del apartado anterior, hechas según los intereses propios, lo que ha contribuido a aumentar mis conocimientos sobre ello, haciendo una diferencia entre la información buscada por cuenta propia y aquella que nos suministró cada uno de los escritos.

EducaciónSi tengo que elegir entre una de las entradas expuestas, lo tendría muy claro. Me quedaría con la denominada “Cien años más tarde: el regreso de los profesores” de António Nóvoa y con “Nuestro sistema educativo no es un desastre” de José Manuel Esteve. Pero entre ambas me decantaría por la primera. ¿Por qué? Pues, por un lado, porque el experimento realizado en clase me ha parecido muy ameno e importante,dándonos a entender las diferentes conjeturas que podemos realizar cuando no conocemos un determinado tema o cuando no tenemos un conocimiento básico sobre una cosa concreta, produciendo una ambigüedad en las opiniones y  entendiendo todo lo contrario a lo que se nos está queriendo decir. Esto también es uno de los puntos a los que se refiere Nóvoa en la conferencia cuando habla de las evidencias mentirosas, acerca de que todo el mundo sabe más que los propios profesionales de la educación. Y ésta es otra de las razones de su elección, la propia conferencia. Pues ésta goza de grande extensión, pero al oírla el tiempo se pasó rápido. Durante todos los minutos que ésta dura estuve totalmente atenta a lo que estaba diciendo, anotando aquello que me parecía relevante y así poder hacer una entrada dedicada a este tema. Me sorprendió el dominio que ejercía, haciendo que los oyentes nos transportásemos a su terreno y participásemos de la energía que el desprendía. Hizo un transcurso por la educación del siglo XX hasta el XXI, tocando componentes que hoy en día son esenciales para una educación servible y útil.

De la misma manera, el documento elaborado por José Manuel Esteve acerca de que nuestro sistema educativo no es un desastre también me aportado mucho, y sobre todo esperanza. Continuamente leemos en los periódicos, vemos en la televisión o en internet que la educación española es una hecatombe y una calamidad, frustrando todas las esperanzas que como futuros pedagogos de la educación podremos llegar a tener. Siempre salen encuestas o estadísticas en las que estamos situados por debajo de muchos países, en las que los nuestros alumnos y nuestros profesores son desprestigiados e infravalorados. Y éste escrito, me ofreció una imagen totalmente  opuesta,  haciéndonos ver como es la verdadera realidad. Que la sociedad, los padres… evalúan favorablemente la educación y el papel de los distintos agentes educativos, siendo los políticos y  los medios de comunicación los que subestiman y minusvaloran. Reparo en que éste debería ser leído por todo el mundo, para que se dean cuenta de  cuál es la situación de nuestro sistema educativo.

 

La primera y segunda pieza del rompecabezas se han ido conformando, estableciendo un nexo de conexión entre ellas. ¿Pero cuál es la pieza clave para dar por sentado este rompecabezas?