Pablo Rivas Díaz

En tres palabras me definiría como una persona sociable, paciente y tenaz

Navegación

7. Primer ataque

7. Primer ataque

Última actualización de en Pablo Rivas Díaz

A la mañana del día siguiente elevamos anclas y partimos hacia un nuevo destino, pero en medio del océano nos encontramos con otra embarcación que parece pedir ayuda. ¡Qué ilusos hemos sido! Son una banda de temibles piratas que no tienen consideración del resto de la gente. Ellos son los únicos importantes y se creen el centro del universo.

No hubo heridos pero nos desposeyeron de multitud de bienes materiales que para muchos de nosotros, más que valor económico, tenían valor sentimental, algo que nos ha desmotivado y ha mermado nuestras ganas de aventuras.

 

El profesorado, a día de hoy, se encuentra desmotivado ante la tarea de educar a las generaciones venideras y debido a que, en lugar de allanársele el camino desde la Administración Educativay desde el ámbito familiar del alumnado, todos les ponen una serie de trabas e impedimentos a la vez que desprestigian el trabajo que hacen éstos día a día. Además, siguiendo a Jurjo Torres, esta desmotivación puede venir provocada por otros múltiples motivos, como pueden ser los siguientes:

  • El profesorado tiene una formación inicial básica y escasa a causa de la corta duración de sus estudios de Magisterio (tres añosla Diplomatura, ahora cuatro en el Grado), en donde se abarcan multitud de aspectos psicopedagógicos dejando en un segundo plano la formación cultural a pesar de ser esta formación cultural algo primordial (es lo que cada profesor tendrá que tener en cuenta, tanto para la planificación de su Programación Didáctica como para trabajar en contacto con su alumnado). Lo peor de esto es que el profesorado no avanza a medida que avanza la sociedad, no busca innovarse día a día porque le supone un gran esfuerzo que no será reconocido por la sociedad ni se favorece desde la administración educativa y, por lo tanto, sigue impartiendo contenidos teóricos de antaño a través de una metodología y estrategias muy desenfocadas de la realidad en la cual vivimos. Esto, por consiguiente, acaba desmotivando a un alumnado que observa como el tiempo que se dedica a laboratorios y talleres es mínimo y no pueden desarrollar sus destrezas y habilidades.
  • Hay una pobreza en las políticas de actuación del profesorado porque se imparten cursos para la formación continua de estos que no se ciñen a las necesidades e intereses de los destinatarios, centrándose únicamente en realizar los cursillos para cubrir las horas necesarias para justificar los denominados “sexenios” y así el cuerpo docente adquiere una prima económica al final de cada mes según el número de sexenios trabajados. Estos cursillos podían ser de gran utilidad si se adaptaran a unos niveles de exigencia medios, tuvieran una duración de tiempo adecuada (la mayor parte son de un corto período de tiempo) y una metodología adecuada, algo que no sucede en la mayor parte de los casos.
  • Con el paso de los años el trabajo docente pasó a ser impregnado por una concepción tecnocrática y un vocabulario psicológico, dejando en la oscuridad conceptos como: desigualdades sociales, clases sociales, racismo, solidaridad, bondad… Esto dio lugar a la creación de diferentes departamentos, entre ellos el Departamento de Orientación, encargado de la detección de patologías individuales, la prevención de estas o, de ser el caso, sugerir algún tipo de tratamiento.
  • El Currículo obligatorio aparece sobrecargado de contenidos, basándose única y exclusivamente en cuestiones metodológicas y de evaluación y vigilancia disciplinaria del alumnado. La aparición de tal cantidad de contenidos, acompañado de horarios de jornada continuada, actúan como obstáculo para una enseñanza de calidad. A la hora de elegir los contenidos que ha de abarcar el currículo se debe tener en consideración que estos sean representativos y para esto es necesario tener presente: el proceso a seguir, quiénes participan en él, cómo organizarlos, los mecanismos de implantación, seguimiento y actualización…
  • Ausencia de una cultura democrática en los centros educativos teniendo presentes los principios éticos de: respeto, humildad, justicia, solidaridad, sinceridad, confianza en el alumnado…
  • Otros factores podrían ser la falta de incentivos al profesorado; la escasez en los servicios de apoyo…

image