8-Conclusiones: ¿Cómo hemos llegado hasta el claro?

   Comienza aquí el punto y final de este e-portafolios, así como de la materia.

   A lo largo de las clases hemos ido cargando nuestra mochila, de la misma manera que lo hizo el/la explorador/a al inicio de su viaje, con unos variados conocimientos acerca de la formación del profesorado, así como de temas actuales, legislativos, informes de distinto rango geográfico, inversión, etc. relacionados con la Educación.

   Las explicaciones de la profesora Lourdes Montero, acompañadas de textos y artículos de diferentes autores volcados en el estudio y análisis de la formación desde diferentes puntos de partida y tratando diferentes aspectos, conforman en su conjunto una masa de conocimiento que estructura la materia de formación y Desarrollo Profesional del Profesorado.

   Con el paso de las sesiones he ido descubriendo cosas que no sabía. He conocido la oferta real que se ofrece a los profesionales de la Educación para acceder a una formación permanente a través de diferentes áreas de conocimiento. Me he sentido orgulloso al conocer bien el conflicto balear tras haberlo analizado, teniendo la constancia de que esos profesores y profesoras luchaban- y luchan- por el bien de su alumnado y por un futuro apetecible, un porvenir positivo y no oscuro e incierto. También he comprendido que queda muchísimo por hacer y mucho por ganar. El colectivo del profesorado es uno de los más amplios y no siempre se muestra unido, lo que dificulta hacer presión ante unos gobiernos que desoyen sus voces cuando pretenden realizar-y realizan- cambios legislativos que afectan directamente a su labor; bien sea a nivel formal, de cómo y qué impartir, bien al número de alumnos/as que tendrá por aula, bien al factor económico. Aún así, me gusta quedarme con la idea de que todavía queda gente que lucha, héroes y heroínas que deben hacer frente a constantes presiones que atacan desde diferentes lugares a un mismo tiempo. Así como, que existiendo un profesor o profesora en el aula, el material resulta algo prescindible. Si el docente confía en si mismo y en su profesión, sacará adelante a sus alumnos y alumnas, gracias al apoyo de otros compañeros/as, de sus ganas y de su saber hacer.



image



   En definitiva, creo que deberíamos aprovechar todo lo aprendido en la materia como base para seguir aprendiendo y como opción a tener en cuenta a la hora de orientar nuestro camino como pedagogos/as.

    Un año más, utilizamos la red Stellae para trabajar, si el año pasado fue en Tecnología Educativa, este es en esta materia. Sigo pensando lo mismo acerca de la utilización de Stellae para trabajar; considero que es un método de trabajo innovador que nos permite trabajar a nuestro ritmo sin tener la presión de “se acaba la hora de clase”, además nos permite expresar nuestras opiniones, conocer la de nuestros compañeros y compañeras y contrastar lo que sabemos. Asimismo, nos incita a completar nuestras opiniones con textos de diferentes autores, ampliando nuestros conocimientos y nuestros orizontes. Permite, en resumen, un trabajo a dos bandas; el del aula, de un corte más teórico, y el online, más práctico. Sin embargo, no me acaba de convencer el hecho de tener que publicar de forma obligatoria sobre textos tratados en clase, ya que, de una u otra forma, todos/as acabamos diciendo lo mismo, y la motivación que ello produce es 0. Por otro lado, se tiene a fomentar más el análisis de documentos, que las entradas nacidas de la propia creatividad del alumnado. Suelo comparar Stellae con un Blog “X” popular, muy visitado. Si ese blog “X” tiene muchas visitas y su contenido es bueno, es porque publica lo que quiere, cuando quiere. Tampoco me resulta muy atractivo el hecho de tener que publicar tweets, ya que no siempre hay algo que decir que se pueda reducir a una frase. Por supuesto, veo lógico, el hecho de tener que publicar una vez a la semana como mínimo y el de cumplir un número determinado de entradas, pero creo que falla el carácter motivador y el incentivo de la creatividad y de la diferencia.

    El/la exploradora ha logrado llegar al claro que tanto buscaba. No sin sudor y esfuerzo, ha vencido- por el momento- a todo enemigo que se ha interpuesto en su camino y a esquivado innumerables obstáculos que surgían un paso por delante de sus pies. Ahora le toca seguir luchando, seguir enseñando a sus alumnos/as en el claro que es la clase, pero sin olvidar que la selva sigue acechando.