"La docencia, una experiencia compartida"

"La docencia, una experiencia compartida"

 

    El texto objeto de análisis que se recoge en esta entrada, cuyo título es “la docencia, una experiencia compartida” está escrito por Lorea Fernández, Asunción Martínez-Arbelaz y Estíbaliz Jiménez de Aberasturi de la Universidad del País Vasco.

 

     El texto se centra en el estudio de las relaciones que se establecen entre los nuevos profesores y profesoras, es decir, los noveles, con los más experimentados, destacando que gracias a ello se conforma la identidad docente y se contribuye a una mejor formación.

 

    Como afirma Gergen con su constructivismo social, las personas “nos constituímos a partir de las relaciones con los otros, y las negociamos con nuestras expectativas y nuestros ideales docentes en relación con los otros y en un contexto cultural, político y social.” Partiendo de esta idea, podemos decir que las vivencias que han compartido con nosotros, en este caso los profesores/as, están siempre asociadas a otras personas.

 

    Al salir de la Universidad, los docentes portan unos ideales y visiones propias y particulares de cómo será el mundo laboral y cómo trabajarán en él. Sin embargo, al llegar a la realidad laboral de un centro educativo estás presuposiciones e ideas preconcebidas se desmoronan al comprobar que es muy distinto a cómo lo esperaban. Esto responde a dos factores: por un lado, no se cuenta con las habilidades y estrategias para enfrentarse en solitario a una clase lleva de alumnos/as; por otro lado, lo aprendido en la Universidad no se puede llevar a cabo de la manera que se pensaba en un principio, sino que se debe adaptar la teoría a la práctica, a la nueva realidad. Estos factores no facilitan, en ningún momento, la labor docentes de los nuevos profesores, sino que contribuyen a generar miedo escénico, inseguridad y otros miedos como no saber cómo trabajar un tema determinado, ser o no capaz de hacer algo, etc.


                            image

 

    No todo es negativo, esta situación puede mejorar si se cuenta con la ayuda de gente más experimentada que pueda dar consejos de cómo llevar una clase, cómo solucionar problemas que puedan surgir, a dónde recurrir, etc. y contribuir a la adaptación de los nuevos profesores.

 

   Sin embargo, sabemos que las relaciones, ya sean con compañeros, amigos, conocidos o desconocidos, no son siempre positivas. Podemos encontrarnos en un centro en el que el profesorado coopere y busquen la integración rápida del novel, ayudándole a desarrollar sus primeras sesiones, resolviendo dudas, etc., pero también puede darse la situación inversa, encontrándonos en centros en los que se trabaja individualmente y cada quién va a su aire, sin preocuparse por lo que hagan los demás o por lo que puedan necesitar. Aún sabiendo esto y teniendo en cuenta que tanto las buenas experiencias como las malas nos marcan irremediablemente, debemos ser capaces de aprender de las experiencia, de equivocarnos y sacar algo positivo del error, conformando paso a paso nuestra identidad como docentes y desarrollando habilidades necesarias para una función de tal importancia.

 

    Otra de las trabas que un docente novel ha de superar es la de participación. Puede darse el caso de que quiera participar y tanto el profesorado como el centro se lo permitan y valoren sus aportaciones, pero también puede darse el caso en el que no. El nuevo docente llega sin hacer ruido y debe asumir lo establecido sin tener oportunidad a cambiar nada o a intentarlo siquiera. Cabe destacar, como se recoge en el escrito, que el tamaño del centro y su situación tiende a influír en todas estas variables.

 

    En definitiva, debe resaltar la importancia de las relaciones. A través de la interacción con los demás, ya sea en nuestro entorno personal como en el laboral, crecemos como personas y como profesionales, conociéndonos más y descubriendo diferentes puntos de vista y diferentes “formas de hacer”. Como seres sociales que somos debemos fomentar y no coartar las relaciones interpersonales.

 

 








Bibliografía:

Fernández, L., Jiménez, E., Martínez, A. (2013). La docencia, una experiencia compartida. En Cuadernos de Pedagogía, nº436, pp. 58-61.