4-Desarrollo: Luchando por llegar al claro.

    La profesión docente requiere un esfuerzo considerable por parte de sus profesionales. Éstos/as han de lidiar con grandes grupos de personas con diferentes características y necesidades, mientras se les exige más y más, y se les critica destacando por encima de todo, los fallos o errores. Con el tiempo, nuestro sistema educativo, y más la profesión docente, han visto como su prestigio social ha sido lentamente erosionado, causando daños difíciles de reparar. A parte de este bajo respeto basado en premisas como “ la profesión docente es fácil”, “cualquiera puede educar”, “no hacen nada, cobran mucho y tienen muchas vacaciones”, entre otras, deben hacer frente a los constantes cambios legislativos que se dan con cada cambio de bando político. Todo esto conlleva, como recoge en su artículo "De dónde viene la crisis de la profesión docente?” Gimeno Sacristán, una crisis. Una crisis es una ruptura con un orden establecido. A mayores, nuestros/as profesores/as ven implicada su personalidad junto con su profesionalidad cuando surge una crisis, ya que trabajan interaccionando directamente con personas, lo que puede influir en los procesos educativos. Ante una crisis se puede actuar de forma optimista, aprovechando las oportunidades que ofrezca, es decir, siendo catalizadores, o esperar a que pase y seguir actuando como hasta ahora, culpando a los demás y no haciendo nada. Como profesores, para aplicar pero pueden hacer frente a cualquier crisis, desarrollando las técnicas que sean necesarias para seguir educando con calidad. Aún así debemos tener en cuenta que no todos/as los maestros/as se dedican a ello por vocación, sino que han podido acceder a esa profesión por contar con referentes de importancia para ellos/as o porque simplemente les gustan los niños/as. El hecho de que no te guste tu profesión puede generar conflictos graves. No desarrollarás tu función de la forma adecuada y el alumnado se verá resentido, ya que, como seres sociales nos vemos influídos por los demás.

   De la influencia entre personas,antes nombrada, surge el tema de las identidades. Nuestras identidades se desarrollan a un nivel individual en cierta medida, pero también a nivel grupal, a través del contacto con iguales, comparando, cambiando, aceptando, observando, etc. Para nuestros/as profesores es lo mismo, como profesionales cuentan con la experiencia de su vida como estudiantes, observando el qué hacer de sus profesores/as y, además, cuentan con su experiencia propia, gana en los centros educativos, una vez entran en la profesión.

       En nuestro país no se respeta como se debería la profesión docente y con ello a cada una de las personas que educan a la personas del mañana, de las que dependerá que el porvenir sea mejor o peor. La falta de aprecio hacia la docencia se muestra a niveles políticos sin vergüenza alguna, legislando de forma continua y constante a favor de ideales políticos egoístas en favor de unos pocos. Esto influye directamente, no sólo en el alumnado, sino en la labor diaria de los profesores y profesoras, viendo deben adaptarse rápidamente a cambios exigidos por personas externas que se ven en el derecho de decidir dentro de un ámbito que no les pertenece y del que saben poco o nada.

      Debemos cuidar a nuestro profesorado y devolverle el valor y prestigio social perdidos a la profesión. Además, deberíamos luchar por obtener un pacto educativo – también sanitario- que impida que la Educación pueda ser agredida a gusto de quien mande, conservando unas bases firmes que funcionen, que aseguren un futuro cercano y lejano lleno de oportunidades para nuestros estudiantes y futuros trabajadores. Asimismo, se hace necesario una renovación en diferentes niveles de nuestra Educación. Nuestra sociedad es cambiante, los avances en diferentes áreas son constantes y la Escuela debería avanzar con ellos y no quedarse aislada.

     Los exploradores y exploradoras verán como el camino hacia el claro es más fácil si cooperan con los demás y si cuentan con el apoyo de los habitantes de la selva. Lo importante es seguir, confiar las capacidades propias, tener claros los objetivos y las metas y luchar.


image

Comentarios