D.4. Conclusiones y Autoevaluación

D.4. Conclusiones y Autoevaluación

Última actualización de en Jesus Segura Rodriguez

            Bueno, compañeras y compañeras se acaba este tramo del camino, esta autopista del aprendizaje sobre la formación y el desarrollo del profesorado. Es increíble, la verdad es que ha pasado como una exhalación, como si solo hubiese durado dos semanas si acaso. Cierto es que el último esfuerzo realizado en estos días, donde no estoy solo, sino el resto de mis compañeros, podría ser un resultado equivalente al trabajo de casi todo el cautrimestre. A pesar de que el tiempo ha pasado a ser un agente imperceptible en el desarrollo cotidiano de las clases, estos últimos días han sido agotadores. Pero lo he conseguido, muchos y muchas de nosotros lo hemos conseguido.

            A lo largo del portafolios he hecho una valoración de los contenidos que se han tratado de forma concreta en las distintas modalidades de clase, así como los que han surgido como fruto de éstas. 

           En líneas generales, he comprendido la naturaleza de la actividad docente, como resultado de un proceso que desconocía. Ahora, desde esta nueva perspectiva que he desarrollado a través de los contenidos, he comprobado la importancia que tiene un contexto que facilite las condiciones, así como la personalidad y la profesionalidad de cada uno de los docentes. La sinergia de todos estos factores, sin ánimos de ser reiterativo, sino aclarativo, otorgaría una potencialidad enorme al desarrollo del profesorado, lo que sin lugar a dudas, dentro de toda lógica, proporcionaría mejoras cualitativas en todas las aulas de nuestro país. 


         Como cualquier buen análisis se debe admirar las cosas tanto por su individualidad, así como su acción en conjunto; así que en esta línea, considero que este apartado de conclusiones sería idóneo para hacer una reflexión acerca de la metodología llevado a cabo por nuestra profesora Lourdes.


            Aprovehcando ahora, creo que es un momento oportuno para confesar mi preferencia por esta profesora para el desarrollo del Trabajo de Fin de Grado, pues desde el primer día en que vi que el proyector no era quien dinamizaba la exposición, sino que era un recurso más utilizado por la maestra, dejándola a ella en un primer plano, llevando la clase a su manera, interviniendo con comentarios muy profundos y fundamentados a nuestras reflexiones sobre la materia, sentí que me haría reflexionar y me abriría decenas de puertas. Cuando salía de sus clases teniendo la sensación de que podía pensar en lo que quisiera para la materia, y no en lo que tenía que pensar para desarrollarla, cuando habló de enfoques, dándonos la libertad de expresarnos, fue todo una satisfacción de una necesidad que veía aún sin resolver a lo largo de la carrera. Sus clases se convirtieron en un ágora, donde se debatía entorno a una tema, nos hacía preguntas que me inducían a responder.

            Y respecto a su clase sobre el texto de Antonio Nóvoa, he de decir que fue una experiencia increíble poder sentirme parte del desarrollo del contenido. Fue algo que jamás experimenté en Pedagogía, poder hablar de tú a tú con mis compañeras y compañeros acerca de un tema dentro de un aula, poder expresar nuestras sensaciones y creencias sobre el significado de la imagen o texto que estaba proyectado e ir relacionándolo con el resto de las anteriores, y con las posteriores.

            Con esta materia hemos aprendido también la importancia de saber contrastar la información que nos encontramos por internet y demás documentos, conseguirla desde fuentes fiables, de conocer realmente los hechos de una forma objetiva. Nuestro nivel de profesionalidad exige este tipo de competencias, por lo que esto empieza a ser una dinámica que debe quedar interiorizada en nuestra praxis pedagógica. 

            Estoy seguro de que a la materia se le podría haber sacado algo más, pero estoy seguro que hay una persona que tiene que tener más ganas de desarrollar esos contenidos que yo recibirlos, y creo que no hace falta explicitar su nombre. Me habría gustado también tener una visita guiada al CAFI, ya que lo tenemos en nuestra misma ciudad.

            Y, ¿quién soy yo ahora? Pues soy una persona instruida principalmente en el desarrollo del profesorado, un pequeño ser con un conocimiento mínimo, mayor que el que tenía antes, inicial, sobre lo que supone la formación y desarrollo del profesorado. A pesar de que me muestro insatisfecho, por mi deseo manifestado a la profesora de que esta materia debería tener más créditos, creo que la formación del profesorado es un dimensión a la que se le puede sacar mucho más. He obtenido no solo un conocimiento previo, sino unos nuevos horizontes de investigación, como por ejemplo el estudio de los Centros de Profesorado y Recursos de cada una de las comunidades autónomas, donde hay cosas que aún están por conocer. Esta materia también me ha regalado la conciencia de la gran importancia que conlleva el profesorado, siendo éste uno de los principales agentes evaluados en nuestra sociedad, y por algo será. Nóvoa nos lo demostró, la sociedad nos reclama soluciones, y nosotros tenemos que buscarlas.