3.2- LA ORUGA

3.2- LA ORUGA

Última actualización de en Sheila Buceta Cobas

LA ORUGA

En esta fase compararé la fase de la formación de los profesores con la fase de la oruga en el ciclo de las mariposas. Una mariposa a lo largo de su vida como oruga adquiere las características que luego conformarán la mariposa de la edad adulta, así un maestro comienza en esta etapa a formarse y conseguir cada una de esas habilidades que le harán ser un buen docente.

 

Formación del Profesorado ¿Que es?

Aprender a ser maestra: perplejidades y paradojas

FORMACIÓN INICIAL ENTRE LA TEORÍA Y LA PRÁCTICA

 

 

Después de una dura elección para muchos y como una continuación del camino hacia su sueño de ser maestro para otros, entramos en la  fase de la formación, en adquirir conocimiento para poder y llegar a ser ese docente que ellos añoraban.

Para hacer un stop en esta fase, escogí los documentos arriba citados, esas fueron mis reflexiones acercas de eses temas y una definición de lo que es realmente la formación de el profesorado, en un sentido más semántico.

 

Como bien decíamos en la entrada de el blog Formación del Profesorado ¿Que es?,  la formación del profesorado es un sistema de desarrollo profesional continuo, basado en el la mejora de la práctica docente y en el establecimiento de estándares que contribuyen a incrementar la calidad y el rendimiento de los aprendizajes de los estudiantes. Como punto de partida tenemos que el proceso de a formación debería ser continuo, y que comprenda desde una formación inicial adecuada desde las universidades y  que es lo básico para poder llegar a conseguir el titulo de profesor y por otro lado tambien la formación a lo largo de la carrera profesional, bien sea a través de cursos de seminarios, de talleres etc…

Ser maestra es una profesión que conlleva un reciclaje constante a lo largo de la vida y sobre todo en el mundo y la sociedad en la que vivimos.

 

Sabemos que el mundo esta en un constante cambio y que se debe formar a los docentes de una forma que estén preparados para asumir muchos cambios a lo largo de su trayectoria profesional. Como bien decíamos en la reflexión del texto Aprender a ser maestra: perplejidades y paradojas, la escuela que  nos toco vivir es la escuela de el cambio, de lo inesperado o de lo ambiguo y muchos de nuestros nuevos docentes no están acostumbrados o por la labor de enfrentarse a este desarrollo continuo de nuestro sistema escolar. Por eso creo que los docentes deben de tener una formación continua desde los niveles más bajos, pasando por la universidad y la educación permanente. Después de haber escogido ser docente, tienes que darte cuenta que a partir de ese momento estás en continua formación para poder satisfacer las necesidades de los niños de una sociedad que está en continuo desarrollo. Las tecnologías, nuevos recursos materiales llegaron a nuestras vidas para hacerlas mas “Fáciles” pero ¿Quien forma a eses docentes, profesores y maestros para que sepan utilizarlos? Estamos ante una gran transformación en la educación de los niños, lo que hace que nuestro concepto de escuela tradicional se tambalee y se desvanezca dejando el paso a nuevas habilidades y un nuevo concepto de docente, con funciones diferentes. Pero, ¿Donde comienza la formación de estos profesionales?

 

La formación de un docente comienza desde la educación obligatoria donde como se nos comenta en el blog y la formación inicial entre la teoría práctica ,  nos dan una experiencia previa de lo que es el profesorado a todos. Aquí muchos de nosotros sabremos lo que nos gusta de esta profesión y lo que querremos cambiar en un futuro como maestros en un aula. ¿Pero donde realmente aprendemos a desarrollarlos como docentes? Cuando llegamos a la universidad todo estudiante de magisterio comienza a llenar una maleta llena de aprendizajes, de teorías, capacidades y destrezas para alcanzar un titulo de maestro, es aquí, en al universidad donde comienza la formación permanente.

Cuando era alumna de magisterio recuerdo que muchas veces no intentaba saber mucho más de las teorías, de los autores sino, de cómo resolver problemas que se me presentaran en aula, o como saber llevar determinadas situaciones a las que me enfrentaría en mi día a día por eso, siempre eché en falta que las universidades ofrecieran más horas de prácticas.  Muchos de mis compañeros entre los que me incluyo, salimos adelante y vimos la carrera con otro punto de vista, el punto de vista de la Vocación y para nosotros eso era una motivación más para sacar adelante cada una de las asignaturas propuestas, pero no siempre estábamos de acuerdo de muchos de los contenidos que se nos impartían en las aulas de magisterio.

En mi opinión las escuelas y las universidades deberían estar conectadas entre sí para poder satisfacer mejor la demanda de la sociedad, y que desde las aulas de las facultades se vean la verdadera realidad de un aula, en  mi caso de infantil.

Para concluir decir que las universidades deberían formar a maestros con capacidad de ser críticos, de enseñarles que la mejor forma de aprender es en base a las experiencias y a las prácticas, de inculcarles a los nuevos docentes que hagan a sus alumnos pensar, investigar y aprender de forma constructiva, creando así proceso propio de aprendizaje.

Para cerrar esta etapa me quedo con una frase que escuche el último día en clase:

 

“LA FORMACIÓN DE EL PROFESORADO ES TANTO UN DERECHO COMO UN DEBER PARA EL MAESTRO”


image