Navegación

6. Autoevalaución

6. Autoevalaución

Última actualización de en Alba Besada Estévez

Como punto y seguido a la materia, me gustaría hacer una reflexión metacognitiva de lo que ha aportado a mi proceso de aprendizaje la materia de formación y desarrollo profesional del profesorado.

En el inicio del proceso, tenía imagen más difusa de todo aquello que implica la formación y el desarrollo profesional del profesorado como una entidad constituida por diferentes factores pero que mentalmente no tenía una imagen conceptual claramente definida. En este sentido, la mayor aportación de la materia ha sido la de, no solo proporcionar un marco de referencia conceptual, sino también llamarme a la reflexión crítica en torno a la formación inicial y permanente del profesorado.

El pensador de RodinReflexión 

Figura 1. El mayor legado de la materia formación y desarrollo profesional del profesorado: un llamamiento sin complejos a la reflexión crítica en torno a la figura del docente

Después de revisar todo el trabajo que he realizado a lo largo del cuatrimestre percibo claramente la complejidad que rodea la temática tratada y cómo cada nuevo descubrimiento deja muchas más cuestiones abiertas de las que cierra. Esta es una constante en todo trabajo de investigación que más que viajes con un inicio y un final definido, se trata de procesos inciertos sin un destino claro y en donde muy a menudo es necesario desandar el camino recorrido, probando nuevos senderos. En mi caso, por un lado me siento satisfecha por todo lo que he aprendido y todos los temas en torno a los que he reflexionado, sin embargo también me siento frustrada por todo aquello que tan solo he logrado atisbar. Igualmente, en lo que respecta a las primeras entradas que he hecho, me doy cuenta de todos los matice que actualmente podría añadir lo que por una parte  me hace sentir mal, pero por otra resulta positivo ya que refleja la evolución que he tenido a lo largo del  cuatrimestre.

Descubrimiento y revisión de viejos conceptosDescubrimiento y revisión de viejos conceptos

 

Figura 2. Como todo en la vida, la materia de formación y desarrollo profesional del profesorado es un continuo proceso de descubrimiento en el que hay que aprender a sentirse cómodo con la confusión y el replanteamiento de viejas posturas. Al fin y al cabo, el primer síntoma de estancamiento es no descubrir cada día que necesitamos redefinir alguna de las bases de nuestro conocimiento asentado.

Centrándonos en los contenidos que he trabajado en la materia, el punto de partida es el reconocimiento de la labor docente como uno de los factores más relevantes en la construcción de entornos adecuados de enseñanza y aprendizaje. Por ello, dado que el docente es uno de los protagonistas de la educación resulta indispensable que cualquier estudio del contexto educativo aborde el análisis de los múltiples factores que inciden sobre su labor: formación inicial, formación permanente, identidad docente individual y colectiva, imagen social, la política educativa, condiciones laborales, malestar docente, sistema de retribuciones, autonomía docente, autonomía de los centros educativos, contexto sociocultural y económico, nuevas tecnologías, dotación de recursos…

Dada la complejidad de los temas tratados, resulta indispensable acudir constantemente a nuestro corpus de conocimientos previos para enlazar todos los conceptos nuevos o anteriormente difusos con otros más asentados que puedan arrojar luz sobre los mismos.  A este respecto, los conocimientos sobre las interacciones sociales en el aula, la historia de las políticas educativas internacionales o la influencia de las nuevas tecnologías en la educación son ejemplos de campos del conocimiento ya introducidos en otras materias y de gran utilidad en la que ahora es objeto de análisis. A su vez, con cada reflexión en torno a una nueva temática los viejos conocimientos asentados mutan y sufren alteraciones a la luz de los nuevos descubrimientos, lo cual demuestra el dinamismo y realimentación que se da en todo proceso mental. Por citar un ejemplo, una vez se adquiere un mayor conocimiento sobre la función docente emergen nuevas concepciones en torno a la política educativa al ser más conscientes de su impacto en el colectivo docente. Factores antes difusos, como la formación permanente, ahora se muestran como realidades más concretas que tiene asociados efectos tangibles en torno a los que hemos reflexionado (trabajo docente en grupo, reflexión colectiva en torno a experiencias vitales docentes, edificación de la identidad docente, innovación docente…).

Finalmente, como resultado del trabajo realizado en el contexto de la materia de formación y desarrollo profesional del profesorado, he adquirido una serie de conocimientos, habilidades y actitudes  vinculadas al desarrollo de la labor docente pero que se extienden transversalmente a todos los ámbitos de la educación. Respecto a los conocimientos, estos abarcan tópicos como la situación actual de la formación inicial y permanente de los docentes, la influencia del contexto social y las condiciones de trabajo en el malestar docente, el impacto de la reflexión colectiva en la mejora de la actividad docente, las dimensiones de la identidad docente, la importancia del prestigio e imagen social de la profesión docente…

En lo tocante a las habilidades desarrolladas destaca especialmente la  capacidad para analizar las realidades educativas desde el prisma del docente y todos aquellos aspectos que influyen en el adecuado desempeño de su labor. Como ejemplo, en este sentido, podemos citar el reciente análisis del plan de formación del profesorado de Galicia (2013-14). En dicho análisis se emplearon los aprendizajes adquiridos para reflexionar sobre la idoneidad de la política educativa relativa a la  formación permanente del profesorado, dando como resultado la identificación de múltiples carencias que de otro modo pasarían desapercibidas.

Por último, aunque no por ello menos importante, durante todo el desarrollo de la materia hemos trabajado el espíritu crítico y reflexivo como elementos tractores del descubrimiento educativo. Igualmente, se ha incidido de forma notable en la necesidad de ser exhaustivos en la confrontación de ideas procedentes de diferentes fuentes bibliográficas, evitando caer en la autoafirmación y el partidismo. Todos estos elementos forman parte de la construcción de  una actitud adecuada de cara al análisis de cualquier aspecto de la realidad educativa.

En general, me siento muy satisfecha con mi trabajo en la materia, he intentado ser constante y contrastar las informaciones sobre los diferentes temas sobre los que he investigado.

Sin duda, ha sido la materia del cuatrimestre a la que más horas he dedicado y en la que entre las clases y mi trabajo personal (a base de lecturas y reflexiones sobre algunos los temas que surgían en el aula) realmente he aprendido haciendo.

Este e - portfolios es el resultado de todo ello.

¡Hasta pronto!