5. 4º Salto: Atención a la Diversidad

5. 4º Salto: Atención a la Diversidad

Última actualización de en eva rego iglesias

salmon 5

Un salto más en este largo y difícil camino que estamos a recorrer. En este apartado vamos a tratar la “Atención a la Diversidad” en nuestro sistema educativo, las medidas de la atención a la diversidad, la legislación vigente sobre el tema y  algunos de los trastornos más frecuentes.

Comenzamos la página partiendo del significado de “ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD”, como el conjunto de medidas y acciones, diseñadas con la finalidad de adecuar la respuesta educativa a las diferentes características, potencialidades, ritmos y estilos de aprendizaje, motivaciones e intereses y situaciones sociales y culturales de todo el alumnado (teniendo en cuenta lo especificado en el Decreto 229/2011, de 7 de diciembre, por el que se regula la atención a la diversidad de los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Galicia, en los que se imparten las enseñanzas establecidas en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo de Educación).

Para McCarthy, (1994), el reto que la diversidad plantea a la educación y a la escuela es la exigencia de posibilitar el acceso de todos los alumnos y alumnas a un currículum básico, común, que es lo que contribuye a prepararlo para la participación democrática en un mundo complejo, diferenciado y asincrónico.

Wang, (1995), expone que la atención a la diversidad significa proporcionar a todos los alumnos y alumnas un ambiente de aprendizaje que les posibilite el éxito a pesar de sus diferencias iniciales.

Como dice López Melero 1997, “Educar en la diversidad no se basa (como algunos pretenden) en la adopción de medidas excepcionales para personas con necesidades educativas específicas, sino en la adopción de un modelo de currículum que facilite el aprendizaje de todos los alumnos en su diversidad”

Los principios generales de actuación sobre la atención a la diversidad, que consisten en:

  • La atención a la diversidad se regirá por los principios de normalización e inclusión, equidad, igualdad de oportunidades y no discriminación, flexibilidad y accesibilidad, interculturalidad y promoción de la convivencia, autonomía de los centros docentes y participación activa de toda la comunidad educativa.
  • -Abarca a la totalidad del alumnado, quien deberá contar con las medidas y los recursos educativos que respondan a sus necesidades y características personales.
  • En las decisiones pedagógicas, organizativas y de gestión de los centros educativos se tendrá en cuenta la atención a la diversidad.
  • Las acciones preventivas y la detección temprana tendrán carácter prioritario en los centros docentes, con la implicación y participación de toda la comunidad educativa y de otras administraciones o entidades sin ánimo de lucro.
  • Se priorizarán las medidas de carácter ordinario y normalizador. Las de carácter extraordinario solo se      llevarán a cabo una vez agotadas las anteriores.
  • La intervención educativa se basará en un enfoque multidisciplinar y de colaboración y coordinación entre los diferentes profesionales.
  • Las madres, padres o tutores legales del alumnado recibirán, de forma individualizada, la necesaria      información y asesoramiento respecto a las características y necesidades del alumnado, así como las medidas que se deberán adoptar para su atención en los centros educativos.
  • La formación, la innovación y la difusión de las buenas prácticas en la atención a la diversidad serán acciones      que se deberán promover para la mejora continuada de la calidad educativa.     

 

MEDIDAS DE ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

Por Medidas de atención a la diversidad, se entiende aquellas actuaciones, estrategias y/o programas destinados a proporcionar una respuesta ajustada a las necesidades educativas del alumnado. Estas medidas se clasifican en:

  • Ordinarias, que son aquellas que facilitan la adecuación del currículo prescriptivo, sin alteración significativa de sus objetivos, contenidos y criterios de evaluación, al contexto sociocultural de los centros educativos y a las características del alumnado. Y dentro de estas se incluyen:
  • Adecuación de la estructura organizativa del centro y organización y gestión del aula a las características del alumnado, (horarios, agrupamientos, espacios).
  • Adecuación de las programaciones didácticas al contorno y al alumnado.
  • Metodologías basadas en el trabajo colaborativo en grupos heterogéneos, tutoría entre iguales, aprendizaje por proyectos y otras que promuevan la inclusión.
  • Adaptación de los tiempos e instrumentos o procedimientos de evaluación.
  • Aulas de atención educativa y convivencia y medidas y actuaciones destinadas a la mejora de la convivencia.
  • Desdoblamiento de grupos.
  • Refuerzo educativo y apoyo del profesorado con disponibilidad horaria.
  • Programas de enriquecimiento curricular.
  • Programas de refuerzo en las áreas instrumentales básicas.
  • Programas de recuperación.
  • Programas específicos personalizados.
  • Programas de habilidades sociales.
  • Extraordinarias, que son aquellas que van dirigidas a dar respuesta a las necesidades educativas del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo y que pueden requerir modificaciones significativas del currículo ordinario, y/o suponer cambios esenciales en el ámbito organizativo, así como modificar cambios de acceso al currículo o en la modalidad de escolarización.

Se llevarán a cabo una vez agotadas las medidas de carácter ordinario o que éstas resulten insuficientes, y será necesaria la autorización de la dirección del centro educativo, del Servicio de Inspección Educativa, de la Jefatura Territorial o de la dirección general que proceda, y de ser el caso, informe justificativo del correspondiente Servicio de Orientación. Y dentro de estas se incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Adaptaciones curriculares
  • Agrupaciones flexibles
  • Apoyo del profesorado especialista en Pedagogía Terapéutica y/o Audición y Lenguaje.
  • Flexibilización de la duración del periodo de escolarización.
  • Programas de diversificación curricular.
  • Programas de cualificación profesional inicial.
  • Atención educativa al alumnado que, por circunstancias diversas, presenta dificultades para una asistencia continuada a un centro educativo.
  • Grupos de adquisición de las lenguas.
  • Grupos de adaptación de la competencia curricular.

Para llevar a cabo a Atención a la Diversidad existe un  Plan General de Atención a la Diversidad, que es el documento en que se articula la atención a la diversidad. En este plan se concretan todas las actuaciones y medidas de atención a la diversidad que un centro educativo diseña y desenvuelve para adecuar la respuesta educativa a las necesidades de la totalidad del alumnado. Cada centro educativo establecerá los mecanismos e indicadores para el seguimiento y evaluación del Plan General de Atención a la diversidad, y le corresponde a los servicios de la Inspección Educativa supervisar la elaboración, desenvolvimiento y evaluación del Plan, así como prestar el asesoramiento necesario para el mismo.

Este plan incluirá, como mínimo, las siguientes partes:

  • Justificación basada en el contexto
  • Identificación y valoración de las necesidades.
  • Determinación de los objetivos
  • Descripción de las actuaciones, medidas y/o programas para la atención a la diversidad.
  • Determinación de los criterios para la organización y distribución de los recursos y la aplicación de las medidas propuestas.
  • Concreción de las actuaciones de los distintos profesionales en relación con las medidas diseñadas para el centro.
  • Mecanismos de coordinación y colaboración internos, así como con otras etapas educativas y con los centros adscritos o de adscripción.
  • Canales de colaboración con las madres, padres o tutores legales del alumnado y con los diferentes servicios externos del centro.
  • Protocolos para la solicitud y/o autorización de las medidas extraordinarias
  • Procesos de seguimiento, evaluación y mejora del plan.

Existen distintas  modalidades de escolarización en función de las diferentes necesidades que se presentan. Estas son:

  • La escolarización en centros ordinarios, en los que se podrán autorizar o crear unidades de educación especial.
  • Escolarización en centros de  educación especial,  donde se escolariza, exclusivamente, alumnado con necesidades educativas especiales que requieren modificaciones significativas del currículo en  parte o en todas las áreas o materias y que precise la utilización de recursos muy específicos o excepcionales, necesidades que no pueden ser atendidas en centros ordinarios. La competencia para escolarizar niños en centros de educación especial corresponde a la jefatura territorial y deberá contar con el dictamen de escolarización emitido por los servicios  de orientación, con el informe del Servicios de la Inspección Educativa, y con la autorización de los padres o tutores legales. Estos alumnos podrán      permanecer en estos centros hasta el límite de 21 años  de edad. A su vez, estos centros podrán ser además centros de recursos específicos, poniendo a disposición de los centros ordinarios materiales y recursos propios.
  • Escolarización combinada entre un  centro ordinario y un centro de educación especial. En este caso el alumnado pertenecerá, para efectos académicos y administrativos, al centro educativo que se determine en la resolución de la jefatura territorial correspondiente. El profesorado de ambos centros se coordinará en el proceso de planificación, atención y evaluación de este alumnado.

La escolarización del alumnado en una modalidad diferente de la ordinaria estará sometida a un proceso de revisión periódica por parte de la jefatura del Departamento de Orientación correspondiente, que será trimestral en educación infantil, y anual,  como mínimo, en las demás enseñanzas. Cuando a partir de esa revisión, se considere que es necesario un cambio en la modalidad de escolarización, este deberá solicitarse a la jefatura territorial correspondiente, que será la que deba resolver.

Otro de los aspectos que contempla en la legislación vigente  (Decreto 229/2011), es Promoción de la Escolarización y de la Formación,  teniendo presentes diferentes dificultades de inserción y/o adaptación escolar debido a diferentes motivos como:

  • Alumnado  que por razones de salud o por decisión judicial, no puedan asistir con regularidad a un centro educativo.
  • Absentismo, abandono escolar temprano y desescolarización.
  • Atención educativa hospitalaria y domiciliaria.
  • Alumnado menor sometido a medidas de responsabilidad penal.
  • Alumnado sometido a medidas de protección y tutela
  • Alumnado afectado por medidas de violencia de género y/o acoso escolar.
  • Alumnado perteneciente a familias itinerantes.
  • Alumnado procedente del extranjero.
  • Atención educativa a alumnas embarazadas.

Así mismo,  aparece reflejado en la legislación vigente que los servicios de Orientación deberán asesorar a la totalidad de la comunidad educativa en los procesos de identificación de las necesidades educativas del alumnado, en su valoración y en las medidas educativas que se deban adoptar y en su evaluación.

La evaluación psicopedagógica tiene por finalidad identificar las necesidades educativas que pueda presentar el alumnado y poder fundamentar las correspondientes propuestas y decisiones. Es competencia y responsabilidad de la jefatura del Departamento de Orientación, con la colaboración de los equipos de orientación específicos. Es requisito obligado realizar una evaluación psicopedagógica previa  al dictamen de escolarización.

Los resultados y conclusiones de la evaluación psicopedagógica se recogerán en un informe psicopedagógico en el que deberán figurar los siguientes apartados:

  • Situación evolutiva y educativa del alumno o alumna.
  • Concreción de sus necesidades educativas.
  • Orientaciones curriculares.
  • Propuesta de escolarización.
  • Determinación de las ayudas necesarias.
  • Procedimiento  para la revisión y/o actualización del informe
  • Otras orientaciones que se consideren oportunas.

Las madres, padres o tutores legales deben ser informados de los resultados de las evaluaciones psicopedagógicas y de las medidas propuestas, entregándoles una copia de la misma.

El informe se debe adjuntar a la documentación que conforma el expediente escolar del alumno o alumna.

El Dictamen de Escolarización consiste en un informe personal del alumnado elaborado por los servicios de Orientación, el cual recogerá como mínimo lo siguiente:

  • Conclusiones  de la evaluación psicopedagógica.
  • Las  orientaciones sobre la propuesta curricular adecuada, y de ser el caso,  sobre los recursos personales y los materiales necesarios.
  • La propuesta de escolarización.
  • La opinión de madres, padres o tutores legales del alumnado respecto a la propuesta realizada.

Se llevará a cabo un Dictamen de Escolarización, en el caso del alumnado con necesidad específica de apoyo educativa que se consideren necesarios recursos extraordinarios de atención educativa, o bien una modalidad de escolarización distinta de la ordinaria en las siguientes situaciones:

  • Alumnado de nueva incorporación al sistema educativo.
  • Alumnado que comienza un nuevo tipo de enseñanzas.
  • Alumnado para quien se propone un cambio en su modalidad de escolarización.
  • Otras situaciones de carácter excepcional que la Administración educativa considere.

Y por último, en la legislación se plantea un seguimiento y una evaluación como proceso de mejora en los diferentes proyectos, planes y/o programas como procesos básicos en el ajuste y en la mejora de la atención a la diversidad, por lo que en todos ellos se deberá establecer el procedimiento, la temporalización, los indicadores y las personas responsables de estos procesos.

Además se establece una relación de complementariedad con la legislación vigente referida a la atención a la diversidad, entre la que destaca:

  • Ley 13/1982, del 7 de abril, de integración social de los minusválidos.
  • Ley orgánica 1/1996, del 15 de enero, de protección jurídica del menor.
  • Ley orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.
  • Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, non discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.
  • Ley 7/2004, de 16 de julio, gallega para la igualdad de mujeres y hombres.
  • Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores.
  • Ley 11/2007, de 27 de julio, gallega para la prevención y tratamiento integral de la violencia de género.
  • Decreto 229/2011, de 7 de diciembre, por el que se regula a atención a la diversidad del alumnado de los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Galicia.
  • Orden de 6 de octubre de 1995, por la que se regulan las adaptaciones  curriculares en las enseñanzas de régimen general, en la Comunidad Autónoma de Galicia.

Algunos trastornos más frecuentes con los que nos podemos encontrar son:

  • La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún impedimento físico, psíquico ni sociocultural.

    Es la causa más común de las dificultades de leer, escribir, deletrear y ven afectada su coordinación motora, el cálculo mental, la concentración y la organización personal. Es también habitual que presenten hiperactividad, dispraxia o déficit de atención asociados al trastorno.

    La dificultad de leer del disléxico no tiene que ver con la visión de las letras, sino con los fonemas que las letras significan.

    Idiomas como el español con una fonética más regular, dificultan la detección de la dislexia. En inglés, por ejemplo, donde una letra le corresponden varios sonidos, el diagnóstico es más precoz.

    Unos 700 millones de personas, el 10% de la población, son disléxicos, y afecta a un mayor número de hombres que de mujeres.La dislexia tiene un fuerte componente hereditario.

    Entre las investigaciones que se están llevando a cabo revelan que existe una menor conexión entre los módulos lingüísticos de los afectados. Se realizó con 22 voluntarios sin la patología y 23 disléxicos llegando a conclusión de que las representaciones fonéticas en el cerebro están completamente intactas y que la verdadera razón de la dislexia es un déficit en su conexión con las otras 13 áreas cerebrales implicadas en el procesamiento del alto nivel del lenguaje. Por tanto las terapias del futuro deberán basarse, según los autores, en mejorar esa conectividad.

    El neurocientífico Bart Boets y sus colaboradores de la Universidad Católica de Lovaina, el University College de Londres, la Universidad de Oxford y el ETH de Zúrich han utilizado las técnicas más avanzadas para examinar el cerebro en acción de una muestra notable (45 personas) de voluntarios disléxicos y los que no padecen el trastorno y han comprobado a través de mapas de conectividad que existe una diferencia consistente entre los dos grupos  de voluntarios.

    Otros estudios no tienen tan claro  de que la dislexia sea por completo independiente de la representación fonética o habilidad para distinguir claramente un fonema de otro. Así, el neurólogo Michael Merzenich, de la Universidad de California en San Francisco, señala, en la revista Science que “décadas de trabajo muy extenso y convincente” han mostrado que las personas con dislexia distinguen las representaciones fonéticas con menos fidelidad de lo normal.

    En las sociedades alfabetizadas actuales, dice Boets, el primer autor del estudio, “las dificultades para leer y escribir no solo afectan a la educación y el desarrollo cognitivo, sino que también tienen un gran impacto en el bienestar socio-emocional, las oportunidades de trabajo y otros aspectos”

    El neurocientífico de Lovaina explica que, en la mayoría de las lenguas, el sistema de escritura es alfabético, o una correspondencia entre las unidades básicas del habla (los fonemas) y los símbolos visuales (letras y grafemas). La mayoría de los niños pueden así aprender a leer y escribir estudiando las reglas de correspondencia entre fonemas y grafemas. “Pero este proceso requiere cierto entendimiento de la estructura sonora, o fonológica, del lenguaje, y aquí es donde reside la dificultad de los disléxicos”.

    Científicos españoles denuncias que no existe un programa público eficaz de detección precoz, tampoco un diseño curricular que atienda de modo global sus necesidades y, por no haber, apenas aparecen estadísticas sistematizadas. En España, no hay personal suficientemente formado, los exámenes rígidos y el modo memorístico de aprendizaje expulsa a los niños disléxicos del sistema.

    No se valora que hay otro tipo de inteligencia o cómo puede desarrollarse de un modo no convencional. Y en este sentido denuncia que, la nueva ley de educación, que fija pruebas externas de evaluación al uso, es muy perjudicial. Muchos de estos niños no entienden qué se les pregunta. A veces saben la respuesta pero así expresada no la descifran.

    En España existe algún centro pionero que trabaja con el Método Decroly, que pretende descubrir las necesidades e intereses del niño para atraer y mantener su tención durante el aprendizaje. El centro respeta y cumple el currículo oficial. Pero llegs a él de otro modo. No se basa en memorizar, sino en atender las necesidades especiales del alumnado. No hacen exámenes entendidos como una prueba determinante para los alumnos. El aprendizaje es eminentemente práctico y el alumnado comprueban su utilidad desde el principio. Luego se realiza algún control, pero no para clasificarlos, sino para comprobar en qué grado se han adquirido los conocimientos”.

    Otro de los trastornos muy frecuentes es el TDAH, (trastorno de déficit de atención e hiperactividad). Es trastorno del comportamiento caracterizado por una distracción moderada a grave, con  periodos de atención breve, con inquietud motora, con inestabilidad emocional y conductas impulsivas.

    Habitualmente los sistemas empeoran en las situaciones que exigen una atención o un esfuerzo mental sostenidos o que carecen de atractivo o novedad intrínsecos.

    Es un síndrome que puede tener dimensiones considerables. Habitualmente es tratado con fármacos psicoestimulantes, que en algunos casos están cuestionados por los efectos adversos que provocan, como sueño, alteraciones en la alimentación…

    Actualmente el investigador gallego José Ángel Carracedo comenzará en breve un estudio que puede ayudar a aminorar los efectos secundarios de los tratamientos, tratando de encontrar biomarcadores a nivel de ADN que permitan identificar las respuestas al tratamiento en TDAH y TOC (transtorno obsesivo compulsivo) y avanzar así en la medicina personalizada.

  • Y para finalizar este apartado, solo destacar, que teniendo en cuenta la legislación vigente, todo alumnado tiene derecho a recibir una atención individualizada disponiendo de los recursos necesarios, tanto materiales como humanos.