2.3 Determinando el asesoramiento.

2.3 Determinando el asesoramiento.

Última actualización de en Cristina Barrientos Canay

Para trabajar sobre el asesoramiento, así como para tratar de construír y conocer el papel de las asesoras (que en un futuro desempeñaremos), la profesora nos propuso una serie de actividades con la finalidad de delimitar las características y tareas de estos/as profesionales.

Dichas actividades se basaron en contenidos abordados en el aula, de la mano de nuestra profesora, donde trabajamos los diversos significados del asesoramiento educativo, las medidas de atención a la diversidad, el asesoramiento curricular, así como las diferentes relaciones exitentes entre el currículum los profesores y los asesores.Abordamos el currículum desde perspectivas diferentes:

  • el currículum como espacio de intervención de los docentes,
  • los diferentes tipos de currículum (oficial, nulo y oculto) y lo que cada uno de ellos implica,
  • las distintas reelaboraciones del currículum en la práctica (el curriculum prescrito, el presentado a los docentes, el moldeado por los profesores y el currículum evaluado. (Gimeno, 1998)),
  • cómo trabajar el asesoramiento curricular con centros y profesores, ...

El currículum representa un cierto límite a la acción educativa, pero eso no queire decir que todo esté ya cerrado y fijado. Los docentes siempre enseñan más allá de lo que dicen; incluso cuando no dicen también enseñan. De hecho, existen diferentes aspectos (como el tipo de centro y sus reglas) que determinan notablemente la forma de afrontar y llevar el contenido del curriculum a la práctica. Por este motivo es muy importante que el asesor sea consciente de las culturas profesionales y el curriculum oculto existentes en el centro al que pertenece para poder potenciar su máximo desarrollo en colaboración con el conjunto de profesionales que conforman el centro.

En relación a la atención a la diversidad, me han resultado especialmente novedosas las recomendaciones  para evitar los  errores más comunes que cometen los asesores en la puesta en marcha de las medidas de atención a la diversidad:

  • "Creer que la comunidad educativa conoce cómo funciona la orietación
  • Elaborar programas sin la intervención de los profesores y jefe de estudios
  • Entregar el Plan de Acción Tutorial a los tutores a principios de curso y olvidarse del seguimiento
  • Esperar a que demanden tu ayuda
  • Asumir funciones de otros profesionales de centro
  • Trabajar sin programar atendiendo a demandas espontáneas
  • Ofuscarse con algunos profesores que no colaboran
  • Querer atenderlo todo al mismo tiempo" (Lourdes Montero, 2013).
Tras este brevísimo resumen de los contenidos más "teóricos" tratados en la materia, a continuación se recogen algunos de los documentos que elaboramos en grupo a raíz de estos contenidos y a los que corresponden los siguientes enlaces: 

¿Qué entendemos por asesorar?

http://stellae.usc.es/red/file/view/40844/tarefa-1-qu-entendemos-por-asesorar

http://stellae.usc.es/red/file/view/40870/actividad-2-grupalpdf

Profesores y asesores. La técnica de las tres "p".

http://stellae.usc.es/red/file/view/48397/tcnica-de-las-3-p

 

Además, de una actividad de carácter individual que se incluye a continuación: 

Asesores

Después de la clase del miércoles 2 de Octubre, en la que todos los grupos pusimos en común la primera actividad grupal, me gustaría retomar la pregunta: ¿Puede hablarse de la profesión de asesor/a, qué formación necesita?

La conclusión a la que llegamos en el grupo de trabajo fue, después de ampliar la información, que como el asesoramiento pretende prestar consejo e información sobre una materia de la que se tienen especiales conocimientos, la profesión de asesor no puede contemplarse de forma general. No existe la profesión de asesor por si misma, sino la de asesor de un campo determinado. En función de esto, la formación para el asesor variará, dependiendo del campo de su especialidad.

La búsqueda en internet de “asesores” reafirma esta conclusión ya que surgen una gran cantidad de entradas como ALTAIR ASESORES, cuyo nombre a priori no específica a que campo se dirige su empresa pero tan sólo con entrar en su página principal ya hace referencia explícita a este asunto:

 “...Dispone de una considerable experiencia en la asesoría a entidades privadas y públicas en las áreas legal, financiera, comercial y de gestión. Hoy día su principal área de actividad es la asistencia técnica internacional a países en desarrollo y en transición. El equipo de ALTAIR ASESORES está formado por un grupo de experimentados abogados y economistas que cuentan con la colaboración de una amplia red de expertos independientes.”

http://www.altairasesores.es/

Otro ejemplo es el de VARONA ASESORES que a pesar de contemplar en su nombre “asesores” a nivel general no tarda en especificar que: “Somos una firma de abogados y economistas dedicada a la asesoría fiscal, contable, mercantil y jurídica, fundada en Valencia hace más de cuarenta años.”

http://www.varona.es/index.php/area-corporativa/equipo-humano

En un segundo momento de clase, y tras un amplio debate sobre esta pregunta, el tema se fue encauzando hacia la formación inicial. Surgió el debate de por qué para otras profesiones la formación está totalmente determinada (médico=medicina) y no tanto así en el campo del asesoramiento. Un ejemplo de esto sería las titulaciones que pueden abrir paso a la oposición de PT. En principio, el profesional que oposita a esta especialidad sería el Psicopedagogo/a, que ha cursado una carrera durante 3 años (Magisterio, Ed. Social, Psicología o Pedagogía) y 2 años más de la licenciatura en Psicopedagogía. Sin embargo, a este puesto se puede presentar cualquier diplomado en Magisterio (independientemente de su especialidad).

¿Cómo puede ser esto posible? ¿Es que ser asesorar a lo largo del proceso de desarrollo del individuo no requiere una formación inicial básica de referencia? Como trasfondo de todo esto tenemos un problema que en este país parece recurrente: la mala planificación de los planes de estudios. El Estado se ve obligado a acoger las antiguas titulaciones que abrían paso a esta plaza laboral.

Considero a éste un tema de gran trascendencia, sobretodo cuando hablamos de asesoramiento a nivel educativo. ¿Querría alguien ser tratado por un médico que ha accedido a su puesto no por la titulación actual de medicina, sino por un antiguo título equivalente?