4. En el núcleo del laberinto.

4. En el núcleo del laberinto.

Última actualización de en Cristina Barrientos Canay

Es en este apartado, en el que me gustaría incluír la actividad que más gratificante ha resultado para mi, bien sea por la posición privilegiada del grupo al que pertenezco en esta actividad (miembros de la pacera), o bien por lo enriquecedor de conocer una nueva técnica, trabajar con ella y poder utilizarla en un futuro.  

Técnica acuario o de la pecera pecera.

peces.jpg

 

- Documento grupal del trabajo desarrollado:

http://stellae.usc.es/red/file/view/44469/debate-peces-stellaepdf

 

- Valoración personal de la técnica: 

Técnica acuario.

La técnica acuario, también conocida como la técnica de la pecera o de las capas de cebolla, (...) “es una técnica de dinámica de grupos que trata de facilitar la expresión de puntos de vista y la intervención democrática de todos. Su intención es la de favorecer el diálogo y la discusión informada” (Lourdes Montero, 2013).

La técnica de la pecera es una forma creativa de incluir a toda la clase en la discusión de un pequeño grupo. Este pequeño grupo se sienta en círculo en el centro de la clase para dialogar ante un grupo más amplio, en nuestro caso sobre un texto de Jesús Domingo Segovia http://stellae.usc.es/red/file/view/41672/domingo-2010. Esta técnica puede utilizarse en múltiples situaciones, siendo muy útil para compartir ideas o información desde diferentes puntos de vista. Aunque todo el mundo puede intervenir, algunos miembros de la audiencia (grupo-clase) disponen de un tiempo para hacer preguntas o comentarios.

Si bien las peceras se organizan a sí mismas, es muy complicado exponer las ideas de todas las integrantes dentro de la secuencia que el texto nos presenta. A pesar de esto, hemos intentado, con las aportaciones de todos los miembros de la pecera, que no se escapase ningún aspecto del texto. E incluso intentando atar todos los cabos, nuestros compañeros han hecho aportaciones interesantísimas en las que nosotras no habíamos reparado. Personalmente me ha gustado mucho la experiencia, ya que nunca antes había leído un texto de forma creativa; sabiendo de antemano que todo aquello que nos evoque la lectura podemos compartirlo con los demás.

En general el desarrollo de la técnica ha sido bueno, pero parece que el tiempo se nos ha quedado corto. La exposición de la pecera fue aproximadamente de una hora (la densidad del texto así lo requería) y hubiese sido muy provechoso que el círculo externo y el resto de participantes hubiesen dispuesto de un tiempo similar para sus aportaciones. ¿Utilizar dos sesiones sería útil? No lo parece ya que, con una semana entre medias, se hubiese enfriado el debate. ¿Deberíamos haber grabado en vídeo la sesión? Ésta hubiese sido una buena solución para poder dividir la puesta en práctica de esta técnica en dos sesiones.  Además, el espacio organizativo no era el ideal, con mesas y sillas fijas, pero es algo que está fuera de nuestro alcance y debemos adaptarnos a estos pequeños contratiempos. Quizá el punto clave a mejorar sea la organización de los tiempos, pero a pesar de todo esto considero que ha sido una grandisima experiencia y que ha gustado entre nuestros compañeros.

Como integrante de la pecera debo decir que ha sido muy interesante realizar esta tarea y sobretodo ha resultado ser muy enriquecedora ya que, además de poder aportar tu punto de vista sobre el texto, éste puede ampliarse o cambiar con las aportaciones de los demás. Nos ha servido para darnos cuenta de que la colaboración y las aportaciones de todos son una forma inmejorable de trabajar, porque nos enriquece como personas y porque permite alcanzar un nivel de profundidad que no sería posible de tratarse de las aportaciones de una sola persona.

Por último, me gustaría añadir que sería muy interesante poder profundizar en todos los temas e ideas que han surgido a raíz del texto y de esta técnica de trabajo, pero sabemos que el tiempo del que disponemos es muy limitado. A pesar de esto, la técnica de la pecera ha resultado ser una gran experiencia y espero poder ponerla en práctica algún día.

 

- Resumen de las aportaciones del texto de J. D. Segovia: 

Aportaciones del texto de Jesús Domingo Segovia

La idea central del texto de Domingo se articula en torno a la colaboración, puesto que es un tema que emerge constantemente. El autor hace hincapié en que los asesores deben trabajar CON y no intervenir EN o SOBRE. En la misma línea, el autor señala que la práctica asesora debe estar contextualizada, entre otras cosas, para que la comunidad educativa desarrolle capacidades y compromisos.

La primera parte del texto hace un recorrido histórico sobre el asesoramiento, que muestra la evolución de  la asesoría y sus más que diversos modelos.

El autor considera que el asesoramiento educativo es imprescindible para la mejora de la educación y además, señala tres requisitos fundamentales en pro de la calidad educativa: las comunidades de aprendizaje comprometidas, el apoyo y la asesoría.

Pero para Domingo no todos los modelos de asesoría son válidos, ya que éstos deben favorecer las relaciones democráticas, la colaboración profesional y la práctica contextualizada.

En cuanto a la diversidad de modelos y concepciones en los que se puede enmarcar el asesoramiento, el autor propone que en lugar de ceñirnos a un modelo “puro” debería optarse por combinar esta diversidad para utilizar lo mejor de cada uno en cada situación (metáfora de las aristas de un poliedro). Debemos empezar a ver los modelos como variantes estratégicas que nos sirvan de aliadas en nuestra práctica profesional.

Otra idea principal tiene que ver con la importancia del profesorado. El autor considera que son ellos los verdaderos agentes de cambio y que los asesores deben ser los que faciliten el mismo, ya sea capacitándolos allí donde los docentes nos lo soliciten o proporcionándoles las herramientas que necesiten. Emerge aquí la figura del asesor como “colega técnico” que cree oportunidades de diálogo y consenso. Un asesor que además de colega técnico debe ser un oportunista estratégico atento a lo invisible: aquel que aprovecha situaciones puntuales, que aprecia lo que no se ve para poder generar cambios, por muy pequeños que éstos parezcan.

Por último, cabe mencionar que este texto intenta mostrarnos una perspectiva amplia del asesoramiento: cómo ha evolucionado, qué se está haciendo y hacia dónde debemos ir. Es muy importante saber hacia dónde dirigirse para hacer del asesoramiento lo mejor que pueda ser y “Lograr de cada escuela una gran escuela” (Hopkins, 2007, citado en Domingo, 2010, p.67).