Patricia Negreira Souto

Descripción corta: Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve entonces la utopía? Para eso sirve: para caminar."
Email de contacto:
Teléfono:
Móvil:
Sitio Web: http://
Usuario de Twitter:

Sobre mi

Soy la persona que ama, ríe y llora, el ser que vive y a veces siente que muere…

Soy quien se equivoca muchas veces y otras tantas todo lo hace bien…

Soy una ráfaga de aire, naciente, a veces brisa, a veces huracán. Eterna viajera de segundos con un remolino de sueños entre los brazos, mecidos por las ramas del tiempo.

Soy alguien que deja de ser y se rehace a cada paso.

Soy caminante, soy sendero, soy una voz del infinito canto universal que también cree en la utopía de que otro mundo es posible...

Así soy yo... Soy como todos y a la vez muy diferente...

Actividad

  • Querida Nerea: He disfrutado mucho con el artículo que has colgado en el blog. Considero que, de su lectura, podemos extraer grandes realidades. Constantemente oímos en la calle que ser niño no es fácil, se escucha...
  • Buenas tardes clase! Aquí os dejo la reflexión y el documento que, sobre las sesiones de la semana pasada, he podido construir. Un saludo
    Comentarios
    • Yolanda Ocampo Garrido

      En primer lugar, Patricia, darte las gracias por tus reflexiones y por tu resumen de las últimas sesiones de clase puesto que sirven para recordar e interiorizar mejor las ideas generales de los temas hablados en clase.

      En segundo lugar, con respecto a la complejidad del asesoramiento, como ya expresé en una de mis entradas al blog, considero que el gran problema del asesoramiento es la falta de desconocimiento por parte de la sociedad e incluso por parte de los profesionales que trabajan en el ámbito de la educación. La mayor parte de la gente no sabe que significa el asesoramiento o tiene una idea errónea sobre el mismo, por tanto, ¿Cómo va a existir una buena práctica asesora si ni si quiera sabemos que es el asesoramiento?, y digo “sabemos” porque todavía tengo muchísimas dudas sobre este tema tan poco sencillo. Por eso, hay que tener en cuenta que debemos seguir trabajando por conocer más y más sobre el asesoramiento, pero no sólo eso, sino que también este conocimiento hay que hacerlo llegar a toda la sociedad, hacerles conscientes de su gran importancia en el ámbito educativo, y así, poco a poco ir abriéndonos paso.

      Por último, con respecto a los modelos de asesoramiento, después de reflexionar, considero que no debemos descartar ninguno, ni considerar a unos modelos como buenos y otros como malos porque la mejor opción es escoger aquel modelo o modelos que se adapten mejor a cada situación concreta, a cada contexto particular, a cada actividad específica… intentando extraer de ellos las características más favorecedoras para la mejora de los aprendizajes del alumnado y dándoles “nuestro toque personal”, llevándolos a nuestro terreno para que todo lo que hagamos tenga una identidad propia. 

    • Laura Díaz Barrero

          Primeiramente agradecerlle a Patricia a súa entrada na que aborda o traballo realizado así como as reflexións extraidas en ambas sesións, permitíndonos establecer un marco de referencia para o diálogo.

        Seguidamente, salientar que me pareceu moi interesante a entrada de Yolanda con respecto á importancia de transmitir e "por en valor " a  relevancia da nosa tarefa como asesores ante a sociedade e mesmo na propia institución educativa, contexto en que, en ocasións, non existe unha idea clara sobre ¿cáles son as nosas funcións e cometidos? , ¿ónde comeza e ónde remata a nosa tarefa? ou ¿en qué favorece a nosa actuación con respecto a mellora dos procesos de ensino e aprendizaxe nas aulas?. Estes interrogantes parecen non estar aínda resoltos na esfera da praxe, así como o feito de que non  podemos  exercer como  "axentes de mellora", senon, e como debatiamos na aula, que é preciso actuar como "facilitadores", posto que ese papel de transformadores debémolo ceder ós docentes , favorecendo a adquisición da súa autonomía, posto que son eles, os que, co seu quefacer  diario nas aulas,  poseen  realmente a oportunidade de redireccionar e enriquecer as súas prácticas docentes  co alumnado.

      Con respecto ás múltiples facetas qeu se lle atribúen a este profesional, un dos  termos que non acabo de ter claro radica en catalogar o  papel de asesor entendido  como "facilitador de recursos", posto que, ¿en que consite tal función?,  e  ¿debe ser ese o seu  verdadeiro cometido, ou máis ben é unha función que se lle atribúe por comodidade ou intereses alleos a súa verdadeira esencia?...

       Por outra banda, coido que outro dos "puntos débiles" á hora de definir a práctica do asesoramento, xorde, como ben salientaba  a nosa compañeira Adriana no debate mantido na clase do mércores 14 de Marzo, debido a  enorme complexidade que supón por en marcha os principios de diálogo, simetría, horizontalidade e colaboración, entre outros, que autesora  a esencia esta práctica, posto que, a nivel teórico parecen evidentes mentres que na praxe semellan mesmo utópicos se temos en conta ese "currículm oculto" marcado polo  forte individualismo que segue a imperar na dinámica de moitos centros educativos, onde a colexialidade entre os axentes educativos non é mais ca unha "fachada" trala que ocultar a soidade das súas accións, máis se temos en conta ,e como se remarcou na aula, o enorme desgaste que na actualidade sofren moitos dos termos que empregamos con relativa asiduidade ,carentes de significado, sen embargo, cando os trasladamos  ó meollo das  nosas actuacións educativas :á práctica.

      Para concluír, sinalar que, logo da lectura do artigo de Jesús Domingo Segovia así como do debate mantido a raíz da mesma, coido que non debemos actuar baixo "modelos puros" nin descartar ningún en concreto posto que, é ante a complexidade de contextos, escenarios ou situacións  e actividades concretas, onde a pertinencia duns ou outros  se torna máis óptima ou necesaria para adaptarnos ás circuntancias e esixencias de cada actuación educativa,  aínda que sempre enfocando a nosa labor dende unha mirada crítica e reflexiva que contribúa a trasladar o mellor de cada modelo á praxe, na procura dese ideal, ou non , dun "modelo integrador".

       

       

       

  • Comentarios
    • Patricia Davila Soto

      Hola chicas... estaba leyendo vuestros comentarios y la verdad es que como dice Noelia resulta paradógico que a tan solo unos meses de terminar esta licenciatura, todavía estemos "dándole vueltas" a temas como estos. No se, me parece cuanto menos curioso que como futuras psicopedagogas todavía no tengamos muy claro qué es ese "algo" que nos hace "especiales", ese "algo" que nos distingue de psicólogos, pedagogos... Parece que el psicopedagogo no llega a tener un lugar definido para desarrollar su actividad profesional.

      Echando la vista atrás, todavía recuerdo la cara de mis padres cuando les dije que iba a estudiar psicopedagogía, ya que no sabían en que consistía exactamente ("era eso que estudían todos los que acaban magisterio"). Pero también recuerdo nuestras caras el día que la profesora María del Mar Sanjuan nos hizo reflexionar sobre los perfiles del psicopedagogo, sobre los escenarios en los que podrían desarrollar su actividad profesional... en una de las primeras clases de "diseño, desarrollo e innovación do currículum" y es que creo que muchos de nosotros nunca nos habiamos llegado a plantear que la figura del psicopedagogo fuera más allá de la de ese orientador que todos vimos en el Departamento de Orientación de nuestro colegio, instituto...

      El cometido de mi comentario no era aclarar vuestras dudas ni mucho menos ya que considero que esta titulación todavía es muy reciente y "dar forma" al perfil del psicopedagogo es una tarea pendiente que solo se alcanzará con el paso del tiempo. Encontrar un hueco para los psicopedagogos forma parte de nuestro trabajo al salir de la Facultad. Es por ello que me gustaría finalizar haciendo un pequeño guiño al título de la entrada de Patricia "cuando digo que soy asesora, nadie me entiende" y añadir una frase que creo que más de una vez habrá ocupado vuestras cabezas y es que... "cuando digo que soy psicopedagoga, nadie sabe a que me dedico" 

    • Damián Varela Sánchez

      O primeiro que quero facer é darvos as grazas a Particia, Yolanda, Luara, Noelia, Andrea e Patricia Davila tanto pola reflexión da primeira, a raíz do traballo feito na aula as semanas pasadas, como polos comentarios escritos polas restantes en relación co comentado por Patricia entre outros temas.

      A pesar de que considero moi interesantes todas as vosas achegar, vou a comentar soamente algúns dos aspectos que máis me chamaron a atención e sobre os que máis reflexionei estes días.

      O primeiro ten que ver co proposto na clase pola profesora e recollido tamén por Laura no seu comentario. Trátase do tema de se debemos exercer como axentes de cambio ou ese papel é cousa do profesorado. Tanto Laura como Lourdes sinalaron que, como asesores, debemos deixar desempeñar ese rol aos docentes e situarnos máis no rol de facilitadores.

      Persoalmente encóntrome nesta cuestión un dilema debido fundamentalmente a que dende a materia de Orientación Educativa ensínasenos que un dos roles que debe desempeñar o orientador (e en Galicia a función de asesorar nos centros educativos correspóndelle a este profesional) é o de axente de cambio (ver o documento: Martínez Clares, P (2002): La orientación psicopedagógica:  Modelos y estratégias de intervención. Páx: 332).

      Como se pode ver creo que hai unha pequena contradición. Eu interpreto isto do seguinte xeito: Nun contexto educativo onde o asesor non é necesariamente o orientador este debe de actuar a modo de facilitador cos verdadeiros axente de cambio que neste caso serían os docentes. No caso da nosa comunidade autónoma non ocorre isto pero tamén é certo que non podemos, nin debemos, limitar as interpretacións dos textos a un contexto determinado xa que estes están elaborados coa finalidade de expor un marco de actuación e a partir de aí “adaptalos” aos diferentes contextos particulares.

      Coincido, pois, co sinalado por Laura e Lourdes sobre que o asesor se debe situar como un “facilitador” pero matizo isto co exposto anteriormente para o caso da nosa comunidade onde a función asesora correspóndelle ao orientador.

      Outro dos temas que quero comentar é o dos modelos de asesoramento. Estou de acordo coa idea que propoñen tanto Yolanda como Laura xa que creo que o importante é saber que modelo se adapta mellor a cada circunstancia ou necesidade e, en función diso, escoller o máis idóneo. Ademais en engadiría que esta elección debe facerse tendo sempre presentes os principios do constructivismo e a colaboración como instrumentos para acadar a meta proposta.

      Sobre isto último, o da meta, quero resaltar o dito xa por Lourdes na clase: pode haber metas específicas para necesidades concretas pero a nosa última meta é, e será sempre, a da mellora da educación.

      Quero rematar indicando unhas dúbidas que me xurdiron á raíz do que di Patricia Davila sobre “…ya que considero que esta titulación todavía es muy reciente y…”. Estou de acordo co que di Patricia pero:

      Que opinión vos merece que a titulación que estamos a cursar actualmente, é dicir, psicopedagoxía, non vaia a ser “adaptada” en un grado por ningunha universidade española?

      Creedes que se poderá acadar un oco dentro do mercado laboral para os profesionais da psicopedagoxía sen unha titulación (vixente) detrás que os avale?

      No seguinte enlace podedes ver como a Uned anuncia que a partir de 2014 “los estudios de esta titulación quedan totalmente extinguidos”.

      http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,1341158&_dad=portal&_schema=PORTAL

      Inclúovos aquí uns enlaces sobre as cuestións propostas:

      http://www.copoe.org/files/GRA-09-X-161109.pdf

      http://paqui-ana.lacoctelera.net/post/2008/11/09/el-plan-bolonia-y-consecuencias-psicopedagogia

      Un saúdo.

    • Lourdes Montero

      Aunque sea un poco "fuera de tiempo", quiero hacerme eco de vuestros comentarios y, de manera especial, solidarizarme con la preocupación por el futuro de la psicopedagogía (y de los y las psicopedagogos). Las preguntas acerca de por qué psicopedagogía no se transformó en un grado en la propuesta del EEES (un respuesta a explorar es su condición de licenciatura...), por qué su transformación en master se ha ralentizado (en nuestro contexto), qué pasará ahora que la titulación de magisterio es un grado (interesante el enlace del blog que nos proporcionó Damian), la reforma de la especialidad de orientación educativa en el master de profesorado de secundaria, bachillerato formación profesional y enseñanza de idiomas... por la orden (EDU/3498/2011, de 16 de diciembre (BOE, 26 de diciembre)... ¿Qué decís com futuros asesores y orientadores?

      Saludos

      Lourdes

Nube de etiquetas

Tablón de mensajes

Ver todo

Blogs

No hay entradas

Páginas

No se han creado páginas aún