iDiots

Aquí dejo de nuevo un cortometraje titulado iDiots, donde se trata el tema de la obsolescencia programada. No solo trata este tema, sino que hay un trasfondo de la sociedad moderna en la que vivimos. Aquí podemos ver como estos pequeños robots están obsesionados con esos teléfonos móviles hasta el punto de estropearse y al instante volver a comprar otro de nuevo. ¿No os recuerda a nada? Así mismo somos nosotros, o al menos eso pienso. 

Podemos ver como estos robots llegan al punto de no comunicarse entre ellos sino a través del teléfono, como logran la "felicidad" cuando alguien le da me gusta a sus fotos, incluso como compran cosas absurdas simplemente porque el resto de robots lo tienen. 

La compañía de efecto visuales Big Lazy Robot afirma que "nuestra felicidad se basa en cosas que no necesitamos y se gobierna por entidades que no controlamos". Que gran verdad.

 

Comentarios

  • Isabel Martínez Carrera

    ¡El vídeo es genial! ¡Me gusta hasta el título! Realmente plasma conductas que tenemos a veces, pero que si las vemos desde fuera e intentamos ser objetivos/as, nos parecen increíbles. ¿Quién no se enfadó alguna vez por una caída de WhatsApp? Hace unos años no pasaría absolutamente nada por no coger el móvil en horas y horas; en cambio, ahora parece que tenemos que estar conectados cada segundo. 

     

  • Isabel Gulías Sieiro

    Me ha encantado el corto Laura ! Creo que en él se expresan muchas ideas y que pueden tener también diferentes lecturas.

    Hace un momento comentaba una entrada de nuestra compañera   Yaiza en la que hablaba sobre lo absurdos que llegamos a ser con el uso de las redes sociales en nuestro día a día . En relación a ello y a  al corto que publicas, se me viene a la cabeza un tema ya comentado en clase, sobre si las nuevas tecnologías nos ayudan a mejorar la comunicación entre nosotros o no . La verdad es que yo tengo serias dudas al respecto , y  desde luego a raíz de este vídeo diría que de ninguna manera.  

    Por otra parte también me parece interesante el hecho de considerar que, aún siendo nosotros los humanos,  como, con nuestras acciones sociales, nos comportamos como auténticos robots, Siendo totalmente súbditos del mercado de la tecnología.