Una nueva visión, proporcionada por Siria

No cabe duda de que los avances de hoy en día, se deben a las tecnologías. Muchas veces nos preguntamos cómo serían nuestras vidas sin ellas, pero ¿de verdad nos hemos llegado a poner en la piel de los que se encuentran en esa situación? Tras los conocimientos tratados en clase de la mano de Nusa Ouis acerca de la situación de Siria, mi respuesta es un gran no.

En la mayoría de los casos, al pensar en este planteamiento, viene a nuestras mentes la situación que vivieron algunos de nuestros padres, sin ordenadores, teléfonos móviles o sin redes sociales. No obstante, los efectos van mucho más allá, y sobre todo si es una guerra la causante de esta situación. No debemos olvidar que las tecnologías son un factor representativo de la mayor parte de las innovaciones y avances que se dieron en la educación, la medicina, etc., y el momento en que todos los avances y nuevas facilidades a los que uno empieza a acostumbrarse, se ven restringidos, significará volver a empezar de cero; a dar un giro a la noria que te sitúa en el punto de partida. Pero los efectos pueden agravarse más todavía, si a este suceso le sumamos una guerra como el factor cuasante. ¿Cómo es posible que tras años de avances, un lugar pueda volver a sus orígenes, sin aulas en las que poder dar clase, sin medios y sin recursos? Sin duda, descubrir este panorama que está viviendo Siria y verlo a través de las imágenes proporcionadas en clase, me causaría un gran impacto, cambiando por completo mi perspectiva. Esto fomentaría mi curiosidad, y tras youtubear un poco encontraría vídeos y reportajes diversos que tenían algo en común: todos muestran imágenes devastadoras por la guerra, familias sin hogares, niños siendo reclutados para participar en la guerra...Entre ellos se encuentra el que presento a continuación, donde se habla de niños que piden volver a sus antiguas escuelas, mostrando el valor que les otorgan a la educación y de la que nuestro país debería tomar ejemplo. Como bien dicen, "uno no sabe lo que tiene, hasta que lo pierde", así que... ¿por qué no empezar a valorarla antes de que la perdamos? 

Por otro lado, es necesario ver que incluso en las peores situaciones, hay gente que se mueve por cambiar ese negativo panorama, creando iniciativas adaptadas a las nuevas posibilidades con las que pueden contar. Un buen ejemplo, es la propuesta de enviar Ebooks a Siria, en los que se incluirían todos aquellos conocimientos necesarios para poder tratar las distintas materias y contenidos. Pero... ¿cómo es posible que sean personas emigrantes y originarias de este país los que luchen por promoverla, y que aquellos otros que dotan de mayores posibilidades y riquezas ajenas a esa precariedad, no hagan nada? En definitiva, creo que a pesar de los avances que las sociedades han ido experimentando con la tecnología, la racionalidad de la humanidad sigue estando estancada. Por ello, es el momento de citar y tener muy presente lo que Save the Children expresa en un famoso vídeo de su campaña #savesyriaschildren: "Just because it isn´t happening here, doesn´t mean it isn´t happening".