F_ip_ed cla_sro_m

En este blog me gustaría hablar un poco de las Flipped classroom o Aula invertida. Pero esta vez lo voy a hacer desde un punto de vista algo más dinámico: contando un cuento, una historia que tiene como protagonista a una hermana mayor y a su hermano pequeño al cual esta le está contando cómo fue su época en el colegio ya que ella fue a la misma clase a la que va él. Ahora bien, la metodología de enseñanza no es para nada la misma. Marga, profesora de historia optaba por una metodología más convencional mientras que Roberto, también profesor de historia ha optado por el método de clase invertida para dar la docencia.

Para aclararnos un poco más vamos a ponernos en situación:

image

Fuente: Google images (https://es.pngtree.com/freepng/the-little-girl-in-class_2520092.html)

 

Un día cualquiera en la clase que impartía Marga era así: Ella llegaba, sacaba el denso libro de historia y se ponía a leer en mientras sus alumnos escuchaban y escuchaban tras una larga hora que duraba la clase. Raramente los alumnos participaban en sus clases ya que al ser historia ¿como hacerlo dinámico?. Los alumnos lo intentaban pero algunos hasta terminaban por casi dormirse ante el aburrimiento que producía la asignatura. La profesora los veía pero, lejos de cambiar su metodología rifaba a sus alumnos/as para que estuvieran atentos castigandolos al día siguiente con un examen sorpresa. Así día tras día, al ser la primera materia que tenían por la mañana, los niños/as se levantaban sin ganas, sin motivación ninguna ya que sabían que la aburrida y larga hora les esperaba y aún por encima, un montón de ejercicios para casa. Está claro que esta maestra usaba un método convencional que lejos estaba de una clase participativa y dinámica. Pues bien, esto podría ser perfectamente una historia inventada, pero no. De hecho diría que es una experiencia propia y que me sucedió durante toda mi curso de 5º o 6º de primaria. He de reconocer que yo no era de las que me dormía pero, la motivación que teníamos mis compañeros y yo por esa clase era cuando menos inexistente. A mí me gustaba mucho la historia, me parecía muy interesante saber qué había sucedido en el pasado, pero no lograba entender como una materia que realmente me gustaba tanto me aburriera hasta tal punto de estar deseando que se acabara. Ahora, que estoy apunto de terminar mi carrera como pedagoga me doy cuenta de todos los fallos que cometió esa profesora utilizando una metodología cuando menos demasiado clásica.

 

Pero antes de reflexionar, me gustaría hablar de la otra parte de la historia:

image

Fuente: Google images (https://www.flickr.com/photos/cedec_intef/6948063878)

 

La misma clase que la historia anterior pero diez años más tarde, en un momento en el que el desarrollo de las tecnologías se puede observar en cualquier ámbito de la realidad, y cómo no en el formal como es la escuela o la clase en este caso. Los alumnos se levantan motivados, con ganas de ir a clase con ánimo y sobre todo felices por ir a clase… ¿Cómo puede ser si tienen historia a primera hora?, pues es muy fácil, es aquí donde me gustaría introducir el término de clase invertida:

 

“un método de enseñanza cuyo principal objetivo es que el alumno asuma un rol mucho más activo en su proceso de aprendizaje que el que venía ocupando tradicionalmente” (Berenguer,C. Pp.1466).

 

En este caso los alumnos llegan a clase sabiendo ya aquella teoría que de otra forma el docente se pasaría las horas leyendo y leyendo… Es lunes y el profesor decide hacer una obra de teatro sobre la guerra civil, la cual estaba perfectamente explicada en los vídeos interactivos que grabara la semana anterior para que sus alumnos hicieran la labor de verlo e intentar comprenderlo en sus casas a través de algún tipo de soporte tecnológico. Los alumnos, como ya saben lo que es la guerra civil y que sucede, representan la obra de teatro perfectamente y, el docente puede observar que puntos no han quedado tan claros o que debe explicar de otra forma.

 

Vemos aquí dos metodologías totalmente diferentes en la cual aquella más participativa y en la cual los alumnos tienen un papel activo e importante, es la que hace crecer el nivel de productividad y de motivación de dicho alumnado. En esta metodología el docente se vale de las nuevas tecnologías para que de una forma más llevadera sus alumnos interioricen los aspectos más teóricos que después en clase y, a través de las prácticas florecen en los propios alumnos sin necesidad de volver la clase aburrida, sino todo lo contrario, eso es en lo que consiste el flipped classroom.

 

Después de esto, está bastante claro que, por lo menos desde mi punto de vista, las clases invertidas son una metodología que tendría que tener más presencia en las aulas españolas, ya que no solo ayudan a que el alumno lleve a cabo un aprendizaje autónomo mientras se ejerce un gran uso de las tecnologías tanto fuera como dentro del aula, sino que produce en él una gran motivación y ganas de aprender y de alguna forma enseñar lo aprendido a través de las prácticas que he mencionado anteriormente. Ahora bien, de igual modo creo conveniente destacar el hecho de que es una forma de enseñanza con la que hay que tener cuidado. Para mí la figura del docente es esencial para que el proceso de enseñanza aprendizaje sea completo y positivo para el alumno, este necesita un guía para poder aprender y es por esto que aunque el docente pase a un segundo plano, debe estar siempre ahí. Si un alumno está en su casa viendo un vídeo de su profesor.. ¿cómo puede preguntarle las dudas que le surjan sin tener que esperar uno o dos días? o sino ha entendido algo ¿Cómo va a hacer los ejercicios que se proponen en clase y delante de sus compañeros?, por todo esto debemos tener cuidado con esta metodología y utilizarla bien porque al igual que puede resultar muy satisfactoria, también puede ser perjudicial.


 

Fuentes:

Preciado, L. (2013). Breve explicación de lo que es una clase invertida, y cómo podemos llevarla a cabo como docentes. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=ePOnn0H9GMY

Fuentes académicas:

Berenguer Albaladejo, C. (2016). Acerca de la utilidad del aula invertida o Flipped Classroom. XIV Jornades de Xarxes d´investigació en docència universtària. Pp:1466-1480. Recuperado de: https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/59358/1/XIV-Jornadas-Redes-ICE_108.pdf

    • Claudina Garcia Gonzalez
      Claudina Garcia Gonzalez

      ¡Hola Uxía! Acabo de leer tu entrada y quiero darte la enhorabuena porque me ha parecido una idea diferente y muy entretenida.

      Como profesionales de la pedagogía debemos tener mucho cuidado al incluir nuevas metodologías en el aula. Primero, porque nos encontraremos con profesorado al que no le gustará la idea de tener que transformar su manera "tradicional" de dar clase, familias y alumnado que se opondrán... debemos demostrar con hechos la utilidad y la implicación de mejora educativa de las mismas. Segundo, porque como bien dices, también puede ser perjudicial si se aplican de forma errónea por el simple hecho de querer "innovar" sin tenerse en cuenta el contexto en el que se actúa. 

      En mi opinión. aunque hayamos adquirido nuevos conocimientos sobre tecnología educativa (webquest, flipped classroom, gamificación, etc.), aún nos queda mucho que aprender sobre como actuar y aplicar estas nuevas metodologías en el aula de forma efectiva y eficaz. 

      ¡Un saludo! :)

      • Uxia Sanjurjo
        Uxia Sanjurjo

        Hola Claudina,

        Muchas gracias por leer mi entrada, me alegro de que te haya gustado.

        Es muy interesante lo que mencionas acerca del cuidado que se tiene que tener a la hora de incluír nuevas metodologías, ya que como bien dices, cada persona tiene ya una metodología interiorizada y muchas veces es difícil hacer que cambien de opinión o incluso lleguen a utilizar dichas metodologías. 

        Un saludo.

      últimos comentarios