El plagio y las licencias

Como última entrada, quiero hablar de las licencias, el conocimiento abierto y el plagio, ya que, el plagio, me parece un tema muy discutido pero que las personas no nos tomamos tan en serio cómo deberíamos. Quiero comenzar repitiendo lo que concluimos en clase, que el hecho de que un conocimiento sea abierto no lo convierte en válido para plagiar, sino que debemos fijarnos en la licencia de cada material online que utilizamos para citarlo como corresponde.

Los recursos que podemos encontrar en la web están sometidos a varias limitaciones, dependiendo de las licencias, definidas por el autor para proteger su autoría. Las licencias más conocidas son Copyright y Copyleft.

El Copyright se refiere a los derechos de autor, regulados en España por la Ley de Propiedad Intelectual que establece ‘cómo las obras deben respetarse, tanto en la reproducción como en la distribución, comunicación pública o transformación’. ("Todo lo que debes saber sobre licencias para el uso y publicación de recursos online", 2019).

Figura 1. Copyright logo

image

Fuente: Wikipedia Commons

Por otro lado, el Copyleft es un conjunto de licencias libres y semilibres que surgieron del código abierto. Gracias a estas licencias podemos utilizar material de otros autores/as o publicar el nuestro propio, siguiendo algunas condiciones y respetando la propiedad intelectual. Dentro del Copyleft hay una licencia muy conocida, Creative Commons. Esta licencia vale para todo tipo de contenidos y permite a la creadora escoger entre distintos niveles de protección, combinando cuatro características: reconocimiento, no comercial, sin obras derivadas y compartir igual. ("Todo lo que debes saber sobre licencias para el uso y publicación de recursos online", 2019)

Además de Creative Commons, dentro de Copyleft hay otras licencias más orientadas a un tipo de contenido específico, como puede ser Arte Libre, una licencia para obras artísticas ("Free Art License 1.3 | Copyleft Attitude", 2007), o GNU, licencia destinada al software libre y al código abierto ("GNU General Public License", 2019)

Figura 2. Copyleft logo

image

Fuente: Wikipedia

Para concluir, quiero decir que hasta que llegué a la universidad nunca me habían explicado la importancia de citar de forma correcta, comprobar la licencia del material que usaba y de la importancia de dar crédito al autor por la obra. Tanto así, que ni en el instituto ni en bachillerato nos explicaron ni exigieron incluir referencias bibliográficas en ninguno de los trabajos realizados. Cuando realizamos un trabajo, esforzándonos y poniendo tiempo y ganas, nos gusta que se nos sea reconocido el esfuerzo, pues lo mismo creo que le debemos a aquellas personas que crean contenido y lo ponen disponible en la red. Qué menos que agradecer que publiquen sus obras al alcance de los demás.

Aunque todos sabemos que robar es malo, no relacionamos el plagio con esto. Sin embargo, debería estar más extendida la necesidad de explicar que el plagio, además de ser un comportamiento que va en contra de la ética, es una forma de hurto, como aparece recogido en el artículo 270 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Debemos reconocer a cada uno lo que es suyo.

 

 

Referencias bibliográficas:

últimos comentarios