Blockcahin y Educación

    Fran
    Por Fran

    BLOG 3. BLOCKCHAIN Y EDUCACIÓN.

    Buenas tardes, para comenzar, quiero presentaros el Blockchain.

    Muchos de ustedes habran oído hablar seguramente acerca del Bitcoin. Aquella criptomoneda que permite a sus usuarios hacer transacciones directas de persona a persona, no controlada por ningún Estado, banco, institución financiera o empresa. Además de que su falsificación o duplicación es imposible gracias a un sofisticado sistema criptográfico que hace que los usuarios sean anónimos y así se preserven sus identidades (https://www.queesbitcoin.info/).

    Siguiendo a la información que nos ofrece Gómez Lasala (2018) en su trabajo fin de grado, Blockchain viene de la mano del Bitcoin y hasta hace poco, estos términos tendían a confundirse.

    Si se entra a analizar el paper de Nakamoto, se entiende que Blockchain es la “infraestructura/cadena de bloques que soporta de manera segura la criptomoneda Bitcoin”, y su función principal es registrar todas y cada una de las transacciones o transferencias de valor que se pueden realizar con Bitcoins dentro de un marco estable y seguro donde no puede tener lugar la falsificación de las transacciones.

    Estas funcionalidades se realizan a través de dos herramientas criptográficas: la firma digital (permite identificar al emisor de un mensaje/valor) y las funciones Hash, que mapean un conjunto de caracteres de entrada de tamaño no definido en otro conjunto de caracteres de salida de tamaño fijo de forma rápida e irreversible.

    Estas transacciones se protegen con criptografía y el historial de estas se guarda/bloquea en bloques (blocks) de datos que se agrupan y protegen mediante dicha criptografía. Obteniendo así un registro inmodificable e infalsificable de todas las transacciones de esta red.

    Este hombre Satoshi Nakamoto dio con la clave y diseñó un sistema descentralizado, no dependiente de terceros.

    Blockchain se puede considerar una infraestructura abierta que almacena una variedad de activos, almacena el historial de custodia, propiedad y ubicación de activos como el dinero digital (Bitcoin), otros activos digitales como el título de propiedad de una IP, un certificado, un contrato, objetos físicos e incluso información personal identificable.

    Este sistema es además de una revolución económica, una innovación en información. No es la solución para todo, puesto que está en desarrollo, pero puede que sea solución para grandes problemas mundiales.

    Estas son las características, grosso modo,que definen al Blockchain.

    Uno de los amplios beneficios que supondría la implantación de este sistema en el sistema educativo global es que,

    las cadenas de bloques permitirían acreditar los elementos de un CV elaborado por el usuario, impidiendo la manipulación o alteración de datos, diseminadas través de un sistema distribuido sin guardar los datos en un centro sujeto a ataques o violaciones de su integridad. Se trata de un cambio que tendrá un alto impacto en el sistema educativo, pero también que tardará más de 4 años para que comience a implantarse (Sharples et al., 2016, citado en Carles Lindín, A. B., 2018).

    Es decir, esto permitirá, que a través de la red y la creación de bloques de información complementaria, sea más fácil y seguro acreditar los conocimientos, habilidades y competencias que forjemos en nuestro proceso formativo, pero por el momento no tiene las suficientes garantías.

    Su primera aplicación fue en la Universidad de Nicosia, la cual decidió utilizar esta tecnología para asegurar la validez de los certificados que emitía en algunos de sus programas formativos. El acceso a esta certificación, obtenido a través de una firma digital a un fichero acreditativo, sería inmediato y no dependería de que el estudiante conservara una copia de dichos ficheros, generando así un nuevo sistema de organización del currículo, que fuera ligado a los certificados emitidos.

    Siguiendo a Bartolomé, Bellver, Castañeda y Adell (2017):

    Sin   embargo,  aunque esta solución facilita el movimiento de los estudiantes entre instituciones y el traslado de información fidedigna a los empleadores, sigue sin avanzar en la garantía de los contenidos (competencias y habilidades), cuya validación sigue centralizada en instituciones con una reputación igualmente ratificada de forma centralizada por autoridades nacionales  o  transnacionales.

    ¿Y por qué la importancia de este sistema? Pues su importancia, en términos educativos, reside en que a través de este, el Blockchain, otros centros de formación no reconocidos institucionalmente, podrían acreditar formación que fuera igual de relevante que los certificados oficiales en la actualidad.

    Una de las destacadas consecuencias de la implantación de este “modelo” es que supondría un cambio radical en la sistematización actual de la educación, puestos que abriría las puertas a adquirir aprendizajes en múltiples entornos, rompiendo así con la distinción Educación Formal – Educación No Formal.

    ¿Su gran desventaja?

    Desde el punto de vista de muchos autores, vinculan al Blockchain con una visión mercantilista del “mercado” de la formación (Lasala, 2018) . Es decir, contribuir a que la formación sea un modo de ahorrar costes formativos en pos de una producción más eficiente.

    Dos son los escenarios más extremos que Lasala (2018) nos muestra:

    • Un sistema educativo totalmente abierto en el que todos pueden actuar como proveedores o como receptores de formación.
    • Un sistema educativo cerrado en manos de grandes corporaciones que pasan a controlarlo sustituyendo a las instituciones actuales. (p.89)

    Este sistema tiene además otros aspectos que supondrían su inviabilidad, como son: su compleja implementación por motivos tecnológicos y económicos, puesto que es necesaria una gran inversión económica para que este sistema fuera efectivo, la intencionalidad o dirección que tome rumbo, o el valor de las certificaciones e instituciones “oficiales”, que seguramente opongan resistencia a cambiar la formación que ofrecen.

    ¿Qué os parece esta nueva deriva que puedan tomar los sistemas educativos actuales? ¿Creéis que es un modo de descentralización sostenible, o quizás sea esta una vía para la centralizar la expedición de los certificados formativos a manos de las empresas que tengan mayor capacidad para afrontar los gastos que este modelo tenga?

    Yo creo que tiene grandes oportunidades y potencialidades, pero como toda nueva tecnología, ha de ser previa y concienciudamente estudiada antes de ser implantada, puesto que puede acarrear problemas irreversibles y de gran transcendencia para el gran ámbito al que nos dedicamos, la educación.

    Bartolomé Pina, A., Bellver Torlà, C., Castañeda Quintero, L., & Adell Segura, J. (2017). Blockchain en Educación: introducción y crítica al estado de la cuestión. Edutec. Revista Electrónica De Tecnología Educativa, (61), a363. https://doi.org/10.21556/edutec.2017.61.915

    Bartolomé, A., & Lindín, C. (2019). Posibilidades del Blockchain en Educación. Education In The Knowledge Society (EKS), 19(4), 81-93. doi:10.14201/eks20181948193

    Gómez Lasala, I.(2018). Blockchain. La revolución de la industria. Aplicación Académica. (Trabajo Fin de Grado). Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Industrial de Barcelona, Barcelona.

    últimos comentarios

    Sin comentarios