Los MOOCs y la red social Twitter

    Fran
    Por Fran

    BLOG 4. Los MOOC y la red social Twitter.

    Por lo general, los jóvenes venimos utilizando una serie de redes sociales comunes, en las cuales solemos pasar varias horas al día. Me gustaría enumerar algunas, como son: Instagram, Twitter, Facebook, Pinterest, Reddit. y un largo etcétera en función de gustos y opiniones.

    Una vez dicho esto, me gustaría destacar una de las redes sociales que he enumerado, en base a la/s potencialidad/es que le veo. Esta red se llama Twitter y consiste en una red social de microblogging, que ha ganado peso a medida que han pasado los años, en la que se pueden publicar pequeños mensajes de hasta 280 caracteres (anteriormente 140) llamados tweets, y en la que podemos seguir a otros usuarios (o followers) para suscribirnos a sus tweets.

    Esta red, que cuenta con unos 330 millones de usuarios, unos 4’9 de ellos españoles, crece lentamente, pero crece. ¿Y a qué se debe ese crecimiento? A que es una red en la que se publican tweets de menos de 240 caracteres, lo que equivaldría a dos de los antiguos SMS’s. Lo cual hace de sí, que la información encerrada en ellos sea simplificada, y por tanto, se escribe en dichos tweets sólo lo importante.

    Y por otro lado, es una herramienta gracias a la que tienes la posibilidad de conectar con otros usuarios, y conocer distintas opiniones, noticias, conocimientos, etc. a tiempo real, de manera muchas veces espontánea.

    Una de las claves que hacen de esta red social una gran herramienta para el aprendizaje es la inmediatez. En palabras de Dick Costolo, exconsejero delegado de Twitter en una entrevista para ElPaís (Jiménez Cano, 2015): “vemos que es una tendencia mundial, que los líderes de opinión, sean del campo que sean, han hecho de Twitter su altavoz. Hay gente que lo usa para generar conversación. Otros, para conectar con expertos en temas y debatir sobre ellos. Lo usan para hablar de cocina, de cine, de deportes… Todo cabe en Twitter. La clave está en la inmediatez.”

    Y resalta que Twitter es “un espacio dedicado a la libertad de expresión, que da acceso a todos y aspira a que se escuchen las voces más remotas”.

    Pero además, en Twitter podemos insertar enlaces que nos lleven a otras páginas web, y así compartir con otros, contenido de mayor extensión. Uno de los contenidos a los que podemos acceder son los MOOCs o Masive Online Open Course, que pueden ser definidos como:

    un curso gratuito, en abierto, compuesto fundamentalmente por Recursos Educativos Abiertos (OER) y diseñado para poder ser cursado, a través de una plataforma o entorno personal de aprendizaje instalado en la red Internet, por cualquier persona, de manera autónoma, sin necesidad de contar con un profesor o tutor de apoyo en red al otro lado de la conexión (Marauri, 2014, p. 40).

    Este tipo de cursos llevan consigo una diferencia bastante clara con los cursos presenciales, y es que, la mayoría de los MOOCs gratuitos no ofrecen la posibilidad de tener acceso al contacto con los profesores (Sintes Marco, 2019). Lo cual hace del aprendizaje autorregulado (AA), tal y como nos expone el European Council (2006), una de las competencias clave para el aprendizaje a lo largo de la vida.

    Zimmerman (2000) asume que el AA tiene lugar en ciclos de: 1. Planificación, 2.Ejecución y control voluntario y 3. Autoreflexión.

    Bartolomé y Steffens (2015: 98) ponen en duda el que estos cursos sean masivos les proporcione un valor añadido desde un punto de vista pedagógico ni psicológico, puesto que su participación puede ser gratuita, pero la evaluación y la acreditación no lo son. Además, parecen ser más accesibles para sujetos que ya han obtenido un grado universitario que a otras personas.

    Algunas de las plataformas que ofrecen este tipo de cursos masivos (con sus respectivos nombres de usuarios en Twitter) son: KhanAcademy (@khanacademy), Coursera (@coursera), edX (@edxOnline), MIT OpenCourseWare (@MITOCW), Udacity (@udacity), Udemy (@udemy), FutureLearn (@FutureLearn), Miríada X (@miriadax), Open2Study (@Open2Study) y Canvas Network (@canvasnet).

    Y gracias a la investigación realizada por los doctores Vázquez-Cano, López Meneses y Sevillano García (2017) conocemos los siguientes datos relevantes acerca de la difusión de los cursos ofrecidos anteriores plataformas mencionadas en Twitter:

    • La plataforma con un mayor número de seguidores es KhanAcademy.
    • La plataforma de la que más tweets han sido retwitteados, es decir compartidos, es MIT OpenCourseWare.
    • La plataforma que más menciones realiza es la española Miríada X.
    • La plataformaque más enlaces inserta es UDemy.
    • “la caracterización semántica de las palabras más empleadas por las plataformas nos permite comprobar que el uso de Twitter se centra en la promoción comercial de los cursos y la difusión de información del comienzo de los mismos.” (p.62)
    • En el procedimiento de geolocalización de los tuits, las plataformas suelen tener una mayor repercusión en Estados Unidos y Europa; en las principales plataformas el porcentaje se sitúa cercano al 40%.

    Asimismo, las plataformas que tienen mayor incidencia en Suramérica son Coursera, eDX, MIT OpenCourseWare y la española Miríada X.

    África, Asia y Oceanía tienen una escasa participación.

    Por último, me gustaría hacer alusión a la celebración de la “I Convocatoria de proyectos de innovación educativa en MOOC y de apoyo de las TIC a la docencia” para la elaboración de proyectos docentes mediados a través de este tipo de cursos.

    Esta experiencia innovadora ha tenido lugar en nuestra universidad, la USC (Universidad de Santiago de Compostela) durante el curso académico 2017/2018 dirigida a “impulsar procesos de cambio e innovación educativa sustentados en las Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento (TAC)” (Casal Otero y García Antelo, 2018).

    Por tanto, ¿de qué nos sirve la información expuesta en esta entrada?

    Pues nos sirve para conocer que existen estos cursos masivos, en línea y en su mayoría gratuitos, que nos ofrecen muchas universidades, además de hacer hincapié en uno de los mejores medios para promocionar estas universidades y sus respectivos cursos formativos, como lo es Twitter.

    Pero a su vez hemos de saber que la acreditación de la que nos podamos beneficiar a través de la realización de estos cursos es todavía limitada, siendo más una vía de captación de futuros estudiantes, que una herramienta formativa en sí.

    Eso sí, esta experiencia enmarcada dentro del conocimiento abierto, nos abre un gran abanico de posibilidades a los futuros y futuras formadores.

    Bartolomé, A.R. y Steffens, K. (2015). ¿Son los MOOC una alternativa de aprendizaje?. Comunicar, 44, 91-99. https://doi.org/10.3916/C44-2015-10

    European Council (2006). Recommendation of the European Parliament and of the Council of 18 December 2006 on Key Com - petences for Lifelong Learning. (http://goo.gl/RkSTwf).

    Jiménez Cano, R (28 de junio de 2015). “Nos sentimos socios de los medios”. El País. Recuperado de: https://elpais.com/tecnologia/2015/06/23/actualidad/1435021430_171830.html

    Marauri, P. M. (2014). La figura de los facilitadores en los Cursos Online Masivos y Abiertos (COMA / MOOC): nuevo rol profesional para los entornos educativos en abierto. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 17(1), 35-67. DOI: https://doi.org/10.5944/ ried.17.1.11573

    Sintes Marco, B. (28 de junio de 2019) Temas de Informática. Recuperado de: http://www.mclibre.org/consultar/informatica/lecciones/mooc.html

    Vázquez-Cano, E., López Meneses, E., & Sevillano García, M. L. (2017).  La repercusión del movimiento MOOC en las redes sociales. Un estudio computacional y estadístico en Twitter | The impact of the MOOC movement on social networks. A computational and statistical study on Twitter. Revista Española de Pedagogía, 75(266), 47-64. doi: https://doi.org/10.22550/REP75-1-2017-03

    Zimmerman, B. J. (2000). Attaining Self-regulation: A Social Cogni - tive Perspective. In M. Boekaerts, P. Pintrich, & M. Zeidner (Eds.), Handbook of Self-regulation (pp. 13-39). New York: Academic Press.

    últimos comentarios

    Sin comentarios