Spotify: Pros y contras.

    Fran
    Por Fran

    BLOG 7. Spotify: Pros y contras.

    En este blog me gustaría hacer mención a una de las aplicaciones que en mi día a día más utilizo. Una aplicación de reproducción musical que pone al alcance de nuestras manos, multitud de géneros, artistas, canciones y playlists que aglutinan todas ellas, como lo es Spotify.

    Este app es gratuita, si estás dispues a escuchar unos cuantos anuncios y no poder elegir la canción que quieres escuchar en el momento que quieras. Pero, en el caso de que esto no te haga gracia, como lo es mi caso, puedes optar por pagar una cuota de unos 10 euros cada mes.

    Tal y como nos explicitan en su propia web:

    “Spotify es un servicio de música, podcasts y vídeos digitales en streaming que te da acceso a millones de canciones y otros contenidos de artistas de todo el mundo.

    Las funciones básicas, como escuchar música, son totalmente gratis, pero también tienes la opción de mejorar tu cuenta con Spotify Premium.” Añadiendo que, “Spotify es exclusivamente un servicio de streaming. Nuestra licencia implica que no hay ninguna forma de exportar nuestros contenidos a fuera de la app. (Spotify, 2018).

    https://support.spotify.com/es/using_spotify/the_basics/what-is-spotify/

    Algunos grupos han decidido eliminar sus canciones de la plataforma, pero esta es una buena manera para generar ingresos por cada stream que se realice de sus canciones. Además no es de despreciar la promoción que puedas hacer de tu música si esta está colgada en spotify. Algo casi imprescindible en nuestra era.

    Algo que preocupa de este servicio es que:“Por otro lado la recopilación de datos sobre lo que escucha cada usuario puede ser utilizado para estrategias de marketing (por ejemplo para atraer a determinados grupos)” (Wikipedia)

    Vale. Pues una vez poniendo sobre el papel el servicio que nos ofrece este app, quiero dejar constancia de las ventajas que, desde mi propia experiencia, encuentro a este tipo de reproducción en streaming.

    Por un lado, lo más común es escuchar música. Yo por ejemplo, lo utilizo todos los días para escuchar la música que más me guste, habiendo una gran variedad de artistas que se encuentran a tu plena disposición. Y es que, otras muchas aplicaciones no son capaces de ofrecer artistas que estén consolidados en la industria musical, lo cual es una gran ventaja.

    Con esto quiero expresar que Spotify ha sido una gran herramienta para la crisis que ha habido los últimos años en esta industria. Ha sido una forma de renovarse ante la decreciente compra de discos que ha llevado a las empresas a optar por nuevas formas de reproducción, en streaming como es en este caso.

    ¿Qué conlleva esto? Que tú dejas de tener en propiedad un material por el que has pagado (hablo de CDs, casettes, vinilos…) para ahora, pagar por un material que ahora depende de lo que la empresa haga con él.

    Por ejemplo, si yo en 20 años quiero acudir a la música que escucho hoy en día, dependería de una empresa, que conservara los datos que yo he almacenado en su app. En cambio, si tuviera en mi propiedad una serie de discos, vinilos o cualquier otro soporte físico, podría acudir, si es que lo haya guardado, en cualquier momento.

    ¿Qué supone esto? Menos reisduos, algo que el sistema está pidiendo. Esa es una de las grandes ventajas.

    Pero es que Spotify no sólo ofrece música, sino que a tu disposición está en ella una amplia gama de podcasts, listas de reproducción que clasifican géneros, épocas, artistas, y un largo etc., sino que también nos ofrece podcasts. Y para entender lo que es un podcast, recomiendo que accedáis a la entrada que mi compañero Sergio ha hecho acerca de ellos, en la que hace mención a la potencialidad que tienen estos como recurso pedagógico (http://stellae.usc.es/rede/blog/view/3574/o-podcast-como-recurso-pedagoxico-e-metodoloxia-de-traballo). Yo únicamente me ceñiré a presentar las temáticas que abarcan los podcasts que en Spotify se nos ofrecen. Las cuales son: Historias, Educativo, Crímenes Reales, Salud y Estilo de Vida, Deportes y Ocio, Música, Tecnología y Negocios, Arte y entretenimiento, Noticias y Política, Comedia, Sociedad y cultura, Niños y familia y Juegos.

    Spotify es un recurso que tenemos para escuchar lo que queramos, a plena disposición. Es decir, ofrece una gran gama de posibilidades auditivas, que en muchos casos pueden resultar pedagógicas.

    Por ejemplo, podemos, mientras escuchamos algo a través de este medio, aprender un idioma. Bien sea, a través de música, y leyendo a su vez su letra en un navegador web, o través de breves lecciones que en el amplio catálogo se nos ofrecen.

    Sin embargo, como ya hemos dicho, todo tiene sus desventajas. Y es que las grandes corporaciones dedicadas a vender sus productos musicales seguirán siendo las productoras hegemónicas. Aunque si que es verdad, que Spotify nos ofrece la posibilidad de dejar de ser meramente consumidores, para pasar a ser prosumidores, es decir no sólo consumir, sino consumir y producir a la vez, estas anteriormente mencionadas corporaciones seguirán reinando en la capacidad publicitaria de sus productos.

    ¿Conclusión?

    Spotify es una herramienta de streaming, y por tanto, no tenemos capacidad alguna para extraer del app ningún contenido que se halle dentro de él. Y por tanto es un material bastante volátil, desde mi punto de vista. Con esto quiero decir, que el contenido está sujeto a desaparecer de nuestras vidas en cualquier momento.

    Es un app, que para ser disfrutada es de pago, lo que supondría tener capacidad financiera para afrontar dicho gasto. Por no hablar de la cantidad de datos móviles o Wi-Fi que gasta en su utilización.

    Y por último, es una perfecta estrategia de marketing, puesto que, como antes comentaba, es una aplicación social y conecta muy bien, a través de las reproducciones o streams, los gustos de la gente.

    Yo la definiría con tres palabras: Diversidad, Recurso/Herramienta, que supone un gran ahorro, y Restricción.

    últimos comentarios

    Sin comentarios