Blog 3. Luces y sombras de las redes sociales. El fenómeno influencer (I).

El ser humano es un individuo social por naturaleza y, por lo tanto, necesita de otras personas para ser individuo. Antes del nacimiento de Internet, la manera de comunicarse era mediante la interacción directa. Sin embargo, hoy en día, con el desarrollo de las tecnologías nos podemos comunicar con otras personas vía online

 

De acuerdo con las recientes investigaciones todo parece apuntar que las redes sociales tienen un gran poder alienante. Bajo la apariencia de comunicar puede encerrar a la persona en sí misma y aislarla del mundo real y, me parece curioso ya que nos permite afrontar momentos estresantes de nuestra vida como la soledad y a la vez nos genera ansiedad si estamos alejados de la tecnología, algo muy contradictorio en sí mismo. 

 

Hoy en día y gracias al poder de Internet la posibilidad de captar la atención de multitud de personas más rápidamente es una realidad, los profesionales del sector lo saben y utilizan la influencia social de personajes públicos para vender sus productos y servicios (Kimmel y Kitchen, 2014). Es aquí donde nace el «fenómeno influencer», que se basa en la capacidad que tiene una persona de influir en un determinado colectivo para modificar sus opiniones; esta audiencia sigue sus pasos de manera incondicional y admiran y comparten su estilo de vida (Pérez y Campillo, 2016).

 

Los influencers son líderes de opinión ya que se dedican a dar su punto de vista sobre diferentes temas y nosotros/as como meros espectadores tendemos a confiar en lo que estos influencers nos recomiendan pero, ¿qué caracteriza a los influencers?

 

Ordenador Portátil, Teléfono Móvil, Instagram

Figura 1: Imagen recuperada de Pixabay. Enlace: https://pixabay.com/es/photos/ordenador-port%C3%A1til-tel%C3%A9fono-m%C3%B3vil-3781384/

 

En primer lugar, es evidente que la forma en la que se transmite el mensaje es muy importante para captar a los seguidores. El discurso de los influencers carece de un lenguaje excesivamente formal, adaptándolo a su público, y persiguen enfatizar las ideas que consideran más importantes para poder establecer un vínculo basado en la empatía (Randstad, 2015). 

 

En segundo lugar, la sencillez y el altruismo, esto es, los agradecimientos continuos por el apoyo recibido y las peticiones para conseguir más seguidores. Ejemplo: “Si os gustan mis vídeos seguid mi canal” o “Si os gusta este vídeo dadle a like para que yo pueda hacer más vídeos”. 

 

Está claro que cada vez los influencers tienen mayor impacto psicológico en la sociedad y cada vez abarca más ámbitos y llega a más personas. En mi próximo blog me gustaría profundizar más en este aspecto y sobre todo, en cómo afecta a los jóvenes el fenómeno influencer. 

 

Continuará...

 

Referencias bibliográficas: 

 

Meana León, R., & Santamaría de la Piedra, E. (2017). Redes sociales y el «fenómeno influencer». Reflexiones desde una perspectiva psicológica. Miscelánea Comillas, 75 (247), pp. 443-469. Recuperado de https://repositorio.comillas.edu/jspui/bitstream/11531/25543/1/MEANA-SANTAMARIA-Influencers%20Redes%20Sociales.pdf

 

Pérez, M., y Campillo, C. (2016). Influencer engagement, una estrategia de comunicación que conecta con la generación millenial (Trabajo Fin de Grado, Universidad de Alicante). Recuperado de https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/57327/1/Estrategia_de_la_publicidad_y_de_las_relaciones_publi_ PEREZ_CONDES_MONICA.pdf.

 
    Tania Ramos García

    Tania Ramos García

    Estudiante de tercer curso de Pedagogía en la Universidad de Santiago de Compostela.

    últimos comentarios