Quinta entrada: Educación abierta, conocimiento abierto, software libre… o ¿cerrado y propietario? Discusiones y análisis de la problemática.

    Juanjo González
    Por Juanjo González

    La experticia es aquella cualidad que refleja en una persona la capacidad de concentrar conocimiento de un determinado campo, así como experiencia en el desarrollo del mismo.

    Dialogar con una persona experta nos permite acceder a una información o conocimiento desconocido para muchas personas en el ámbito en cuestión, y, lo mejor de ese conocimiento, es que es de fácil transmisión..., y es que, como dijo Thomas Jefferson, "El que recibe mis ideas, recibe instrucciones sin que yo pierda las mías, el recibe mi luz, y hace su luz, y a mi no se me apaga". Y es que, aunque educar es más que compartir experiencias, por medio de esta difusión, se pueden cimentar algunos pilares de el que sería un conocimiento nuevo para muchas personas.

    Entender el conocimiento de tal forma es el que ha permitido al ser humano desarrollarse y potenciar su civilización en cuestión, pero, a menudo, ese conocimiento se restringe... y es que, desde casi tiempos inmemoriables, el acceso a cualquier obra, aún siendo libre, era finita, y sólo en determinadas lenguas que la hacían inelegible para muchas personas.

    En cierto modo, podríamos decir que esas personas que se vieron distanciadas del conocimiento por falta de facilidades para su estudio, se vieron sobrepasadas por la tecnología, ya que esta se siguió desarrollando, tratando de alcanzar un grado de excelencia mayor, sin parar a pensar si el camino cubría las necesidades de todos los que la demandaban. 

    No permitir acceder al conocimiento, es un sinónimo de control y manipulación a ciertos colectivos..., y es que desinformado, o, "malinformando", se satisfacen muchas pretensiones.

    En la era actual, donde Internet nos permite acceder a toda información (o eso queremos creer), ¿por qué se siguen magnificando las noticias falsas, los portales no verídicos, o leemos la primera entrada de Google cuando preguntamos por las propiedades del aguacate (por poner un estúpido ejemplo), en lugar de tratar de buscar fuentes de nutricionistas contrastados que lo verifiquen?

    ¿Y si, a veces en algo tan absurdo como lo dicho, no encontramos la veracidad real..., la encontraremos en algo que puede alterar a las masas? ¿Tenemos acceso a todo lo que queremos o a lo que quieren que veamos? ¿Es libre, veraz, y de relevancia el contenido que se nos manifiesta en Internet, o es lo que falta por colgar?

     

    Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?time_continue=18&v=vEyhhvRKCGw

     

     

    últimos comentarios