Blog 12. ¿Qué consecuencias tiene la brecha digital en épocas de confinamiento por coronavirus?

¡Hola! Nos estamos acercando a la recta final de este curso así que os deseo mucho ánimo en esta última etapa del tercer curso. Con la entrada de hoy pretendo dar respuesta a la pregunta que planteó la profesora: ¿Qué consecuencias tiene la brecha digital en épocas de confinamiento por coronavirus?

 

Antes de comenzar, es necesario definir la brecha digital para garantizar una mayor comprensión del fenómeno al que me voy a referir a lo largo de la entrada. Por un lado, de acuerdo con la RAE (2019), la palabra brecha hace referencia a una “rotura o abertura irregular” y por otro lado, la palabra digital se refiere a un “dispositivo o sistema: que crea, presenta, transporta o almacena información mediante la combinación de bits” o “que se realiza o transmite por medios digitales”. Por ello, podemos concluir que la brecha digital es una rotura, o incluso podríamos decir distancia, que se genera entre grupos sociales respecto al acceso o a la utilización de las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación). Esta brecha digital puede producir por causas económicas, sociales y geográficas. En concreto, Korup y Szydlik (2005) nos hablan de tres tipos de factores asociados a la brecha digital: “el capital humano, en cuanto a nivel, tipos de estudio y puesto de trabajo;  el contexto familiar, respecto a la renta y composición/estructura familiar y el contexto social, en función del género, edad/generación, bagaje cultural y lugar de residencia”. 

 

Tras la lectura de varios documentos, se plantea la necesidad de responder a la siguiente cuestión: ¿qué importancia tienen las TIC para la disminución y/o desaparición de la vulnerabilidad en el colectivo de la infancia? Esta pregunta sigue la línea de la pregunta inicial y UNICEF (2018) responde de la siguiente manera: “las TIC pueden cambiar las reglas del juego para los niños y niñas más vulnerables en España ayudándoles a desarrollar su potencial, integrarse o encontrar referentes y ayuda”. Por ello, se pone de manifiesto la necesidad de analizar el impacto de la brecha digital en los distintos contextos así como analizar el impacto en tiempos de confinamiento como consecuencia del COVID-19. 

 

Como consecuencia del coronavirus, los centros educativos han tenido que buscar alternativas para continuar con la docencia de forma no presencial. Por ello, la brecha digital ha aumentado ya que muchos/as alumnos/as no tienen acceso a Internet, o bien, no tienen ordenador o impresora. Esto contribuye a un incremento notable de las desigualdades entre el alumnado, que provocan que el mismo “se estanque” en su proceso de enseñanza-aprendizaje. La UNESCO (2020) calcula que hay 1.268.164.088 de alumnos y alumnas afectados y afectadas por la situación de la pandemia del COVID-19. 

 

Durante el confinamiento hemos visto opiniones de expertos en educación en diferentes medios de comunicación y muchos/as de ellos/as coinciden en que esta situación está agravando la brecha digital en el sistema educativo. Además, también hay un sinfín de testimonios de familias afectadas directamente por esta situación ya que no pueden garantizar la continuidad del curso escolar a sus hijos/as. Esta situación se irá agravando con el tiempo y el problema reside en una multitud de factores asociados a la brecha digital, que no podré abordar a lo largo de la entrada. La realidad es que los intentos de integración de las TIC en los centros educativos y en las aulas no ha dado los resultados esperados y esto me lleva a preguntarme cómo es posible que haya ocurrido esto y cuál es la conclusión que las autoridades públicas van a extraer tras la vivencia de esta experiencia. 

 

Está claro que la integración de las TIC necesita ir acompañada de un rediseño del sistema educativo, tal y como lo conocemos hoy. De nada sirve implementar proyectos y programas sin garantizar la igualdad de oportunidades y la equidad en la educación. Tampoco sirve de nada implementarlos sin que los miembros de la comunidad educativa sean competentes digitalmente, entendiendo la competencia digital como una realidad compleja y no como una mera habilidad instrumental. 

 

Espero que esta situación lleve a las autoridades públicas educativas a iniciar un proceso de reflexión sobre los cimientos del sistema educativo y sobre la verdadera finalidad de la educación. 

 

Referencias bibliográficas: 

 

Cantón Mayo, I., Cañón Rodríguez, R., & Grande de Prado, M. (2016). Brecha digital: impacto en el desarrollo social y personas. Factores asociados. Tendencias pedagógicas, 28, pp. 115-132. Recuperado de https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/671836/TP_28_10.pdf?sequence=1

 

Corbatón, A. (2 de abril de 2020). La brecha digital educativa se agranda con el confinamiento. Cadena Ser. Recuperado de https://cadenaser.com/programa/2020/04/02/hora_25/1585854201_021818.html

 

Korupp, S., & Szydlik, M. (2005). Causes and Trends of the Digital Divide. European Sociological Review21 (4), pp. 409-422. 

 

Pérez Porto, J., & Merino, M. (2018). Definición de brecha digital. Definición.de. Recuperado de https://definicion.de/brecha-digital/

 

Real Academia Española. (2019). Diccionario de la lengua española, 23ª ed. [versión en línea]. Recuperado de https://dle.rae.es/

UNICEF. (2018). Los niños y las niñas de la brecha digital en España. Recuperado de  https://www.unicef.es/sites/unicef.es/files/comunicacion/ESTUDIO_Infancia_y_TICs_web.pdf

 
    • Adela Abeijón Villanueva
      Adela Abeijón Villanueva

      Buenos días Tania. Me parecen muy interesantes todas las reflexiones que haces en tu entrada y estoy muy de acuerdo contigo. De nada sirve tener unos recursos digitales en las instituciones educativas si no hay profesionales que sepan manejarlas y sacarles su mayor partido para la enseñanza y el aprendizaje del alumnado. Ojalá después de esta situación se haga una reflexión sobre todo el sistema educativo, como bien dices, y se tengan en cuenta toda sus debilidades para intentar solventarlas y que salga fortalecido. Gracias por tu entrada!!

      • Tania Ramos García
        Tania Ramos García

        Buenos días Adela, 

        Gracias por tu comentario y con respecto a lo que comentas, estamos de acuerdo en que esperamos que esta situación lleva a un largo proceso de reflexión sobre el sistema educativo. 

        Un saludo!

        Tania Ramos García

        Tania Ramos García

        Estudiante de tercer curso de Pedagogía en la Universidad de Santiago de Compostela.

        últimos comentarios