¿Es la tecnología realmente indispensable para aprender? – Reflexión final.

¡Buenas tardes y bienvenidos a un nuevo post!

El curso se está terminando y por ende los blogs semanales, siendo esta, mi última aportación a la red social. A lo largo de las semanas, hemos descubierto como la tecnología, estaba presente en distintos ámbitos de nuestra vida, sobretodo debido, a la crisis sanitaria que nos afectó meses atrás. La educación forma parte de esos campos, y aunque dichos avances hayan supuesto una gran ayuda, sigue en nuestra mente la gran pregunta

¿Es la tecnología realmente indispensable para aprender?

Según las reflexiones de Sancho (2009), la tecnología en la educación es de un gran potencial, siempre y cuando, sirva como herramienta de apoyo para la base principal y teórica del aprendizaje. De esta forma, se establece, que la tecnología por si sola no aporta demasiado al ámbito, por lo que podría sentenciarse, que si no existiera, la enseñanza y la adquisición de conocimiento no se detendrían.

De igual modo, que no sea un elemento principal en el aumento de aprendizaje, no significa, que se considere menos importante, pues su utilización, aporta bastantes facilidades para el desarrollo de este.

 Tal y como establece Burbules y Gallister (2001), elementos como el hipertexto pueden mejorar la organización académica de los alumnos provocando en ellos, una mejor asimilación de los contenidos y materiales ayudando en su rendimiento.

Mi opinión es la misma, en el sentido de que la tecnología debe ser un acompañante, pero nunca llegar a substituir a la figura del docente. Hasta hace bien poco, me colocaría en la posición de que el aprendizaje es totalmente independiente a ella, pero si ahora me lo preguntaran matizaría con mucho cuidado esta elección.

En primer lugar, considero como pedagoga, que el aprendizaje puede observarse en muchas situaciones y que la tecnología resalta más su presencia en un tipo que en otro.  En el caso del aprendizaje formal escolar, si me inclino hacia una necesidad mayor, pues estos avances, posibilitan constantemente su desarrollo. 

Como sucede en la actualidad, situaciones inesperadas, obligan en muchas ocasiones a que este sea el medio necesario, o al menos es más directo, para que el educador  lleve a cabo su enseñanza, comunicando los conceptos  (reuniones en línea, uso del campus virtual, trabajos a ordenador, comunicación por Gmail…). 

Para otro tipo de aprendizaje más dirigido a lo informal, no tiene que ser indispensable su existencia pues por ejemplo, aprender a tocar un instrumento, practicar un deporte o  jugar juegos de mesa no conlleva una conexión directa.

Así pues, aunque considero que mejora muchísimo la comunicación para el proceso de enseñanza-aprendizaje, y que, en ocasiones, puede parecer un elemento básico para el progreso del alumno, no lo es.  Para probarlo, solo necesitamos observar al pasado y darnos cuenta de que, estos, son cambios relativamente nuevos y, que las personas han evolucionado hasta el momento sin haberlos necesitado.

Al igual que Steve Jobs, yo también opino que la tecnología no es nada. Lo importante es que tengas fe en la gente, que sean básicamente buenas e inteligentes, y si les das las herramientas harán cosas maravillosas con ellas.

Y tú ¿Qué crees? ¿Es imprescindible? Si es así

¿Qué harías con la población que no se lo puede permitir?

Gracias por participar en esta experiencia conmigo ¡Nos vemos pronto!

Referencias Bibliograficas

Burbules, N. &. Gallister,Th. (2001). Riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Barcelona: Granica (Cap. 1 y 2) 

Sancho, J.(2006). De tecnologías de la información y la comunicación a recursos educativos. En Juana Sancho (coord..) Tecnologías para transformar la educación. Madrid. Akal. Pags. 15-49 

    • Paula Rodríguez Hermida
      Paula Rodríguez Hermida

      ¡Hola Estela!, 

      Inicialmente quería felicitarte por tu blog y por tu reflexión acerca de la tecnología. Desde mi punto de vista, no considero que sea imprescindible, pero si es cierto que la sociedad avanza y debemos adaptarnos a los nuevos cambios. 

      Bajo mi criterio, las TIC pueden ser muy beneficiosas en el ámbito educativo mediante la introducción de diferentes dispositivos, como puede ser las pizarras digitales o las impresoras 3D. Nuestra compañera María ha realizado un blog sobre las impresoras 3D como recurso educativo, el cual te recomiendo su lectura porque es un blog muy enriquecedor. 

      Por último, me gustaría destacar que el mayor obstáculo para la integración de las TIC en el contexto educativo, es la brecha digital provocando una gran desigualdad de oportunidad y el déficit formativo de los docentes. Para subsanar estes problemas, se deben crear políticas educativas que cuenten con la colaboración del profesorado y sobre todo, que se ciñan lo más posible a la realidad en la que nos encontramos. 

      Un saludo.

      • Diego Lomba Hermo
        Diego Lomba Hermo

        Hola Estefanía!! Me alegra volver a leer tu blog. 

        Personalmente no creo que la tecnología sea imprescindible, pues muy pocas cosas lo son y no diría que la tecnología entraría en ese grupo, o por lo menos tal y cómo la concibo. Todos sabemos que la tecnología ha supuesto grandes avances en muchos terrenos de la vida cotidiana pero casi siempre es empleada como un acompañamiento, como un apoyo y así pienso que debe ser, sobre todo en el ámbito educativo pues posibilita acceder a nuevos y numerosos recursos educativos (videojuegos, pizarras interactivas, el uso de redes sociales en la enseñanza, impresoras 3D…), así como introducir nuevas metodologías dónde el alumnado adquiere un rol más activo de manera creativa y ayudar a la comunicación entre alumnado-profesorado y también alumnado-alumnado y alumnado-contenido.

        Suscribo todo lo que comentas en esta entrada, pues si entendemos la tecnología como un acompañamiento, podemos añadir que la tecnología favorece la adquisición de nuevas destrezas adecuadas para el futuro atendiendo al ritmo vertiginoso con el que debemos responder a importantes demandas.

        Por otro lado, la integración de las TIC en educación presenta retos como la formación y la brecha digital que no deben dejarse de lado, quizás para ello se debería realizar primero un diagnóstico sobre las realidades del alumnado y desde eso, comenzar a establecer medidas sobre la compra de equipos con subvenciones que tengan en cuenta las características de los distintos centros y su alumnado, de tal forma que en una clase si hay gente con mayor poder adquisitivo se le permita llevar sus dispositivos al aula y así, condensar la partida a adquirir un número de equipos para aquellos que no cuenten con una situación tan favorable y puedan llevarlos a casa para trabajar, con esto se reduciría la financiación sin cabeza que a veces lleva a no saber qué hacer con tanto dinero, a la vez que nos acercamos a un reparto más equitativo. No obstante, también hay que tener en cuenta el cómo se usan los ordenadores, ya que no todo el alumnado cuenta con las mismas habilidades en competencia digital y no se debería trabajar con todo el alumnado desde el mismo nivel, porque los beneficios del uso de la tecnología en la educación no serán los mismos para todo el alumnado.

        Un saludo y gracias por tus aportaciones en esta experiencia.!!
        • Estefanía González Montes
          Estefanía González Montes

          ¡Muchas gracias Diego y Paula por aportar vuestra visión a mi reflexión!

          Coincido con vosotros en que la brecha digital y la falta de competencia son dos de los problemas mas importantes que atrae la llegada de las nuevas tecnologías . Es cierto pues, que para mejorar en ambos aspectos es necesario crear una planificación con programas específicos que se adapten al contexto y situación concreta de los individuos que tratemos.

          Considero que, como pedagoga, debemos llegar a ser parte activa de este cambio social, aprendiendo a manejarlas y por ende, sin dejar que sean ellas, las que nos controlen a nosotros.

          ¡Un gran abrazo virtual!