Los nativos digitales. La dependencia digital.

Las nuevas tecnologías se han incorporado en nuestras vidas de forma que les damos un uso excesivo en nuestro día a día. Nuestras medias de uso diarias en estas son horas y horas detrás de la pantalla, yo mismo mientras escribo este blog puedo comprobar en mi celular que dedico unas 5 horas diarias simplemente con el teléfono móvil.

Haciendo una comprobación en el pasado podemos observar como el entorno educativo no es el mismo que hace años y como sostiene Perky (2001) analizando a esta nueva generación de estudiantes con el termino de nativos digitales..

Llevado esto al modelo educativo nos encontraremos como aparece un nuevo paradigma educativo y la enseñanza se adaptará al nuevo campo tecnológico incorporándose la tecnología en los nuevos currículos escolares.

Esta generación conoce la tecnología mejor que sus maestros y está más satisfecha con la tecnología y los medios digitales. Aprenden, se comunican, entretienen, trabajan y crean entornos de maneras muy diferentes. Sin embargo, pocos maestros saben exactamente lo que los estudiantes están haciendo en línea. (Dávila, 2006). Por ello a lo largo de los años la implantación de una tecnología educativa fue extremadamente necesaria, incluyendose iniciación en las TIC como parte del proceso escolar, así como adaptando materias ya existentes y mejorando la competencia digital tanto de alumnos como de los docentes.

Es de especial importancia por ende educar en un uso responsable de estas tecnologías ya que esta demostrado que el uso excesivo de las tecnologías puede generar síntomas de dependencia similares al de otro tipo de adicciones como señalan Echeburúa y Corral (2010) algunas de las siguientes:

  • Horarios de sueño menores de 5 horas por mantener conexión en red 
  • Familias en desagusto por el uso excesivo de las tecnologías en el ámbito familiar.
  • No realización de actividades con mayor importancia.
  • Aislamiento con el exterior por la emoción de mantenerse en conexión.

Por lo tanto el uso excesivo de las tecnologías y en este caso de las redes sociales produce un efecto negativo en el rendimiento académico. Pero como señala Gomez (2017) en su estudio realizado sobre la dependencia digital hay una urgencia educativa en formar a los estudiantes en utilizar estas herramientas tecnológicas adecuadamente.

Dejando un lado el ámbito academico y como apuntan Barrios-Borjas y Bejar-Ramos (2017) cabe mencionar que este uso exagerado predispone un comportamiento no verbal, el cual limita a las personas a sociabilizar cara a cara con el otro y pierde el contacto con el entorno que lo rodea. Es por ello que estando en la era digital de mayor información jamás vivida por la humanidad, puede que posiblemente también sea en la que mas distanciados estamos.

Fuente: https://elpais.com/diario/2009/04/20/vinetas/1240178401_850215.html

 

Como aportación final a este blog y categorizandome a mi mismo como un nativo digital considero que si que es excesivo el uso que le dedico a estas tecnologías, más muchas veces es muy difícil atender a la necesidad tecnológica cuando vivimos en una sociedad conectada. Como meta personal me gustaría reducir el tiempo que paso detrás de la pantalla, e incluso limitar mi uso o actividad en las redes sociales, ya que tras un largo periodo de tiempo registrado en estas puedo darme cuenta de que cuanto más me conecto a ellas y observo la vida de los demás, más me despego de la mía.

 

Barrios-Borjas, D. A., Bejar-Ramos, V. A., & Cauchos-Mora, V. S. (2017). Uso excesivo de Smartphones/teléfonos celulares: Phubbing y Nomofobia. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 55(3), 205-206.

Dávila,  S.  (2006).  Generación  Net:  visiones  para  su  educación. ORBIS,  3, 24-48

Echeburua, E., & de Corral, P. (2010). Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto. Adicciones, 22(2), 91-95.

Gómez-Burns, A. (2017). Nativos Digitales: dependencia de las redes sociales en internet y su relación con el desempeño académico. Educationis Momentum3(1), 107-143.

Prensky,  M.  (2001).  Digital  Natives,  Digial  Immigrants. On  the  Horizon, 9(5), 1-6.​