2.2. Segunda etapa

Última actualización de en Elena Bermudez Guimerans

Las escuelas no podrán abrirse y producir cambios de verdad en base a las TIC si no hay unas políticas educativas adaptadas para ello. Personalmente, he vivido el proyecto “Abalar”, pero solo con dotar a los centros de ordenadores, si no se hace un uso provechoso de ellos, no sirve nada. Así, hay que atender a las necesidades de las instituciones y fomentar una correcta formación en este tema, no implantar políticas generales de introducción y dotación de recursos sin más.

Este concepto de que la educación se abra a las TIC, está en parte relacionado con el concepto de “Educación Abierta”, que bajo mi punto de vista deberíamos atender y valorar mucho como pedagogos/as. Este término sigue la línea del Conocimiento y Software libres, destacando la importancia de aprender compartiendo. Además, fueron un descubrimiento para mí los recursos educativos abiertos, que deben estar adaptados al aula. Pero, en cualquier caso, hay que tener en cuenta que no es lo mismo libre que gratis y que es necesario el reconocimiento de los derechos de autor y la propiedad intelectual. Esto nos lleva a hablar de la perspectiva propietaria, de la cual resaltaría que no debemos privar a otros/as del acceso a la información. Gracias a esto adquirí conocimientos sobre las distintas licencias más utilizadas a día de hoy, lo cual me ayudó, por ejemplo, a identificar cuándo puedo utilizar una imagen y cuando no. En general, lo que me llevo de este tema es, principalmente, que todavía nos queda mucho por andar para llegar a una educación abierta, dado que en nuestra sociedad todavía sigue primando el individualismo y egoísmo.

Como aprendizajes finales, me llevo que las TIC nos ofrecen un nuevo entorno de aprendizaje e interacción, por lo que podemos hablar de que hoy en día somos una comunidad de aprendizaje. Así pues, entiendo que estas por sí solas no generan aprendizajes y es necesario tener en cuenta a los sujetos y la metodología a emplear. Se hace relevante la necesidad de un nuevo paradigma de la educación, para que las TIC se vean realmente ya no integradas, sino incluidas en el aula, en los procesos de enseñanza-aprendizaje, atendiendo siempre a las necesidades de la realidad. Es decir, hay que dejar a un lado el individualismo y el afán de formar a las personas de forma igualitaria.

image

Fuente: Pixabay, con licencia Pixabay Liscense (https://pixabay.com/es/illustrations/multitud-lego-personal-elecci%C3%B3n-1699137/)

Para ello, se hace necesario atender a las necesidades de la sociedad, de la escuela, del profesorado y del alumnado, fomentando las ideas de  cooperación y retroalimentación que se pueden desarrollar gracias al uso de las TIC.