2. Tipo de esencia.

Última actualización de en Claudina Garcia Gonzalez

Volvamos a la segunda de las razones por la que decidí nombrar de esta manera a mi Página:

“La segunda razón, aunque os pueda parecer una cuestión ridícula es porque… ¿cuántas/os de vosotras/os sabéis la diferencia entre un eau de toilette y un eau de parfum? Pues bien, empecemos por resolver esto. Un eau de toilette tiene una concentración de esencia menor que un eau de parfum y por lo tanto su efectividad es menor. Nada que hablar si lo comparamos con perfumes o elixires, que al llevar una cantidad tan concentrada de esta misma, se debe incluso dosificar mucho su aplicación y usar pequeñas cantidades en sitios estratégicos. Resuelto esto, pensareis nuevamente que estoy divagando, pero.. ¿acaso la tecnología no se aplica en nuestro sistema educativo de forma casi parecida?”

Existen diferentes formas de emplear los recursos TIC’s en educación. Unas más participativas que otras, que implican en menor o mayor medida al alumnado y al equipo docente. Estos/as utilizan las tecnologías, más de una vez, para romper las rutinas en el desarrollo de los contenidos en el aula. Existen posiciones o modelos diferentes respecto de cómo se integran las tecnologías: laboratorio tradicional, aula digital móvil, modelo 1a1, etc. Las tecnologías ofrecen diferentes usos, tales como presentar materiales nuevos que reorganizan la información, tender puentes para favorecer comprensiones, ayudar a reconocer la información en contextos diferentes....

Es fundamental reconocer que cuando las empleamos, ellas nos marcan límites concretos, formas de uso más adecuadas, requieren tiempos y condicionan las experiencias que, para las personas, generan diferencias actitudinales. Por otra parte, su ritmo de cambio es acelerado, y posibilitan nuevas funciones constantemente.

Por ejemplo, algunas tecnologías como la pizarra en su momento, quedaron instaladas en las aulas por medio de un uso indiscutible que cumplía funciones diversas. Cada nueva tecnología, al incorporarse, reproduce en el equipo docente el mismo objetivo: facilitar su tarea, asegurar la comprensión, servir de ayuda frente a temas difíciles.

Sin embargo, frente a los medios y los materiales que aporta la tecnología surgen también posiciones que sostienen que su uso es generador de nuevas dificultades, como si la tecnología cobrara vida por sí misma y no fuese un producto, al fin y al cabo, humano. Las prácticas con tecnologías nos permiten el acceso a nuevas maneras de producir conocimiento mediante trabajos en colaboración, la creación de esta red social es un buen ejemplo de ello.  

Aspiro a que en mi futuro laboral la tecnología educativa se use como una herramienta real, que implique una innovación didáctica veraz, que proponga cambios integrales, no solamente una innovación en algo puntual.

No obstante, tal como explicaba en mi entrada “Aprender con tecnología..¿guilty pleasure?", no cambiaría, por ejemplo, el poder acceder a miles de películas a golpe de click del mismo modo que tampoco cambiaría la experiencia de poder ver una película en el cine. En mi opinión, aprendizaje tradicional y tecnología educativa son modelos complementarios, no sustitutivos. Lo importante es que hoy hay más facilidades que nunca para ver cine, de la misma forma que las hay para acceder a la información, la cultura y la educación.

Por esto mismo, “Eau de Tecnología Educativa” aspiraba a ser un eau de parfum, una esencia que fuese mi reflexión a la aplicación de tecnología educativa en el sistema educativo actual, una mezcla de gracia, crítica e independencia.

https://media.giphy.com/media/9V5mpK0ZVwlpozoXc8/giphy.gi