2.1. Primera parada

Primeros miércoles...

Arranco con la primera tarea de la asignatura, que conlleva empezar a dar forma a este espacio personal.

La primera sesión de toma de contacto con el programa y de presentación para la mayoría de nosotros fue un tanto peculiar ya que no se trató de una simple exposición de la materia si no que se centró en primer lugar en conocernos como personas, tanto a los demás como a nosotros mismos a través de palabras clave. Desde mi punto de vista es una muy buena forma de hacer que nos paremos un segundo a reflexionar sobre quiénes somos y cómo somos. Y seguramente llegará el final de la asignatura y recordaremos ese día analizando cómo nos describimos y preguntándonos si seguiríamos definiéndonos del mismo modo.

Además de esto descubrimos el método de trabajo mediante el que se nos evaluará en la materia y de nuevo la asignatura nos presentó nuevos retos: el portafolios.

Yo, al igual que algunos de mis compañeros, ya estoy familiarizada con este método de trabajo  gracias a la asignatura de “Novas tecnoloxías para a formación”, pero aún así esta red está llena de nuevas herramientas y nuevos retos para mí.

Durante nuestro segundo encuentro profundizamos un poco más en el contenido de la materia, para ello se nos realizó una de las preguntas que se pueden establecer como base para poder adentrarse en la asignatura “¿Qué es ser asesor?”.  En un primer momento se pasan por mi cabeza palabras como “orientador, guía, ayuda…” pero me para a pensar y llego a la conclusión de que realmente no sabría decir qué es un asesor y cuáles son sus tareas.

Realmente durante todo el proceso de mi formación como educadora apenas había aparecido este término hasta ese momento, algo extraño si tenemos en cuenta que este tipo de trabajo en los centros educativos deben realizarse de forma cooperativa. Pero ¿cómo podría colaborar yo con alguien si no sé en qué consiste su trabajo?

Esta asignatura me da la oportunidad de abrir mi conocimiento hacia nuevos horizontes, tomar nuevas perspectivas en el análisis educativo, por ello, lo primero que creo que debo hacer es tener una definición clara en mi mente de qué es el asesoramiento y en qué consiste ser asesor. Para ello, en primer lugar, debo bucear un poco por diversas fuentes.

Según la RAE se define asesoramiento como “acción y efecto de asesorar o asesorarse”, y por asesorar se entiende “Dar consejo o dictamen”. Creo que con estas palabras sólo nos quedamos en lo básico de la palabra, así que pasamos a una de las mayores enciclopedias actuales, Wikipedia y no encontramos lo siguiente “En el ámbito educativo, la asesoría se concibe como un proceso en el que se da asistencia, apoyo mediante la sugerencia, ilustración u opinión con conocimiento a los y las directivas o colectivos de las instituciones escolares en busca de la mejora. Este acompañamiento puede ser realizado por un asesor (a) especialista o generalista, ya sea interno(a) (personal de la institución) o externo(a) (persona ajena a la institución). El proceso inicia acordando la estrategia con el directivo (a) indicando el papel que tendrán ambos ante el colectivo escolar para realizar el plan de mejora. Es importante presentar una propuesta de trabajo al colectivo; desde la elaboración del diagnóstico, mediante la revisión de varias fuentes de información y datos de la escuela, posteriormente al revisar y analizar la información se detecta la problemática escolar, hacen un plan de acción, lo ejecutan, le dan seguimiento a las acciones y evalúan sus logros, lo que puede llevan a un replanteamiento de acciones en caso de no haber alcanzado los resultados esperados.”

Multitarea

Parece que empezamos a acercarnos un poco más al concepto y a destripar todas sus numerosas funciones, pero para estar completamente segura creo que se deben contrastar todavía más:

“El asesoramiento es una interacción en dos sentidos – un proceso de buscar, dar y recibir, ayudar. El asesoramiento se dirige a ayudar a una persona, un grupo, una organización o un sistema más grande para movilizar los recursos internos y externos con objeto de posibilitar su capacidad de resolver problemas y realizar esfuerzos de cambio” (Lippit y Lippit, 1986:1)

“una práctica especializada en situación, como un acto de intervención que requiere la definición y puesta a punto de un encuadre.” Extraído de  Sandra Micastro, Marcela Andreozzi (2003) “Asesoramiento pedagógico en acción”

Ahora sí se va despejando esa espesa niebla que cubría el concepto, abriendo paso a la claridad, aunque todavía queda mucho por profundizar creo que ya tenemos las bases para poder adentrarnos en la materia puliendo nuestros conocimientos y desmenuzando las dimensiones de esta parte de nuestra futura profesión.

Niebla

Además creo que esta no será la primera y única vez que escuche esta palabra durante este año ya que en otras materias, como por ejemplo, en orientación profesional hemos hablado del counseling entendido comoproceso psicológico de ayuda personal para la comprensión de la información profesional y su relación con las potencialidades y posibilidades de la persona” Proctor, Bloomfield y Wrenn, Workbook in Vocation(1931)