4. TICS

4. TICS

Última actualización de en Adrián Fernández

En este cuarto subapartado, me centraré exclusivamente en las entradas relacionadas exclusivamente con las TICs. Entre las diferentes entradas incluidas, nos podremos encontrar con una, donde comento mis experiencias vividas  con las TICs, durante estos años en la USC, donde también hago mención a la formación del profesorado en esta materia, así como también comento alguna anécdota curiosa.

Por otro lado, me gustaría hacer mención a una entrada en especial, en la que comento la importancia de las TICs con el alumnado con Necesidades Educativas Especiales, así como estas son muy beneficiosas para su desarrollo.

Por último, también incluyo un blog que realicé, sobre el uso de las TICs y las calculadoras en las clases de matemáticas, a partir de la información trabajada y recopilada en mi TFG.

 

MI PASO POR LA USC, EL USO DE LAS TIC Y EL PROFESORADO

MI PASO POR LA USC, EL USO DE LAS TIC Y EL PROFESORADO

 

En este segundo período de evaluación del Stellae, me gustaría destacar un par de cosas: lo primero es disculparme, por haber estado un poco distante con el proceso de elaboración de entradas en estas últimas semanas, pero es que la carga de trabajos de las otras materias era muy elevada. Lo segundo, es destacar que he decidido realizar entradas en las que incida con mi opinión y experiencia sobre ciertos procesos. En esta, concretamente quiero centrarla sobre el uso de las TIC y el profesorado a lo largo de estos últimos cuatro años de carrera.

Lo primero que me gustaría destacar, es que la mayoría de los profesores “parece que se apoyan en las TIC”, bueno mejor dicho, vamos a decir que su herramienta favorita es el power-point,  y creen que por utilizarlo ya son profesores actualizados a la sociedad de la información actual.

Luego también hay otros, que deciden utilizar el campus virtual, apoyándose en el moodle o en el blackboard, dependiendo del contrato y licencias que firmara la universidad durante ese curso. Este espacio, es utilizado principalmente para subir los apuntes o las presentaciones, o poco más, ya que a lo largo de estos años podemos contar con los dedos de una mano, los docentes que diseñaron una actividad para realizar en este espacio, y ya no digamos para realizar en esta plataforma, un foro, un debate, un examen…

Luego también hay que agradecer que en estos años de formación, los profesores a penas se apoyaran en algo tan básico y gráficos, como son los vídeos, ya que no somos capaces de entender cómo no se descargan o visionamos un video desde una web, o incluso desde el propio youtube, donde hay miles de videos actualizados sobre las temáticas tratadas en clase, explicadas por expertos en conferencias, congresos, coloquios… de ahí que no lo podamos comprender.

Estos aspectos, serían comprensibles si no tuviéramos recursos, pero este no es el caso, ya que casi todas las aulas están muy bien dotadas. En cambio si analizamos la relación coste/uso, (mejor no analizarla), ya que la palma se la llevan las pizarras electrónicas, que son productos que en algunos casos pueden valer sobre 5000€.

Por lo que si dividimos su valor entre su uso, igual nos asustaríamos al precio que asciende su uso, cada vez que este equipo se enciende, ya esto ocurre en muy pocas ocasines. Pero esta realidad, también ocurre en los centros escolares, independientemente de la etapa que sea, ya que en la mayoría de ellos, estos instrumentos están criando polvo, ya que no se usan o bien porque el profesorado está acomodado con sus métodos didácticos “cada maestrillo tiene su librillo” o bien no saben cómo usarlos, o en que situaciones trabajar con ellos.

En mi opinión, no tengo ninguna duda sobre la capacitación de nuestro profesorado, ya que estos son profesionales altamente capacitados, profesionales que a parte de la docencia, investigan, dirigen tesis doctorales, colaboran con otras universidades… pero muchos de nosotros hemos podido ver como algunos no saben encender el proyector, los altavoces, manejar un reproductor, reproducir un vídeo desde una web… Entonces es cuando me choca ese discurso sobre la formación continua, la educación a lo largo de la vida, la educación es un proceso que nunca finaliza… y entonces veo tambalear algunos de los pilares ideológicos que nos llevan transmitiendo durante todos estos cursos. Pero si lo pienso fríamente, me doy cuenta, de que ellos/as no tienen la culpa, sino el sistema por permitirlo, ya que así como a nosotros, futuros profesionales, que en unos meses podríamos ingresar en el mercado laboral, se nos exige una capacitación tecnológica y en lengua extranjera para obtener el título, al profesorado también deberían exigirle dicho proceso de actualización y acreditación en TIC, así como de llevarlas a cabo en sus clases.

Otro aspecto, del que me he podido dar cuenta, es de la poca relevancia y consideración que los propios profesionales y compañeros de esta casa, tienen sobre los diferentes itinerarios, ya que en el caso del itinerario del e-learning, no sabíamos prácticamente que existía, hasta que cursamos la asignatura de Tecnología Educativa, en la que se nos comentó algo, o hasta que cuando estábamos finalizando el tercer curso, tuvimos una charla sobre los itinerarios.

Si hablamos de itinerarios, nos podemos dar cuenta de que el del e-learning es la hermana pequeña de los tres, partiendo de que apenas hay alumnos matriculados, en comparación a los otros dos (escolar y laboral). Esto en mi opinión, es por la poca incidencia que el resto del profesorado da sobre esta vía a lo largo de los cursos iniciales, a la vez que esta opinión es transmitida e interiorizada por el alumnado, al igual  que por la poca publicidad que este itinerario recibe.

Esta situación es del todo notable, incluso se podría llegar a decir, que en ocasiones se trata como un itinerario de segundo nivel, dando a pensar que lo realmente importante para nuestra formación se alcanza en los otros dos.

En realidad y lo más triste, es cuando entras en alguna web de búsqueda de empleo, y te encuentras, con que uno de los perfiles que más se solicita dentro de la pedagogía, es del pedagogo especialista en e-learnig.

Por otro lado, hay que destacar, que está claro que las comparaciones son odiosas, pero lo que ocurre con estas materias, es que como son diferentes a las que se imparten en los otros itinerarios, ya que son más prácticas, se trabajan mucho con internet, se inciden más en los recursos multimedia, no suelen haber exámenes… entonces se piensa que son más fáciles y sencillas, por lo que finalmente se acaban infravalorando.

Esto siempre fue así, ya pasaba en el colegio, no era lo mismo sacar un sobresaliente en Matemáticas o Lengua, que en Educación Física o en Plástica, o hacer en Bachillerato científico, que el de humanidades.

Y esto sigue ocurriendo en la actualidad, en nuestra facultad, tanto por el profesorado, como curricularmente, ya que es tan triste como que en cuatro años de formación sólo tengamos una materia de carácter obligatorio como es la de tecnología educativa, y después si quieres seguir formándote en estos contenidos tengas que realizar dicho itinerario. Por lo que si a los datos nos remitimos en nuestra promoción, de los 55 futuros pedagogos que somos, sólo dimos en nuestra totalidad una materia en la carrera, mientras que apenas 10 compañeros han cursado el itinerario completo, frente a los 40 que son especialistas en el ámbito escolar y laboral.

Es por eso que las cifras hablan por sí solas, esta realidad también es muy similar en otras carreras del sector educativo, como son los magisterios, por lo tanto, cuando se publican los diferentes informes y estudios, tanto del profesorado como del alumnado, no nos podemos extrañar de dichos resultados, por que el fallo ya viene desde arriba y este contagio ya viene de serie, siendo muy pocos los que abogan y luchan por el cambio, y una vez más a los datos me remito.

Por lo que mi propuesta, es una mayor incidencia en este tipo de materias desde el comienzo de la carrera, al igual que sus contenidos se aborden transversalmente desde otras materias. Y lo más importante, que se predique con el ejemplo, ya que son esos hechos los que te marcan como profesional, ya que los has adquiridos desde una base. Así como que haya un respaldo social y del resto de compañeros del gremio, por este ámbito y por una nueva forma de abordar la  pedagogía.

 

 

 

LAS TIC Y LAS NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES (N.E.E).

LAS TIC Y LAS NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES (N.E.E).


image

Tal y como he sostenido a lo largo de mis publicaciones, creo que es indiscutible la importancia del uso de las tecnologías de la información en la educación. Sin embargo, me gustaría hacer hincapié en aquellos colectivos que se pueden beneficiar, en mayor medida, de las TIC. Me estoy refiriendo a los alumnos con Necesidades Educativas Especiales.

La educación exige emplear todo tipo de recursos y estrategias para que el aula sea un contexto en el cual todos los alumnos tengan las mismas posibilidades. Esto se hace especialmente importante en la educación especial. Por ello, la incorporación de las TIC en las escuelas, permite compensar las desigualdades éntrelos estudiantes y así lograr que, cada uno de ellos, aprenda y se desarrolle a un ritmo adecuado a sus capacidades individuales sin tener que cargar con la pesada losa que supone “seguir el ritmo de la clase”.

Tal y como expuso Jones (1990), la adaptabilidad de la tecnología permite acentuar las preferencias individuales de aprendizaje. De este modo, la tecnología puede ayudar a desarrollar las fortalezas al mismo tiempo que permite minimizar las debilidades puesto que da la oportunidad que cada alumno avance a su ritmo, acentuando la responsabilidad personal en el propio aprendizaje.

La flexibilidad de la tecnología es su principal punto fuerte. Los alumnos adquieren conocimientos y habilidades  de una manera más o menos rápida, en función de sus propias capacidades.

Por ello, el uso didáctico de los métodos tecnológicos es de utilidad para prestar la atención que merece cada alumno y responder a sus exigencias y demandas personales.

En primer lugar, cabe hacer una mención especial a los niños con altas capacidades. Estos estudiantes no suelen recibir la estimulación ni la atención necesaria para desarrollar sus potencialidades al máximo. En muchos casos es debido a la falta de conocimiento de los profesores para abordar las necesidades de estos jóvenes o, por otro lado, es posible que, puesto que el ratio de alumno por clase es bastante elevado (y cada vez más), no se le pueda prestar la atención que requieren.

Se han realizado diversos estudios sobre los diferentes métodos utilizados en las escuelas para favorecer el desarrollo de capacidades de estos niños. Los resultados de estas investigaciones ponen de manifiesto la necesidad de realizar programas adecuados e individualizados para los alumnos con altas capacidades. Es importante abordar sus necesidades tanto cognitivas como socioemocionales de una manera apropiada y eficaz.

Por suerte, a día de hoy los profesores cuentan con unos buenos aliados. Éstos son los ordenadores. La mayoría de los estudiantes tienen fácil acceso a los mismos ya sea en sus casa, en la escuela, en bibliotecas… Gracias a ellos, los alumnos pueden investigar por su cuenta y aplicar complejas habilidades de pensamiento. De este modo, los jóvenes pueden integrar conocimientos, compartir ideas, étc.

Para poder sacarle el máximo partido a la tecnología, necesitamos profesores entrenados que sean capaces de usar los ordenadores con el objetivo de ajustar el aprendizaje al propio ritmo de cada estudiante. De esta manera, aquellos estudiantes que posean unas capacidades más desarrolladas utilizarán los ordenadores de manera que realizarán tareas más complejas y recibirán mayor cantidad de información acerca de ciertos temas.

Este favorecedor contexto tecnológico permite que los alumnos exploten sus capacidades y habilidades al máximo y de una forma individual.

Tal y como expuso Lewis (1998), los superdotados se benefician del aumento del uso de los ordenadores en la escuela porque sus necesidades especiales se pueden resolver a través del uso adecuado de la tecnología.

Si se lograse una correcta integración de la tecnología en el currículum escolar, aquellos alumnos con altas capacidades podrían trabajar a su propio ritmo, investigar de forma independiente, participar de forma activa en su propio aprendizaje… Además, podrían eliminar aquellas competencias que ya dominan (y que el resto de la clase todavía no), lo que va de la mano, indudablemente, de un aumento de la motivación. Además el aprendizaje se vuelve más divertido y desafiante. Esto es muy importante ya que la falta de motivación afecta a un buen número de niños con altas capacidades.

De este modo, si los ordenadores se usan para apoyar las metas del programa educativo y para resolver las necesidades del estudiante de forma individual, permiten a aquellos alumnos con altas capacidades desarrollar y potenciar su inteligencia.

Por otro lado, dentro de las necesidades educativas especiales, también nos encontramos con alumnos que presentan dificultades de aprendizaje que hace necesario disponer de recursos educativos especiales para atender dichas dificultades.

Como comenté anteriormente, una de las mayores ventajas de la tecnología es su gran flexibilidad y adaptabilidad a las capacidades de todos y cada uno de los alumnos. Por lo tanto, sería un buen recurso para abordar las diferencias individuales de los estudiantes y atender, de forma especializada, a las dificultades que presentan.

A día de hoy, las TIC permiten apoyar y facilitar el aprendizaje de estos niños para que puedan alcanzar las habilidades que se establecen en el programa escolar.

Gracias a la tecnología, los niños con dificultades de aprendizaje pueden aprender a desarrollar sus capacidades afectivas, cognitivas y físicas, fomentando de este modo una mayor autonomía personal e integración social. Además, permiten compensar las desigualdades entre los alumnos.

De esta manera, si tenemos amplios conocimientos sobre este tipo de tecnología y la sabemos emplear de una forma correcta, útil y productiva, podremos incorporarla al proceso de aprendizaje, sobre todo para aquellos estudiantes que necesitan apoyo educativo ya que se emplean como instrumento de ayuda, de recurso, de creatividad e, incluso de juego, logrando la estimulación que necesitan estos niños y que, de otro modo, resulta difícil conseguir.

Está demostrado que el empleo de las TIC con alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, favorece la adquisición de conocimientos y destrezas. Pero no solo eso, sino que los aprendizajes perduran más en el tiempo y son transferidos a otras situaciones y contextos. Además, el empleo de ordenadores añade un factor clave en materia educativa, como es la motivación e interés al trabajo escolar, ya que, como comente anteriormente, el aprendizaje es visto como un juego. Esta mayor motivación también permite que los alumnos puedan estar durante más tiempo prestando atención a una tarea.

Por último, me ha parecido muy interesante el uso de las TIC con este tipo de alumnos puesto que, al ser individualizados y seguir el ritmo de cada niño, podemos evitar que se frustren por sus limitaciones, adquieran mayor confianza y seguridad en sí mismos y mejoren su autoestima.

Por lo tanto, y ya para concluir mi alegato a favor de las TIC en alumnado con NEE, me gustaría que nos quedáramos y reflexionáramos con estas palabras:

     “La clave de la sociedad de la información es el acceso universal. Todos podemos   contar con oportunidades iguales de participación en la era digital y a nadie habría que negar las ventajas potenciales de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), entre otras cosas, alegando su discapacidad. Como las TIC llevan una serie de innovaciones a los lugares de trabajo y el hogar, innovaciones que inciden en todas las facetas de nuestras vidas, estas ventajas deben ponerse también a disposición de las personas con discapacidades”.

Dr. Hamadoun I. Touré (2008)

 

Webgrafía.

http://ares.cnice.mec.es/informes/08/documentos/17.htm

http://www.lahuelladigital.com/alticnativa/la-importancia-de-las-tic-en-ninos-con-                  necesidades-educativas-especiales/

http://www.educared.org/global/congresoiv/docs/COMUNICACIONES/El%20entorno%20TIC_ComunidadIntegradora/EntornoTIC_ComunidadIntegradora_Comunicacion.pdf

 

 

EL USO DE LAS TIC Y DE LAS CALCULADORAS EN LAS CLASES DE MATEMÁTICAS

EL USO DE LAS TIC Y DE LAS CALCULADORAS EN LAS CLASES DE MATEMÁTICAS

 

A partir de la búsqueda de información para la realización de mi TFG, he encontrado documentación sobre el uso de las TIC y las calculadoras en las clases de matemáticas. Por lo tanto, esta temática al estar en relación con esta materia, de decidido aprovecharla para la elaboración de una nueva entrada al blog.


Uso de las TIC

La investigación sobre el uso de las TIC en las clases de matemáticas no ha aportado evidencia concluyente sobre ningún tipo de beneficios concretos. Kyriacou y Goulding (2006) encontraron que el uso de las TIC puede incidir positivamente en la motivación, pero es importante que este efecto se emplee de manera que contribuya a que el alumno profundice en su comprensión de las matemáticas. Según Slavin (2009), existe muy poca evidencia que corrobore el efecto positivo de las TIC sobre el aprendizaje de esta materia.

No obstante, Burill (2002) llegó a la conclusión de que, siempre que exista un ambiente adecuado en la clase, los dispositivos portátiles de representación gráfica pueden contribuir a que los alumnos desarrollen una mejor comprensión de los conceptos matemáticos, a mejorar su rendimiento en los exámenes y sus habilidades para la resolución de problemas.

Al igual que en los resultados de los estudios mencionados anteriormente, no es posible afirmar que las TIC por si solas contribuyan a mejorar el rendimiento en matemáticas, aunque si es probable que funcionen para algunas tareas concretas y en contextos específicos. Los resultados de las investigaciones sobre métodos pedagógicos eficaces sugieren que los profesores deberían recurrir a una gran variedad de métodos y que, probablemente, las TIC debieran figurar en dicho repertorio. Los profesores eficaces deberían saber cómo y cuándo utilizarlas para sacarles el máximo partido.

Con respecto a la opinión del profesorado sobre las TIC y a su utilización de las mismas, el “Informe sobre el impacto de las TIC” (2006) de la Red de Escuelas Europeas indica que, si bien los profesores reconocen el valor de este recurso en la educación, experimenta dificultades a la hora de adoptar dicha tecnología. En consecuencia, solo una minoría de docentes las ha incorporado a la enseñanza.

Entre las barreras que existen para el uso de las TIC, el informe menciona la falta de conocimientos del profesorado, una escasa motivación y confianza en el uso de dichas tecnologías, una formación inadecuada, la ausencia o escasa calidad de infraestructura para las TIC y otras cuestiones relacionadas con los sistemas educativos tradicionales.

A partir de los estudios realizados, cuatro países comentaron la existencia de directrices para el profesorado a la hora de emplear las TIC en el aula:

En Islandia se animan a los profesores a trabajar con las presentaciones visuales, mediante el uso de vídeos, calculadoras y programas de ordenador para explicar conceptos matemáticos y ayudar a los alumnos a expresar sus puntos de forma visual. En Italia y España recientemente se ha promovido el uso de libros interactivos multimedia (LIM) para pizarras digitales, lo que ha desembocado en el desarrollo de una estrategia nacional para apoyar el uso de las TIC en el aula. En Francia, el uso de programas de ordenador (por ejemplo, para geometría interactiva) se recomienda al menos para el profesorado de matemáticas y también para los alumnos.

 

El uso de las calculadoras

Actualmente existe un debate acerca de si las calculadoras mejoran u obstaculizan el rendimiento de los alumnos en matemáticas. La mayoría de los estudios concluyen que pueden resultar útiles, pero solo en algunas actividades específicas. Hattie (2009) encontró un efecto positivo, aunque débil, del uso de las calculadoras sobre el rendimiento en matemáticas. No obstante, según su estudio, su utilidad se limitaba a determinadas situaciones:

  • Cuando se usaban para calcular, hacer actividades mecánicas o para efectuar comprobaciones.
  • Cuando reducían la “carga” cognitiva de los alumnos, de manera que estos podían prestar atención a otros conceptos de naturaleza más temática.
  • Y cuando se utilizaban para un fin pedagógico para el que constituían un elemento importante del proceso de enseñanza aprendizaje.

Según los resultados de TIMSS, algo más de la mitad de los profesores (53%) de cuarto curso informaron de que no se permitía el uso de las calculadoras en las clases de matemáticas. No obstante, pueden apreciarse grandes diferencias entre países. Entre los que restringían el uso de la calculadora figuran países como Italia, Letonia, Hungría, Austria y Eslovenia, donde aproximadamente al 85% o más de los alumnos de cuarto curso no se les permitía utilizarlas. Por el contrario, en Dinamarca, Suecia, el Reino Unido (Inglaterra y Escocia) y Noruega, se permitía a cerca del 85% o más del alumnado usarlas (Mullis et al. 2008, p 298).

En cambio la situación era muy diferente en octavo curso, donde la mayoría de los alumnos tenían permiso para utilizar calculadoras y se servían de ellas con bastante frecuencia. En octavo, según la media de los países participantes de la UE, el 87% de los alumnos podían utilizar calculadoras.


Conclusión

Para concluir con esta entrada, comentaremos que el uso de las TIC en las clases de matemáticas de la investigación muestran que recurrir a las TIC puede influir positivamente en ciertos contextos, lo cual sugiere que la normativa debería ser más específica si se pretende obtener buenos resultados o, al igual que sucede con los distintos métodos didácticos, debería tenerse más en consideración la experiencia del profesorado a la hora de escoger el uso más apropiado de las TIC.

También como en el caso de la selección de enfoques pedagógicos, esto requiere una formación del profesorado generalizada. Los datos de TIMSS muestran que el acceso a las TIC en los países europeos es muy variable –entre un 22% y un 95% de los alumnos de cuarto curso, y entre un 11% y un 81% de los alumnos de octavo. Sin embargo, en la práctica, los ordenadores rara vez su usan en las clases de matemáticas.

 

Bibliografía:

La enseñanza de las matemáticas en Europa: Retos comunes y políticas nacionales EURYDICE – rediE (Red Española de información sobre educación).