La elección de ser docente

En una sesión interactiva, realizamos la “técnica del seminario”, que nos permitió dividir la clase en un determinado número de grupos para poder tratar cada uno un texto. En total se repartieron en el grupo-clase tres textos. Cada grupo trabajó en uno, para luego uno de sus miembros comentar su contenido y reflexiones a los demás compañeros. De esta forma pudimos adentrarnos en la temática de tres documentos distintos, pero a su vez relacionados.

Todos esos textos, pertenecían a la revista “Cuadernos de Pedagogía” (agosto 2013) y, en mi caso, trabajé con mis compañeras el que lleva por título “La elección de ser docente”, siendo sus autores Sandra Martínez Pérez y Luispe Gutiérrez.

Hecha esta pequeña contextualización, me gustaría resumir un poco en que se basa el texto y con qué me quedo al respecto.

A lo largo de su lectura, se puede interpretar que trata de exponer cuáles son las razones de que los docentes hayan elegido el camino de serlo. Para explicar esto, utilizan tres perspectivas: una serie de relatos de profesores, el punto de vista de quien da forma a sus líneas y el de profesionales como un sociólogo (Dubet), un pedagogo (Meirieu) y una filósofa (Zambrano).

A medida que avanzamos en el texto se comenta que tradicionalmente se tiene entendido la elección como vocación, como si fuese un impulso, pero existe mucho más trasfondo, como la influencia de terceras personas, como la familia, la insatisfacción en un anterior empleo o la relación con un profesor de la infancia.

Entonces, terminada la lectura de un texto con tantas ideas, ejemplos, relatos de experiencias reales, caben una serie de reflexiones.

En el grupo, llegamos a la conclusión de que además de explicar los motivos que llevan a los docentes a elegir dedicarse a la educación, se habla de un cambio en el concepto de vocación ya que, como diría Meirieu “hoy en día, hay un poco una banalización del oficio y ya no es tanto una vocación”. Este aspecto podría dar mucho de sí, ya que el tema de la vocación es muy recurrido en lo que a la formación docente respecta. Nos encontramos con posturas que no conciben ejercer de profesor sin sentir ese impulso vocacional y hay quien cree que no se nace profesor sino que uno se hace profesor. Yo me sitúo en entre estos últimos, aunque considerando que la vocación puede ayudar a desempeñar mejor la profesión.

He de resaltar también, que me resultó paradójico el hecho de que estuviésemos tratando el malestar docente en clase, y que se presentase un caso de una mujer con un trabajo fijo en un banco, que tras sentirse insatisfecha en tal puesto, decide ser maestra. Es curioso, a la par que interesante.

Otro aspecto, es que me parece increíble que terceras personas puedan influir tanto en una persona como para que, como se cuenta, alguien lleno de entusiasmo por la profesión de docente opta por otra en un primer momento. Pero, efectivamente, muchas veces nos dejamos condicionar por los rumores que circulan en la sociedad en lugar de formarnos en lo que de verdad nos gusta.

Visto esto, al principio de la sesión abrimos la técnica con la pregunta ¿Cómo se construye la identidad profesional de los profesores?, pregunta que sigue una serie de etapas a través de los tres textos tratados, ya que el texto dos era sobre “Identidades en proceso de formación” y el tres sobre “Aprender a ser maestro. Perplejidades y paradojas”; siendo entonces una serie de etapas desde que se decide ser maestro hasta que se ejerce como tal, resultando interesante la idea general de como se va construyendo la identidad del profesor según su experiencia, siendo para cada profesional muy distinta, y desarrollándose a lo largo de la ejecución de la profesión, pero con el punto común de encontrarse a uno mismo como docente, mirándose al espejo.

 

identidad43.jpg


Actualmente, hay diversos motivos para que muchos jóvenes decidan ser profesores: porque les gustan los niños, sienten ese “impulso vocacional”, sienten un compromiso con un cambio en la educación o, en contraposición, no les llega la media para otra carrera que les gustaba más, hicieron carreras tipo Biología o Matemáticas y deciden ser profesores porque no encuentran otra cosa, creen que van a “vivir bien” y un largo etcétera. Así que, ¿dónde tienen limite los motivos que llevan a elegir ser docente?. Es una cuestión sobre la que aún reflexiono sin terminar de aclararme.

Para finalizar, me gustaría comentar que realizar esta actividad me permitió relacionar los conceptos vistos en clase durante las sesiones expositivas con determinados artículos de profesionales, así como una parte muy importante, reflexionar por mi misma sobre la temática, sacando mis propias ideas.


Webgrafía:

Imagen recuperada de: http://wikiglosario-formacion.wikispaces.com/Identidad+docente

Comentarios

  • Noelia Diéguez

    Unha entrada moi interesante, Leticia!! O que máis me chama a atención como ben dis é que curiosamente se relacione a profesión docente coa capacidade de interese polos nenos, xa que ao meu parecer se trata dunha asociación totalmente errónea. Pois isto o feito de que che gusten os nenos non che garantiza para nada un desenvolvemento da práctica educativa en condicións adaptadas ás necesidades de cada estudante, que sexa contextualizada no lugar no que te atopes para impartir a clase, e tampouco che axudará a innovar nas funcións como docente. Polo tanto, apoio a túa postura de que a vacación ou interese por os nenos, ten que ir acompañado fundamentalmente dun interese pola educación e por transformar a sociedade, é isto conseguese cunha formación ó longo da vida, como comentabamos nas anteriores sesións de clase.

    Un saúdo e unha boa fin de semana!! Smile