Sobreinformación y la necesidad de gestionarla

A partir de lo expuesto en mi anterior post sobre los "cyborgs" y sobre la metamorfosis que estamos viviendo en esta era digitalizada, me ha surgido una inquietud: ¿Está el ser humano capacitado para interpretar toda la información que conlleva esta era denominada Revolución de conceptos?

Actualmente estamos experimentando continuos cambios y transformaciones. Esta es una realidad que no se puede obviar, que está originando la necesidad continua de interpretar una gran cantidad de información que fluye a una velocidad vertiginosa. Así nace la expresión "Revolución de conceptos", puesto que el ser humano tiene que interpretar la información a una velocidad tan rápida como fluye. Por ello, debe estar dotado de las habilidades necesarias para poder gestionar toda esa sobreinformación que lo envuelve, debe ser activo en ese proceso, con el objeto de nutrirse de los efectos beneficiosos que dicha información aporta. Pero, ¿se le proporcionan al ser humano los conocimientos, capacidades y habilidades necesarios para gestionarla de manera óptima? Y si es así, ¿por qué no siempre la gestiona de ese modo?

En conclusión, es una necesidad imperiosa, un reto a lograr, que el ser humano adquiera la capacidad de interpretar y de reconocer cuál es la información valiosa de aquella que no lo es, siendo necesario que sepa manejarla y emplearla.