La conciencia del mundo

Aprovechando las vacaciones para hacer algo de limpieza en casa, encontré un montón de publicaciones de la revista Magazine, que viene todos los domingos con el periódico El Faro de Vigo, y entre ellas, un artículo que nada más leer supe que tenía que compartir aquí:

http://www.mgmagazine.es/historias/reportajes/cambiar-mundo-golpe-e-mail

 

Las tecnologías no son ni buenas ni malas, todo depende del uso que les des. Al fin y al cabo, son sólo máquinas, y se subordinan a la racionalidad de quien las maneja. Cada vez más, se fomenta un uso responsable, “con cabeciña, despacito y buena letra”, como dice mi abuela. Por supuesto que conllevan riesgos, no podemos tampoco anunciar la panacea del siglo; pero quedémonos por un segundo con el lado bueno de esa doble moneda.

La Globalización facilita la comunicación y el acceso a la información, compartirla parece ser la nueva premisa que guía todos esos procesos. Y las campañas que refiere el artículo se presentan como un fabuloso instrumento para concienciarnos de lo que sucede en el mundo y dar voz a conflictos que, de otro modo, quedarían estancados o incluso pasan desapercibidos para muchos de nosotros.

Y es que muchas veces, como explica Tascón, no es tanto la noticia en sí como la fuerza que le da Internet. Poco tardan las campañas en hacerse virales, y es en la presión que ello ejerce de donde radica su éxito. Contribuir con una firma, es todo lo que piden estos visionarios, algo que los más escépticos han aprovechado para argumentar sus reproches. No vas a salvar la vida de nadie desde el salón de tu casa, por supuesto que no; mas es ahí donde está la fuerza de esto, en la unión de muchas firmas, de las buenas intenciones de la gente.

image

Sí que llamaría la atención sobre esa red de contactos que se genera y a través de la que llenan sus correos con nuevas iniciativas. Si bien es cierto que tiene la ventaja de facilitar la participación, reconozco que a veces, y hablo desde mi experiencia propia, puede llegar a ser bastante abrumador e incluso agobiante abrir el correo y encontrarte con repetidos avisos de temas que igual no son de tu interés. Como todo, tiene sus cosas buenas pero también algunas que cojean, tampoco iba a ser todo de color de rosa ¿no?

image

En alguna ocasión he tenido el placer de participar en alguna campaña de Change.org. No voy a mentiros y hacer una publicidad maravillosa de las causas que las promovieron porque lo cierto es que no lo recuerdo ya. Pero sí que os animo a cooperar. No se trata de firmar así de buenas a primeras, hacedlo porque de veras queráis cambiar las cosas. Os dejo los enlaces por si queréis echar un vistazo: https://www.change.org/ ; http://www.avaaz.org/es/