¿Otra Internet es posible?

Buenas tardes a todos! En relación al tema sobre el que hablamos esta semana (“Un viaje a Siria”) me ha llamado mucho la atención todo lo relacionado con el papel del profesor en la guerra, y como ayuda a esos niños sin querer nada a cambio, buscando que tengan el mejor futuro posible. Sobre este tema ya varias de mis compañeras han hecho reflexiones magníficas que os animo a leer.

Pero siguiendo esta línea, en un artículo de América Latina en movimiento (online) escrito por una periodista británica que reside en Ecuador desde hace más de 20 años, he encontrado  nuevos términos que nunca había escuchado como: “armas cibernéticas” o “ciberguerra”.

En este artículo se habla sobre el avance de la tecnología y de los medios, pero enfatizando otros aspectos que no había leído antes. Algo que afirma esta periodista es que las decisiones en relación con el desarrollo de Internet y las redes de comunicación, así como sus aplicaciones y usos, tienen una clara implicación en los derechos humanos, en la justicia y también en la equidad social, económica y en la democracia.

La autora diferencia dos tendencias en relación a esto: la descentralización (“ha permitido el florecimiento de un sinfín de iniciativas de creatividad e innovación”) y otra hacia la concentración y centralización (“Y es que, debido al llamado efecto red, donde los usuarios confluyen hacia el servicio más exitoso, Internet se ha prestado también a la conformación de grandes monopolios, con una acumulación económica inédita, y con la consiguiente concentración de poder”).

Algo que me ha llamado la atención sobre esta segunda tendencia es que se está llegando en algunos casos a pasar el límite de lo geográfico, legal o ético. Y es aquí cuando habla de “armas cibernéticas”, lo que puede llegar a convertirse en una guerra en y a través de Internet, llegando a otra escala de guerra ahora mismo desconocida.

En definitiva, me ha parecido muy interesante tener en cuenta otro tipo de “guerra” al que no estamos acostumbrados a hablar, pero sin duda, está ahí. Tanto en unas como en otras, una guerra se define como “lucha armada entre dos o más países, o entre grupos contrarios de un mismo país” o “lucha o disputa continuada entre personas, que puede dar lugar a actos violentos.” y sin duda, hay que evitarlas, tanto sus causas, como sus consecuencias.

En mi opinión un papel muy importante en este contexto es el de los profesores, recalcando la gran labor que hacen transmitiendo en todo lo posible la educación a los niños, jóvenes y adultos. Definitivamente, la educación en sí es la base de la sociedad, y en este caso, en el ámbito de la tecnología tiene un papel primordial para no llegar a todos esos casos sobre los que tenemos hablado en clases, ya sea suplantación de identidad, mentiras en la red o “ciberguerras”.

Aquí os dejo el link del artículo y os animo a leerlo:

http://www.alainet.org/es/articulo/169323

Comentarios

  • Ana Morala Escobar

    Buenos días Andre!! Aunque yo también he leído varios blogs acerca del conflicto en Siria y la repercusión ética y educativa que nos parece que tiene (E hice una pequeña reflexión), yo tampoco conocía estos nuevos términos de ''ciberguerra'' y ''armas cibernéticas''.

    Me ha parecido una entrada muy interesante y, sobretodo, innovadora, ya que para mí este campo es algo completamente novedoso; Además, estoy muy de acuerdo contigo en la importancia que cobra la educación y el papel del profesorado en estas situaciones, así como lo poco que nos paramos a pensar en ello y el poco reconocimiento que tiene a nivel social. Sin duda alguna, la educación es un pilar fundamental de la sociedad, como hablábamos ayer en Educación Comparada.

    Sin embargo, de entre todo lo expuesto, me quedo con la frase ''las decisiones en relación con el desarrollo de Internet y las redes de comunicación, así como sus aplicaciones y usos, tienen una clara implicación en los derechos humanos, en la justicia y también en la equidad social, económica y en la democracia''.

    Me quedo con esta frase porque creo que hasta el momento, no nos planteábamos el uso de las nuevas tecnologías, la Red y sus múltiples posibilidades en términos de ética y moral, y desde luego, me parece una reflexión y análisis muy interesante.

    ¡Muy buena entrada!:)