Socialización y exceso de tecnología

Las relaciones entre las personas tienen un nuevo campo donde generarse, regenerarse, crecer, transformarse. No sólo en lo que más se identifica ahora como “redes sociales” (Facebook, Twiter, Tuenti, etc.) sino también en otros muchos espacios de intercambios informativos abiertos por Internet y la telefonía móvil. Ello no significa que se derrumben o se sustituyan las relaciones anteriores; sino que se están implantando nuevas formas de informarse, producir, divertirse, comprar, etc. que modifican el conjunto de las relaciones sociales. Se trata de una transformación en los procesos de producción y recepción de informaciones cuyo sentido más general y cuyas consecuencias en la socialización de los niños, adolescentes y jóvenes cada vez están más presentes.

Las TIC, a la vez que nos facilitan la vida y nos ofrecen cantidad de recursos, también pueden generar cambios en las relaciones sociales de los jóvenes, y por tanto en su socialización, en lo que ésta depende de las interacciones con otros agentes sociales como puede ser su familia, amigos, compañeros,etc.

Para nosotros los jóvenes, para los adolescentes y para cada vez más gente comprendida en otras edades, usar Internet y Whatsap es algo tan natural como ver la televisión o escuchar la radio.

No hay una dimensión de nuestra vida que no se esté viendo transformada por la innovación tecnológica y las posibilidades de manejar la información. Sin embargo, cada vez va comiendo más parte de nuestras vidas y de nuestra socialización. El tiempo de ocio de los niños cada vez se centra más en videojuegos, consolas e Internet, los jóvenes y adolescentes se unen a las redes porque allí es donde están sus amigos, además de estar en el Instituto de Secundaria y Bachillerato, en la calle y otros lugares públicos. Los entornos que suelen llamarse virtuales, donde se produce (se reproduce, se prolonga) el encuentro con los amigos y colegas están convirtiéndose en algo esencial para ser una persona integrada en aquellos círculos que cada uno tiene por grupos de referencia (a los que quiere pertenecer). Los adultos tambiés se pueden observar cada vez más centrados en sus móviles ( cafeterías, calles, espacios públicos...) y con cada vez mayor presencia en Redes Sociales.

Por tanto, las redes devienen una parte importante de la vida social de las personas, ya que aunque se aprecien los encuentros físicos,la movilidad en el espacio físico (rural, urbano y conurbano) es limitada. Las redes en Internet ofrecen encuentros complementarios y alternativos y para muchos se han cnvertido ya en poco menos que en imprescindibles.

Lo público, en Internet, se parece mucho a una extensión de lo privado en el sentido de que las comunidades que se forman son tantas y, a la vez, tan personales (basadas en intereses, afinidades, gustos propios) que tienen poco que ver con las estructuras sociales que coartan la libertad del individuo. Son espacios de sociabilidad, generan y refuerzan relaciones de unos con otros; pero la integración en ellas no es un rito de paso para asumir la condición de adultos, con los derechos y deberes de un ciudadano. Sus miembros adquieren la satisfacción de sentirse integrados, pero serlo en uno de los miles de microgrupos sociales dice más bien poco o nada respecto de su integración en el conjunto social; y, en no pocas ocasiones, es una forma de segregación.

Considero que debemos tener mucha cabeza en este tema y no olvidarnos de la realidad que nos rodea y pensar en todo aquello que perderemos si nos adentramos de lleno en un mundo virtual.Encontré un vídeo que explica muy bien lo que implica el abuso de la tecnología y su repercusón en las relaciones humanas.

 

https://www.youtube.com/watch?t=235&v=vYeNkkVZBAI

WEBGRAFÍA:

http://www.capacimac.com/noticias-sobre-elearning-y-tecnologia-educativa