Identidad digital

La identidad digital es un conjunto de características o rasgos que representan a una persona o institución a través de un medio digital como Internet.

Actualmente adquiere más importancia que nunca el concepto de identidad digital, principalmente en relación al uso de las redes sociales, pues éstas son empleadas por la gran mayoría de la población y, especialmente por los más jóvenes.

Se trata dinámico que va cambiando a lo largo del tiempo, influenciada por factores que dependen de nosotros mismos y otros que dependen de otras personas, es decir que se compone de una parte personal y una parte social.

La parte personal de la identidad digital se refiere lo que se dice y como se dice a través de la Red, mientras que la parte social incluye la información de nuestros contactos, tanto los que seguimos (o comentamos, retuiteamos, etc.) o los que nos siguen a nosotros.

La ID está presente desde el momento en el que creamos una cuenta de correo electrónico, cuando interactuamos en blogs o foros o cuando subimos cualquier tipo de material a la red. Así mismo, se considera que la identidad digital puede ser lo que Google sabe de nosotros, nuestra reputación online, las huellas personales que dejamos en las redes sociales…

Muchas veces los perfiles en redes sociales comunican una imagen idealizada de la persona, creando una identidad virtual que no se corresponde con la real, básicamente por el hecho de que la mayoría de las personas quieren mostrar sólo lo mejor de sí mismas.

Algunos de los riesgos más graves de la identidad digital son: la falsa identidad, el robo de identidad, el crackeo de información o el pishing. Por otra parte, todo lo que se publica en Internet puede tener consecuencias para la reputación personal, no sólo en el momento en el que se hace, sino también en el futuro, pues todo permanece la red.

A pesar de que la identidad digital puede ser un peligro, también constituye una oportunidad de aprender, compartir y de darnos a conocer, tanto a nivel personal como profesional. La presencia en la red hoy en día puede tener más repercusión que el curriculum, por ejemplo.

Por estos motivos no podemos renunciar a la creación de la identidad digital, pero sí es necesario ser conscientes y educar a los más jóvenes en un uso responsable de las redes.

Referencias bibliográficas: Chinguel, G. C. La identidad digital en la educación 2.0. Segundo Coloquio Internacional de Educación y Sociedad.