¿Escuela 2.0?

¡Buenas Stellaers!

¿Qué tal? Ya hace mucho que no me pasaba por aquí... pero creo que como todos, ando un poco liada con otras asignaturas.

Al caso, hoy me gustaría hacer una entrada relacionada con la clase expositiva del 25 de abril (xa choveu, madre mia). No sé si os acordaréis, pero en esta clase estuvimos hablando sobre las políticas educativas y cómo influían en el proceso de implementación de las nuevas tecnologías en el aula.

Para dar comienzo a la clase, Adriana nos propuso hacer grupos de tres y pensar en una propuesta de índole político que considerábamos necesaria en nuestros tiempos. Después de poner en común con toda la clase las propuestas quería destacar que sobre todo se dirigían hacia formación al profesorado y también mejorar la disponibilidad y acceso a los medios digitales tanto a colegios como a alumnado y familia.

En clase estuvimos hablando sobre cómo empezó todo esto de las políticas educativas a favor de la implementación de las nuevas tecnologías en España. Dentro de los diferentes proyectos cabe destacar el último, el de la Escuela 2.0. El Programa Escuela 2.0 se basa en convertir las aulas en aulas digitales, en garantizar la conectividad a internet, en promover la formación del profesorado, generar y facilitar el acceso a materiales digitales educativos y en implicar a alumnas/os y a las familias en la utilización de estos recursos.

Sin embargo, a día de hoy y basándome en mi propia experiencia este programa no cumplió con sus objetivos. Para empezar, no todas las aulas (y todavía hoy en día) tienen un modelo 1:1 (es decir, un ordenador por alumno) ni tampoco todos los colegios e institutos tienen acceso a recursos materiales.

De todas formas creo que lo más importante en nuestro ámbito, que es la educación, pasa porque realmente el profesorado no está suficientemente formado para implementar ciertos recursos en el aula. Como hemos estado hablando en clase, muchos tenemos experiencia con la pizarra digital, pero es cierto que muy pocos profesores la utilizaban como un recurso que va más allá que la pizarra tradicional. A pesar de todas las ventajas que nos ofrece una pizarra digital, como puede ser no solo la de escribir con diferentes texturas y colores, guardar lo escrito, utilizar imagen, video, sonido, accesibilidad a inmensidad de software, etc. la mayoría de nuestros profesores no sabían cómo explotar al máximo este recurso, ¿no creéis?

Entonces ¿en qué fallamos? Considero que el fallo más imperante en la sociedad española es la falta de consideración que depositamos en la educación. De nada nos sirve llevar los recursos a las aulas si después los docentes no saben explotarlos. Estamos en un momento dónde la mayoría de los niños y niñas saben manejar mejor un ordenador que cualquier profesor (y sobre todo si hablamos de profesores mayores, que siguen utilizando métodos y recursos arcaicos de enseñanza). ¿No entendemos que las posibilidades de las tecnologías son enormes? Pero de nada nos valen esas posibilidades cuando una profesora o profesor las desconoce. Considero que lo más importante de la Escuela 2.0 pasaría por primero formar al profesorado y poco a poco implementar los recursos en el aula, después de que estos estén capacitados para poder controlar una clase de estas características.

Además ya no solo me gustaría hablar de la importancia que tiene formar a profesores, sino también a las familias. No podemos hablar de Escuela 2.0 sin hablar también de Hogar 2.0. Quiero ser prudente a la hora de escribir esto y espero ser capaz de transmitir lo que pienso. Cuando hablo de Hogar  2.0 quiero hacer un símil con la escuela, entendiéndose que también debemos dotar a las familias de ciertas competencias. Debemos educar también a los padres y madres de nuestros alumnos y alumnas en competencia digital, darles las claves sobre recursos educativos, claves sobre controles parentales, sobre identidad digital, etc. Los niños y niñas, los jóvenes, deben poder navegar de forma segura, tanto en el cole o instituto, como en casa.

Tras un período de formación de los mayores así sí podremos educar bien a nuestras alumnas y alumnos en competencia digital. Considero que este es el camino hacia la total digitalización de las aulas, invertir primero en formación digital para después explotar al máximo los recursos para que al final nos salga rentable.

Para terminar me gustaría dejar una reflexión sobre la mesa... Si fuerais políticos por un día y os dijeran “puedes implementar la reforma/ley educativa que quieras” ¿qué haríais? ¿la centraríais en la digitalización de las aulas o creéis que hay ámbitos más importantes? Si me dejáis vuestras opiniones prometo poner la mia ;) 

Comentarios

  • Cristina Arcos Caamaño

    Buenas tardes Irene, como bien dices el proyecto Escuela 2.0 no se ha llevado a cabo además de que hablan de él como un proyecto educativo cuando, bajo mi punto de vista después de leer varios artículos para hacer mi entrada, de lo que se preocupa es de equipar a las insituciones educativas de material digital disponible para todos los docentes y alumnado. El proyecto debería establecer una formación continua para el profesorado, para que TODOS los docentes sepan utilizar las herramientas digitales que podemos tener a nuestra disposición pero que por falta de aprendizaje no tenemois. Los docentes deberían dejar de ser tradicionales, dejar de ser tal y como nos imaginamos a un profesor, ¿qué hay más bonito que la enseñanza?, pero para haber enseñanza en docente tiene que estar bien formado y hoy en día en España no existe ningun tipo de enseñanza continua para profesorado. 

    Si seguimos así la sociedad nuna avanzará y siempre iremos por detrás en las encuestas PISA, por ejemplo. 

    Pero bueno bajo mi humilde punto de vista, primero deberíamos preocuparnos por todos aquellos que ni siquiera pueden acceder a un dispositivo digital, puesto que la brecha digital existe en todo el mundo, y no todas las personas tienen la posibilidad de acceder a un ordenador o  a un móvil para realizar una búsqueda de información o un trabajo por ejemplo. Este tema me parece más importante, puesto que si la sociedad no puede acceder a una herramienta digital nunca podrá poner en práctica los aprendizajes que realizará.

  • Jennifer

    Hola Irene, el otro día nuestra compañera Carla Garabal escribió una entrada sobre pizarras digitales y, como tú también las mencionas en tu entrada voy a copiar el comentario que le hice a Carla. 

    Si bien ni en el colegio ni en el instituto no tuve experiencia con pizarras digitales , el verano pasado estuve en un centro de alzheimer haciendo voluntariado, y se instaló una pizarra digital a finales de julio. A esta asociación le costó mucho el poner esta única pizarra, porque suponia mucho gasto y , además debían revisar los espacios con los que contaban y otras características del centro que permitiesen colocar la pizarra en un lugar adecuado. 

    Una vez instalada en el centro, el técnico explicó a la directora por encima el mecanismo que tenía, pero de manera muy general en menos de 10 minutos. Cuando yo tuve el primer contacto con ella, evidentemente me costó, pero a lo largo de mi estadía en el centro pude descargar aplicaciones o realizar ejercicios en ella de una forma un tanto diferente. 

    A las personas con alzheimer les resultó muy llamativo este aparato con el tiempo, porque al principio no le ponían atención. Estaban tan acostumbrados a realizar tareas en sus cuadernos o realizar actividades que no requiriesen dispositivos (salvo a veces que se ponían en un proyector diapositivas  con ejercicios para realizarlos de forma oral) que no querían saber nada de esta pizarra. Poco a poco fui sacando a cada una de estas personas para que tuviesen contacto directo con ella, y les empezó a gustar. No podían entender cómo podías borrar con un dedo o escribir, o cómo podías poner un mapa y acercarlo y ver por ejemplo, los templos característicos de un lugar. 

    Además, también se favoreció su motricidad fina, pues había personas que no podían escribir en su cuaderno y en la pizarra sí, lo único que debía hacer yo a veces era usar mi mano como soporte para que ellos pusieran su codo, pero se manejaban gracias a que podían mover el brazo y no solamente la muñeca, como se hace en un papel. 

    Bien, respecto a la formación docente de la que tú hablas, en el caso del centro en el que realicé mi voluntariado bien dije que el técnico le explicó un poco por encima el funcionamiento de dicha pizarra a la directora de la asociacion y del centro. Tampoco hubo mucho interés por las trabajadoras del centro, ni por parte de la directora, así que yo intenté aprovecharla un poco, pues nunca habñia estado con una pizarra así. He de destacar también que a los internos del centro se les daba diferentes clases en una pizarra blanca magentica, en las que escribes con rotulador, así que estaban acostumbrados a ella y les costó mucho acostumbrarse a lo digital. Cuando se instaló la pizarra, las trabajadoras seguían escribiendo en ella tal y como lo hacían en la vieja, de ahí que yo uisiera intervenir, pues no había interés por parte de nadie. De esto ddeduje que si bien el centro se pudo permitir esa pizarra, ¿por qué no se interesó en las posibilidades que ofrece? Estoy de acuerdo contigo en que necesita una buena formación docente (en el caso tuyo que hablas de las escuelas), pero a veces es dificil conseguirlo por el nulo interés que pueden mostrar los profesores o quien sea. Y en cuanto a las familias, recuerdo que cuando en el centro se instaló la pizarra, muchos familiares, cuando iban a recoger a los internos o realizar alguna visita a la semana durante unos minutos, no les gustaba mucho la idea de que estuviera ahí la pizarra, los ví demasiado tradicionales, pero pienso que se debe a que realmente no están informados de lo que hay de bueno en ciertas tecnologías. 

    En cuanto a la pregunta que formulas al final de todo, considero que la digitalización es muy importante a día de hoy y en el terreno educativo más aún, pues los niños y adolescentes se mueven mucho con los ordenadores, las tablets y en el colegio no se les proporciona una buena formación ni a los profesores (ya lo dije arriba) ni a los niños, ty no se les enseña ni las potencialidades ni las desventajas de por ejemplo, una pizarra, un ordenador en la clase, el conocimiento de internet, etc. Evidentemente, una de mis propuestas sería la formación (en general) en la digitialización y el uso de las tecnologías como materia social, pues la sociedad hoy en día se caracteriza por ser una sociedad digital, que permita a las personas conocer, pensar y actuar de la mejor manera con las tecnologías. En la escuela implantaría una materia específica para todos los cursos, y además lo aplicaría a las demás. 

    Un saludo !!