• Blogs
  • Bianca
  • La relación teoría-práctica en Tecnología Educativa

La relación teoría-práctica en Tecnología Educativa

Por Bianca

En este blog comentaré mi opinión sobre la relación teoría-práctica, de forma general en educación, y la relación teoría-práctica en el ámbito de esta asignatura, Tecnología Educativa.

Así, cuando nos referimos a la teoría estamos pensando en el “saber”, en ese conjunto de hipótesis, conceptos o fenómenos que resultan ser imprescindibles para fundamentar nuestro quehacer. Sin embargo, cuando hablamos de práctica hacemos alusión al “saber hacer”, esto es, aplicamos esos conocimientos adquiridos de forma teórica a la realidad a la que nos enfrentamos; demostrando así lo aprendido.

Bajo mi punto de vista, esta conexión resulta imprescindible en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje; puesto que si nos centramos únicamente en la teoría, o en la práctica; sin abordarlos de forma conjunta; no habremos construido un aprendizaje significativo, que nos capacite en la solución de problemas que pueden surgir. En este sentido, no creo que uno tenga más peso que otro; sin embargo, a lo largo de nuestra trayectoria por el sistema educativo nos han demostrado que la teoría siempre contará más que la práctica. Y esto es algo que sin duda alguna, no comparto. De hecho, en mi opinión, a ciertas edades resulta mucho más efectivo poder aprender desde la práctica, fundamentándolo después en una teoría determinada. Aun así, resulta fundamental combinar las dos si el objetivo último es que los sujetos construyan aprendizaje.

En este sentido me centraré ahora en el análisis de la relación teoría-práctica en Tecnología Educativa. En mi opinión, la metodología de la enseñanza de esta asignatura intenta romper con la distancia que pueda haber entre ambas. Con esto me refiero a que todos nos hemos sorprendido ya desde un inicio en el cambio de dinámica; puesto que ha roto con nuestros esquemas, acostumbrados a una enseñanza tradicional en la que el profesor enseña y los alumnos aprenden; sin posibilidad de que esto varíe. Hablamos pues de roles estáticos, con unas funciones muy definidas y claramente diferenciadas. Pienso que no ocurre lo mismo en esta asignatura, puesto que la libertad que nos dejan a nosotros, como educandos, nos pone en el centro del proceso educativo; posibilitando que el profesor se enriquezca y aprenda también de nuestras propias reflexiones, de nuestra manera particular de contemplar una determinada realidad.

A mi parecer, la profesora actúa como una guía, dándonos unas pautas y orientándonos a lo largo de las distintas sesiones formativas para que seamos nosotros mismos los que podamos extraer conclusiones, construyendo así aprendizaje. En estas pautas, se incluyen pinceladas teóricas que nos sitúan ante nuevas realidades desconocidas hasta entonces, al menos para mí. Después de esto, realizamos actividades que nos permitan poner en práctica lo aprendido, trabajando así con las destrezas que necesitamos adquirir para nuestro quehacer profesional y personal. A su vez esta herramienta, la Red Social Stellae, nos incita a reflexionar lo trabajado en clase con nuestra vida diaria, demostrando así nuestra capacidad de relación y analítica. Hablamos así de un aprendizaje que sale fuera de las aulas, para situarse en nuestra habitación, salón, en el parque… enriqueciéndonos también con las aportaciones de nuestros compañeros.

Para finalizar me gustaría destacar que, aunque todavía nos estemos iniciando en la asignatura, sí se observa una relación teoría-práctica, puesto que no se construyen realidades autónomas, sino que se intenta unificar el aprendizaje aprendiendo desde diferentes perspectivas.