FILLOS DAS TECNOLOXÍAS.

Nesta entrada quería facer unha pequena aportación persoal a través dunha experiencia familiar que estou vivindo dende moi cerca.

Recentemente, chegou unha pequena prima á miña familia. Exactamente, fai 16 meses. Lémbrome que a miña madriña sempre dixo que non iba a ser desas nais que lle puñan o televisor aos pequenos como modo de distracción. 

A día de hoxe, ano e medio despois das súas afirmacións, podo confirmar que a súa opinión cambiou por completo. A miña prima con pouco máis de un ano sabe desenvolverse bastante ben en youtube (nunha tablet), elexindo os videos que quere, cambiandoos cando se aburre ou pausándoos. Ela é capaz tamén de desbloquear a tablet. Tamén desde fai un par de meses se colle un movil o pon na orella e balbucea como se estivese falando con alguen, e ahora que empeza a falar o colle e dice “papá, papá”.

Miña madriña comezou a porlle videos de cantaxogos para que se tranquilizase, distraela ou para que quedase durmida, así como a porlle os debuxos na tele para que comese ben. Fai tempo, íbamoslle regalar unha pantalliña para ir mirando peliculas no coche (non sei ben o nome destes dispositivos) e preferiu que lle comprásemos outra cousa xa que “non iba a usar esas cousas que é moi pequena”. Menos dun mes despois, a nena xa tiña a súa pantalla no coche porque “así vai máis sosegada”.

E isto, que soamente eran “probas” converteuse nunha costume ata tal punto que cada vez que eu ou calquera persoa quedamos coa nena, no seu bolso, xunto os biberóns, papillas… atópaste unha tablet, xa que senon é imposible, por exemplo, durmir á nena.

Isto, baixo meu punto de vista se está convertindo nun problema xa que a nena en certo modo “depende” destas tecnoloxías na súa vida cotidiá. 

Sen ir moi lonxe, hai 2 fins de semana a miña abuela me chamou para que fose a súa casa co meu móbil a porlle Mickey Mouse no Youtube. O problema: a tablet quedara sen batería e a miña madriña se esquecera mandarlle o cargador. A nena caía de sono, pero non durmía sen os debuxos. De feito, non chegou nin ao minuto 4. Isto quere decir que non necesitaba realmente para durmir os debuxos, pero sí para completar as súas rutinas. 

A min isto sinceramente me parece moi triste xa que creo que nos estamos acomodando demasiado, ata tal punto de contradecir as nosas propias ideas.

 

Comentarios

  • Nerea Patiño Fontenla

    Ola Nuria. Fai uns meses publicara no Blog unha entrada sobre a adicción as novas tecnoloxías, que moito ten que ver coa tua nova entrada. Sen dúbida, tomando como referencia o caso que che toca vivir, que se pode xeralizar en gran medida á meirande parte da poboación, estamos a apreciar unha nova xeración de cativos adictos ás novas tecnoloxías.

    Os cativos e xoves na actualidadde son considerados nativos dixitais. Mais con todo, xa que nacen empregando os novos recursos tecnolóxicos, debemos educalos no uso dos mesmos, e sobre todo poñer límites, tratando de evitar a dependencia dos rapaces respeto destes aparellos. 

    Como medida para atallar a dependencia que se xera nos rapaces, non atopo mellor solución que o establecemento duns límites, que se adapten en maior medida ás idades dos cativos, xa que no caso que ti propós, semella unha idade temperá para depender da maneira que ti indicas das tecnoloxías. Pero, isto non significa eliminar da súa vida os novos recursos tecnolóxicos, xa que estes nos ofrecen unha gran cantidade de vantaxes, que os cativos tamén deben coñecer e facer uso das mesmas. 

     

  • Bianca

    Hola Nuria. Siguiendo la línea de Nerea, considero que a edades tan tempranas los niños no cuentan con poder en la toma de decisiones, ya que si apenas pueden hablar no podrán decidir de forma crítica y consciente. Es por esto por lo que considero fundamental la responsabilidad y el análisis reflexivo por parte de las familias; ya que aunque en el día a día las nuevas tecnologías les permitan optimizar su tiempo, viviendo con mayores niveles de comodidad en una sociedad que no permite respiro; esto puede acarrear consecuencias graves a largo plazo, tales como un consumo desmesurado de las mismas. En este sentido, bajo mi punto de vista, lo mejor que se puede hacer es apostar por un cambio de hábitos, iniciando con los más pequeños nuevas rutinas que vayan más allá de la dependencia a dispositivos tecnológicos. 

  • Andrea Bermúdez

    Hola Nuria. La problemática que planteas creo que puede hacerse extensible a todos los hogares en los que viven niños pequeños. los padres y madres se enfrentan a un escenario al cual no están preparados para aboradar debido a que durante su propia infancia, la presencia de los diversos dispositivos tecnológicos no era tan acusada. En mi opinión, creo que es de gran importancia, sobre todo cuando se trata de niños pequeños, dosificar bien los tiempos en los que pueden hacer uso de los diferentes recursos electrónicos, para que puedan disfrutar de los beneficios del mismo, sin dejar de lado las alternativas más tradicionales de entretenimiento a fin de que interioricen una buena educación tecnológica para que cuando puedan decidir por sí mismos, hagan un buen uso.

    Por último, me gustaría señalar dos hechos que has planteado. Por una parte, es muy significativo la mención que haces sobre la transoformación de lo que consideramos necesidades esenciales,al incluir en la bolsa de cuidados de un bebé, cualquier recurso tecnológico. Por otra parte, recalcar el salto tecnológico de la generación pasada en contraste con los "nativos digitales", que además de ser uno de los argumentos para justificar la inexperiencia ala hora de abordar este tema, se refleja muy bien en el ejemplo que has comentado sobre que tu abuela te demanda ayuda para poder acceder, en este casom a Youtube, debido a que no está familiarizada con el manejo del mismo.

     

  • Angela

    Al igual que mis compañeras opino que es fundamental enseñarles a los niños, ya desde tempranas edades, que existen estas tecnologías pero también imponer ciertos límites. Con esto quiero decir que no se debe de convertir en una necesidad esencial que debe de formar parte en todas las acciones y lugares que visitemos. Los niños no deben de crecer apartados de esta tecnología pero sí ser capaz vivir sin ella durante un determinado tiempo y, por lo tanto, no depender de ella (y menos a esas edades).

    En este punto, personalmente considero que por parte de los padres existen razones de comodidad, es decir, en lugar de pasar horas intentando tranquilizar a su hijo/a es más fácil y permite ahorrar tiempo mostrando un video de sus dibujos animados preferidos o cualquier otra cosa que llame su atención con la finalidad de estar quietos y callados. En muchas ocasiones esto se ve fomentado por vivir en un mundo cada vez más estresado en donde los padres, el poco tiempo que pueden estar en casa, requieren de descanso y tranquilidad. Aquí es el punto en donde es importante saber regular los horarios y tiempos, ya que un niño sí puede pasar tiempo delante de las tecnologías y un tiempo no demasiado excesivo incluso es bueno ya que existen numerosas aplicaciones con fines educativos que a su vez permiten aprender el funcionamiento de la tecnología, pero nunca se debería olvidar lo importante que es el contacto directo, ya sea familia ya sea amigos, y fomentar el movimiento que tanto desean los pequeños para gastar sus energías. De este modo, tal y como ya expresé en otros momentos, considero que la tecnología es buena siempre y cuando no se abuse de ella y se usa adecuadamente.